#ChantajeEmocional: cómo poner límites. Por Ana Hidalgo, vía #CatSeguros. #Consejos #Salud.

ChantajeEmocional

Por Ana Hidalgo | Consejos psicológicos, Desarrollo personal, Terapia de pareja.


(Enlace al artículo original)


Qué es el chantaje emocional y cómo poner límites

3 técnicas para gestionar el chantaje emocional

Autora: Ana Hidalgo

Algunas frases típicas que reflejan el chantaje emocional son:

  1. Si de verdad me amaras tu harías…
  2. Con todo lo que he hecho por ti…
  3. No encontrarás a nadie que te quiera…

Muy probablemente en alguna ocasión has oído hablar del chantaje emocional e incluso puede que lo hayas padecido.

¿Cediste al chantaje emocional?

Yo sí.

Afortunadamente, cada vez soy más capaz de pararlo a tiempo, aunque te reconozco que alguna vez todavía me la cuelan.

Hoy quiero compartirte las estrategias que he ido aprendiendo al respecto para que tú también puedas ir poniéndole freno y dejes de sentirte pequeño al ceder a la presión de otros.

¿Qué es el chantaje emocional?

Aunque todos podemos ser un poco manipuladores en momentos determinados, el chantaje emocional va más allá.

La RAE define el chantaje como una extorsión, esto es, como una “presión sobre alguien mediante amenazas para obligarlo a actuar de una forma determinada y así obtener un beneficio”.

Es decir, el chantaje emocional es una forma de presionar a otros manipulando sus emociones, para conseguir algún beneficio.

Cuando esto nos ocurre, cuando somos víctimas del chantaje emocional, nos sentimos pequeños, tenemos la sensación de que hemos perdido la partida, nos sentimos indefensos, frustrados y enfadados con nosotros mismos por habernos dejado manipular.

  • Otra vez, lo ha vuelto a hacer, me manipula siempre que quiere.

¿Por qué sucede esto?

Sencillo, porque la persona que nos somete al chantaje emocional tiene cierto peso en nuestra vida, y lo sabe.

Puede ser nuestra pareja, nuestro familiar, amigo, jefe… y esta cercanía hace que conozca nuestros puntos débiles pues sabe encubrir sus chantajes y alterar nuestra percepción de la realidad.

Como suele decirse, nos da una de cal y una de arena.

Puede ser una persona cariñosa, atenta, tierna… pero al mismo tiempo nos obliga a bailar a su son.

Esta habilidad de encantadores de serpientes, hace que podamos terminar cayendo en su juego por su sutileza.

Va poco a poco ganando posiciones y las amenazas con las que chantajea irán igualmente creciendo de forma escalonada.

¿Qué nos hace vulnerables al chantaje emocional?

La terapeuta y escritora Susan Forward cree que existen 3 características que nos hacen vulnerables al chantaje emocional:

  1. El miedo

Muchas ocasiones tenemos miedo a perder algo, ya sea el amor de alguien, su atención, tu dinero, tu cordura…

De igual modo, puede jugar con el miedo al castigo, al dolor, la humillación…

Así el chantaje emocional suele centrarse en hacerte creer que perderás aquello que te importa si no cumples sus exigencias.

  1. El marcado sentido de la obligación o reciprocidad hacia otros.

En estos casos el chantajista te recordará una y mil veces si hace falta todo aquello que hizo por ti.

Te mostrará tanto sacrificios reales como relativos, para hacerte sentir “remordimientos de conciencia”.

Si eres una persona en la que el sentido de la justicia y la igualdad está muy marcado en ti, este será tu talón de Aquiles si no aprendes a relativizarlo y fortalecer tu auto-respeto.

  1. La culpa.

En este caso, el manipulador lo que hace es darle la vuelta a la tortilla de tal forma que sus defectos parezcan que se deben a ti o a tu comportamiento.

Por ejemplo: “yo soy infiel porque tú no me das lo que necesito”.

En este caso, si tu autoestima está dañada será muy fácil que caigas en el chantaje emocional, te auto-responsabilices y que acabes cediendo.

¿Qué podemos hacer ante el chantaje emocional?

Aunque no siempre es fácil protegerse del chantaje emocional, pues no siempre somos conscientes del mismo, existen varias técnicas que podemos utilizar.

Llegados a este punto, que el chantajista emocional no tiene por qué ser necesariamente una mala persona, en ocasiones solamente son personas asustadas que no saben cómo manejar sus emociones y acuden al chantaje como vía de permanecer al lado de otros y no ser abandonados.

En otros casos, el chantajista emocional lleva debajo un trastorno de la personalidad que no siempre está diagnosticado, como un trastorno narcisista de la personalidad o un trastorno límite.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer para evitar este chantaje emocional?

  1. Estar atentos a las pistas.
  2. Un poco de introspección.
  3. Poner límites.

 

  1. Estar atentos a las pistas:

El chantaje emocional cuenta de varios componentes, conocerlos te ayudará a saber si estás sufriendo chantaje emocional o no.

  • Uno de estos componentes es la intransigencia: no acepta nada que no sea como el chantajista quiera.
  • Otro es la falta de claridad: no da explicaciones precisas, sino que muchas veces las deja un poco en el aire para, de este modo, escojas la opción que escojas poder recriminarte.
  • Otra pista es la presión. Te presiona empleando alguno de tus puntos vulnerables (miedo, obligación o culpa).
  • De igual modo, la amenaza en forma de lástima suele estar presente.

Ojo, aquí las amenazas no suelen atentar de forma directa contra ti, sino que suelen ir en la otra dirección.

Recuerda que suelen ser personas sutiles, por lo que, por ejemplo, te amenazará con irse de casa o quitarse la vida.

  • De igual modo, también tratará de manipularte mostrándote el gran dolor que tu actitud le infringe.
  • También, con frecuencia, la inmediatez será algo característico de su exigencia.

Obviamente, cuanto menos tiempo tengas para reaccionar menos tiempo tienes para pensar en qué está ocurriendo, por lo que tratará que actúes o respondas de forma rápida.

  • Además, la pista clave está en que estos componentes se irán repitiendo en el tiempo y no sucederán de forma puntual.

Cuantas más veces consiga su objetivo con el chantaje emocional, más veces seguirá usándolo como estrategia para conseguir sus anhelos.

  1. Un poco de introspección.

Si tienes sospecha de que alguien te está manipulando emocionalmente, realiza un poco de introspección.

Piensa y anota cómo te sientes con frecuencia con esta persona y cómo se muestra ella misma ante ti.

Por ejemplo, ¿te sientes culpables, juzgado, criticado o indefenso?, ¿se muestra como víctima, vulnerable a tus acciones?, ¿te pone pegas o cambia de actitud si le das un NO por respuesta?

Si tus respuestas han sido SÍ, es probable que esta persona te esté chantajeando emocionalmente.

Además, realizar un proceso de introspección y auto-conocimiento, te ayudará a saber qué límites son los que quieres establecer.

También, te permitirá detectar tus miedos y poder hacerlos frente evitando así que puedan usarlos contra ti.

Al mirar dentro de ti, podrás ver que la culpa y los remordimientos vienen impuestos de fuera, no te pertenecen.

  1. Poner límites

Si bien el aprender a decir no y poner límites puede ser una habilidad a desarrollar un tanto difícil, no se trata de una prueba de velocidad, se puede aprender paso a paso.

Por ejemplo, acostúmbrate a demorar tus respuestas.

Ya vimos que generalmente las personas manipuladoras y que atacan con chantaje emocional suelen meter presión y prisas para que tomes tus decisiones o actúes, demorar tu respuesta te permitirá tener tiempo para sopesarla, valorarla, y decidir por ti mismo sin presiones.

Recordar tus derechos asertivos te será de gran ayuda para aclarar tus ideas y marcar límites.

En ocasiones, cuando el chantaje emocional ya ha hecho mella en una persona, un límite importante que habrá que considerar es la posibilidad de romper el contacto con esta persona.

Evidentemente, no siempre es fácil o posible, especialmente porque el chantaje emocional suele venir de personas muy cercanas a nosotros, pero no por ello debemos desestimar esta opción sin habérnosla planteado seriamente.

En casos graves, acudir a terapia puede ser una muy buena opción no sólo para ayudar a frenar los chantajes sino también para paliar sus consecuencias una vez ya se han sufrido.


Por Ana Hidalgo | Consejos psicológicos, Desarrollo personal, Terapia de pareja.


(Enlace al artículo original)


Desde #CatSeguros, si necesitas #AyudaJurídica, tenemos el #SeguroDeProtecciónJuridica ideal para tus necesidades. Puedes solicitarlo desde aquí.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s