Libro 00 – EL ERROR – Capítulo 02: Nunca renuncies a tus sueños. (By ©® LNC) #Literatura #Libros #Historias #Ficción. #Consejos #MejoraContinua #Salud @CatSeguros #CatSegurosConsejos #CatSegurosSalud



EL ERROR – Capítulo 02: Nunca renuncies a tus sueños.

… Nik se deslizaba por el camino entre las finas brisas de aquel atardecer …

Había perdido la noción del tiempo, sus pensamientos caminaban junto a él; cuando, ¡de pronto!, se dió cuenta que estaba pensando cuándo y cuántas veces en su vida él había renunciado a sus sueños.

Uno de sus pensamientos le susurró algo a lo que él no prestó demasiada atención, …, como le había pasado en las últimas décadas:

… never give up on your dream …

(…nunca renuncies a tus sueños…)

Habían sido tantas; y, de todas ellas se arrepentía. Habían pasado ya 5 décadas desde que él cogiera conciencia de su persona, cuando contaba con 5 años, …, los primeros recuerdos de su vida.

En aquel instante, una voz que emanaba del interior de sus pensamientos le dijo: ¿no crees que ya es hora de no renunciar más a tus sueños?

Sin darse cuenta a Nik le acababa de empezar a haber cambiado su vida: otro de sus pensamientos le cedió otro pequeño mantra para ir cantándolo en susurros o en pensamientos durante tantas horas al día como le viniera de gusto:

… rade rade govinda, govinda rade …

Desde aquella tarde (y ya llevaba más de las que se “ocultan en dos meses”), sin darse cuenta, iba susurrándolo en muchas ocasiones al día; observando, con él, que su SER estaba, a cada día que pasaba, más centrado, más tranquilo, más feliz y más pleno.

¿Habría vuelto a encontrar aquel eterno sueño para cuya realización él fue concebido por la Terna de Puntales y Guías de la Vida?

Sí, eran los de aquel antiguo mantra del que, ahora mismo, sólo recordaba a esa Terna: “La Madre Tierra, Su Yo Superior y La Fuente que Todo ES”.

Nik volvió a casa; y, aquel día SÍ; aquel día, cuando se fue a dormir, descansó profundamente…


Enlaces a los capítulos anteriores:


Anuncios

Libro 00 – EL ERROR – Capítulo 01: El Primer Mantra. (By ©® LNC) #Literatura #Libros #Historias #Ficción.



EL ERROR – Capítulo 01: El Primer Mantra.

Era un nuevo día. Había pasado más de una semana…

Al igual que a sus 17-18 años, se hallaba paseando; como de costumbre, junto a su perra Yina. Esta vez su otro perro Dimi (macho, sin raza alguna definiida), ya mayor, de unos 10 años, había querido también acompañarles.

Los tres se hallaban caminando por el camino de montaña próximo a su domicilio. Nik iba recitando sus mantras…

De pronto, percibió una presencia… ¡no!, no podía verla, sólo percibirla. Con los años había comprendido finalmente lo que la Relatividad, la Física Cuántica y la Física de Cuerdas teorizaban y defendían:

“… al igual que las Matemáticas demuestran que no sólo existen las 4 dimensiones que ya conocemos y en las que vivimos (ancho, alto, profundidad y el tiempo; y que nuestros sentidos tan sólo nos permiten percibirlas 4 dimensione); sino que existen muchas más; de igual modo, si “escuchas adecuadamente” a tus sentidos, éstos te revelarán las presencias que moran en las demás dimensiones…”

Era una de aquellas presencias habituales que se le manifestaron hasta que cumplió aquellos 18 años.

No sentía miedo… Sentía esperanza, …, ilusión.

La presencia le comunicó de forma telepática, vía la recreación de un nuevo pensamiento en su mente, las siguientes palabras:

“… debes retomar ya tus mantras orados desde el corazón, no es conveniente que lo demores por más tiempo; el Mundo necesita que muchos como tú lo hagan, …

¡HA LLEGADO TU HORA!”

“Es conveniente que éste primer mantra, y cada uno de los siguientes que te iré enseñando con el tiempo, los recites después de levantarte por las mañanas (una vez aseado, desayunado levemente y paseando en un ambiente lo más relajado posible), por las noches (en ese mismo ambiente o similar), así como tantas veces al día como sientas que te hacen falta. Deberás recitarlo 3 veces en cada ocasión”.

“Antes de cada mantra deberás repetir 3 veces la siguiente frase”:

“Hago una llamada a La Madre Tierra, Mi Yo Superior y La Fuente que Todo Es.”.

“No preguntes los motivos; sencillamente hazlo”.

——————————–

PRIMER MANTRA:

En el uso de mi Libre Albedrío

proclamo este Decreto por el que Mi Ser,

de forma íntegra y completa,

tanto en esta dimensión como en todas las dimensiones en las que se manifiesta,

deberá quedar blindado y protegido contra toda agresión y contra toda entidad agresora que pretenda dañarme.

De igual modo deberá quedar blindada y protegida Mi Casa, cada uno de los Miembros de Mi Familia (tanto los que conviven conmigo, como los que no conviven conmigo), así como Todos Nuestros Bienes.

Porque todos somos hijos de la Luz de la Fuente que Todo Es.

Toda entidad obscura o de baja vibración que ose interferir deberá perecer, de modo irremediable, en el fuego divino de Mi Libre Albedrío.

En el uso del cual yo Decreto que ésto Así Es y Así Será.

——————————–

La presencia desapareció de forma inmediata. Nik sintió que debía hacer lo que le comunicó la entidad.

Así que, sencillamente, empezó.


Libro 00 – EL ERROR: Introducción. (By ©® LNC) #Literatura #Libros #Historias #Ficción.


Photo By ©® LNC

EL ERROR – Introducción.

Un día cualquiera, de una semana como cualquier otra, de un mes de entre los doce que hay, de un año después de algunas décadas desde su nacimiento, …, quizás fuera el 26 de Mayo de 2019…

Como casí cada día Nik se había despertado de forma automática entre las 05h45 y las 06h00.

Habituado ya a que su mente se despertara de forma automática en esas horas, la noche anterior había decidido desconectar la alarma de su teléfono móvil. La tenía siempre programada para las 06h30, aunque no se le servía de nada, pues todas las mañanas acababa despertándose antes y esperando su sonido para, posteriormente, desconectarla rápidamente y evitar que pudiera despertar a su mujer, acostada a su derecha.

Se levantó, se aseó, desayunó brévemente y, como de costumbre, preparó a Yina (su perra galga de 2 años) y salió a pasear.

Desde hacía más de un año había, ¡por fin!, abierto los ojos a lo que había sido su vida: desde los 14 años había estado trabajando; hasta los 24 siguió trabajando y estudiando; intentando no ser una carga económica para sus padres. Desde los 24 había iniciado la andadura de crear una familia sin demasiado éxito. Ahora, después de 3 décadas, por fin aceptaba en su interior que no había alcanzado ninguna de las ilusiones que tuvo claras hasta los 18.

Habían sido pocas las personas que, a lo largo de esas 3 décadas, le habían comentado (en confianza) que, tarde o temprano, tendría que hacer frente a su vida y escribirla, enfrentarse a su propio yo, darse cuenta de en qué ocasiones había desviado su camino alejándose de aquellas ilusiones de vida que había tenido en sus primeros 18 años de vida.

El más preciso de entre esas pocas personas que le dieron ese consejo fue Denis. Un compañero de trabajo, de origen brasileño. Sin saber exactamente cómo, Denis había penetrado en los pensamientos y emociones de Nik; y, un buen día de hace unos 5 años le dió su consejo:

“… tarde o temprano tendrás que enfrentarte a tu miedos y emociones, escibirlas y tomar decisiones para reorientar tu camino hacía aquello que tanto anhelaste y anhelas, aquel don para el cuál fuiste concebido, …”.

Ahora, en ese 26 de Mayo de 2019, paseando sa mañana con su compañera Yina, murmurando sus oraciones y mantras que, desde hacía 1 año, había decidido retomar después de aquellos jóvenes 18 años; una voz en sus pensamientos, le “dijo”:

“hora es ya que lleves a cabo el Don para el que fuiste concebido, hora es ya de que hagas caso a lo que te aconsejó Denis, hora es ya de que te enfrentes a tus miedos, …, es ya el tiempo de que lleves a término tu DON”.

En realidad, no fue una voz en sus pensamientos. Como a sus 18 años, él supo nuevamente que, al retomar su meditación diaria, al retomar sus mantras, su entrega a la Fuerza que une a todo el Universo, éste le trasmitiría emocional y telepáticamente su Don: aquello para lo que cada ser vivo es creado a la vida material, dando cuerpo físico en esta realidad al SER que, cada viviente, llevamos dentro.

Nik ( de igual forma a como lo sintió a los 18 y motivo por el cual había abandonado entonces su mantra y, por tanto, el camino hacia la realización de su Don) sintió miedo, respeto y la responsabilidad de no seguir huyendo.

¡Se había dispuesto, de nuevo, a redirigir su camino hacia la realización de su Don, …, aquel para el cual él había sido co-creado, aquel de cuyo sendero él se había apartado y que debería llevarle a la plenitud de su SER!.