LA VERDAD SOBRE EL IMÁN DE RIPOLL: El cerebro de la masacre de Las Ramblas fue confidente del CNI hasta el día del atentado. #Noticias @publico_es #Terrorismo #CNI #AtentadosCatalunya #ImanDeRipoll @CatSeguros #CatSegurosNoticias #Seguridad #Sociedad


Tras un año de investigación, ‘Público’ ha reunido fuentes de inteligencia, documentos confidenciales y datos extraídos de las investigaciones sobre los atentados terroristas cometidos en Barcelona y Cambrils por la célula yihadista que dirigía Abdelbaki es Satty, como para poder asegurar que ese imán de Ripoll seguía siendo considerado informador de los servicios secretos españoles –por ellos mismos– el día en que su discípulo Younes Abouyaaqoub asesinó a 13 personas, hace dos años.



La Noticia (Público – 15/Jul/2019):

Bin Laden fue quien inventó el sistema indetectable de comunicación conocido como “buzón muerto”. Pero los servicios de espionaje lo han adoptado como herramienta de contacto con sus informantes encubiertos, y ese método de transmisión –que no se puede interceptar porque en realidad no se envía nada– es el que empleó el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para comunicarse con su confidente más secreto: el imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty, cabecilla de los terroristas que cometieron la matanza de Las Ramblas de Barcelona hace dos años.

Más aún, ese “correo muerto” (como también lo denominan los espías) estuvo activo al menos hasta dos meses antes del atentado de Las Ramblas –en el que perecieron 13 personas, incluido el niño de 3 años Javi Martínez, y más de un centenar resultaron heridas–, tal como ha podido verificar Público, que ha logrado acceso a las capturas de pantalla de esa cuenta secreta de Gmail: adamperez27177@gmail.com

Códigos manuscritos entre los restos de Alcanar.

Los códigos de este “buzón muerto” estaban escritos en un papel manuscrito hallado entre los restos del chalet abandonado de Alcanar (en Tarragona, cerca del límite con Castellón), donde los terroristas almacenaban gran cantidad de explosivos y voló en pedazos el 16 de agosto de 2017, descuartizando al propio Es Satty y a uno de sus cómplices: Youssef AAlla.

En ese trozo de papel figuraba, junto a la dirección del buzón secreto, lo que a todas luces parecía como una contraseña: PEREJUAN18. Y lo era, claro. Como se pudo comprobar cuando –tras solicitar los investigadores el oportuno permiso a la autoridad judicial– accedieron a ese correo electrónico y extrajeron la siguiente información:

Fecha de la última modificación de la contraseña del “buzón muerto” empleado por el CNI para comunicarse con el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty.

El sistema del “buzón muerto” es imposible de interceptar porque jamás se transmiten datos por Internet

Y, tal cual sospechaban, figuraban dos borradores sin enviar. Puesto que es así como funciona el sistema del buzón muerto: se abre una cuenta nueva de correo electrónico en cualquier plataforma pública –Gmail, Hotmail o la que se desee– pero no se hace nunca uso de ella para enviar o recibir mensajes, sino que los que conocen las claves de usuario y contraseña se limitan a escribir borradores y dejarlos allí pendientes de envío. Su interlocutor accede después a la cuenta y puede ver lo escrito, respondiendo por el mismo método.

Como jamás hay transmisión de datos en la red, este sistema es imposible de interceptar puesto que no se registra señal ninguna en internet de esa actividad, salvo para los que conozcan de antemano que ese usuario –siempre identificado con nombres anodinos– es de interés, y además cuenten con el password elegido por el que lo creó; código que no está registrado ni siquiera por el administrador del servidor de correo.

No sólo eso, sino que también se puede añadir una segunda capa de protección con la verificación en dos pasos, la cual envía un código de un único uso al teléfono preestablecido para que se introduzca cada vez que se inicie sesión. De forma que aunque alguien lograse robar la contraseña no conseguiría acceder a la cuenta a menos que también se hubiera hecho con el móvil correspondiente.

En todo caso, los investigadores policiales comprobaron que adamperez27177@gmail.com era un correo electrónico sin datos personales asociados, cuya última modificación de contraseña fue el 14 de marzo de 2017, y que tenía todas las características de la técnica del “buzón muerto” usada en el mundo del espionaje y del que también se hacen eco en varios manuales terroristas de Al Qaeda accesibles en Internet


La Fuente y las preguntas “en el tintero”:

Público (@publico_es) twitteó a las 0:21 p. m. on mar., jul. 16, 2019:
EXCLUSIVA | ¿Cómo es posible que el CNI estuviera al corriente de los detalles, incluidas las conversaciones entre los terroristas sobre sus proyectos y objetivos, pero no pusiera fin a la preparación de los atentados de Catalunya? 

Por @tableroglobal https://t.co/sSzaNPtSXU
(https://twitter.com/publico_es/status/1151074243825811457?s=09)


La Acritud Objetiva del Comentarista:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 10:12 a. m. on mié., jul. 17, 2019:
Probablemente se buscara lo que ya tenemos: un estado más próximo al de excepción; y, por tanto, la justificación deseada para poner en práctica la vigilancia poblacional continua.
 

Finalmente, la pérdida global de libertades.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1151404258652069888?s=09)


@CatSeguros por tu Seguridad:

EL SEGURO QUE NECESITAS PARA TU CIBER-SEGURIDAD


Anuncios

El 30% de los universitarios no encuentra trabajo cuatro años después de graduarse. @el_pais @elpais_espana #Empleo #Desempleo #Economia #Sociedad #Actualidad @CatSeguros #CatSegurosInforma


España es uno de los países de la UE donde más titulados superiores tienen empleos poco cualificados.



El Artículo (EL PAÍS – 04/Jul/2019):

Tener un título universitario en España no es, ni mucho menos, garantía de una vida resuelta. En 2018, el 27,7% de los titulados (de un total de 233.626) que finalizaron sus estudios en 2014 no tenía empleo. Así se desprende del informe Inserción laboral de los egresados universitarios presentado hoy por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. A ese dato se suma otro igualmente alarmante: España es uno de los países de la Unión Europea donde los licenciados desempeñan en mayor medida trabajos de baja cualificación, un 37,1% frente al 23,2% de media europea, según datos del informe de la Fundación CYD de 2017.

“Los estándares de calidad educativa son altos y los programas académicos muy parecidos, lo que demuestra que ahí no está el problema: la formación con la que salen los alumnos españoles de la universidad es muy similar a la del resto de Europa”, señala Francisco Michavila, consejero de Educación de España ante la OCDE. En su opinión, la gran diferencia está en el mercado laboral, “muy distorsionado” en el caso español. “Un informe europeo de hace 15 años [el proyecto Reflex, The Flexible Professional in de Knowledge Society] ya lo señalaba, las empresas grandes se comportan de forma parecida, pero hay muchas pequeñas y medianas que no tienen capacidad para investigar o innovar y eso se traduce en trabajos menos ajustados a la formación universitaria. Los mejores se quedan en las empresas potentes, el resto hace de todo”, asegura Michavila, hasta 2017 director de la cátedra Unesco de Gestión Universitaria. 

El informe del ministerio, en el que se han analizado los datos de inserción laboral de los egresados universitarios del curso 2013-2014 durante los cuatro años posteriores a la finalización de sus estudios, muestra que el 72,3% de ellos estaba dado de alta en la Seguridad Social en 2018 y que, de esos, solo el 9% en régimen de autónomos. La tasa de afiliación aumenta según transcurren los años después de terminar los estudios. Del 47% del primer año, se pasa al 72,3% del cuarto. Entre los egresados, el 72% de los que consiguieron un contrato fueron hombres y el 71,9% mujeres.

Los campos con menor empleabilidad son Bellas Artes (50,5% de afiliados después de cuatro años), Otras lenguas extranjeras (50,8%), Lenguas modernas y aplicadas (54,2%), Historia del Arte (55,2%), Historia (55,6%), Derecho (55,8%), Filosofía (56,1%), Traducción e Interpretación (56,5%), Humanidades (58,3%) y Criminología (59,1%). Al contrario, los de empleabilidad más alta son Medicina (91%), Óptica y optometría (90,2%), Podología (88,9%), Ingeniería eléctrica (85%), Informática (84,6%), Logopedia (84,5%), Ingeniería mecánica (84,1%), Farmacia (84,1%), Ingeniería electrónica industrial y automática (83,8%) e Ingeniería agraria y agroalimentaria (83,7%).


Carreras con mayor empleabilidad.
En % sobre el total de graduados en 2013-14.

El informe no analiza la situación personal del 27,7% que no encontró empleo, pero señala que “cada vez es más frecuente” que al finalizar los grados se inicien estudios de máster y que eso “podría explicar que los primeros años el número de altas laborales sea menor”. Tampoco se contabiliza cuántos trabajan en el extranjero.

María, que prefiere no dar su nombre real, tiene 28 años y vive en Madrid. Hace cinco que acabó sus estudios en Publicidad y Relaciones Públicas y ahora está en el paro, pero por decisión propia. “Encadené trabajos precarios, de falsa autónoma, y cuando por fin conseguí mi primer contrato me di cuenta de que no quería vivir enfadada, con horarios imposibles y sin casi poder de decisión. Mi creatividad estaba estancada”. Por eso, decidió dejar su empleo y preparar oposiciones. “Soy joven y tengo la suerte y los recursos económicos para poder decidir un futuro mejor. No todos los que no trabajamos es porque no encontramos, algunos preferimos seguir estudiando”, cuenta. 

Más trabajo para Ingeniería y Arquitectura

Por ramas de especialización, las tasas de afiliación a la Seguridad Social en 2018 fueron del 77,7% en los grados de Ingeniería y Arquitectura, del 76,8% en Ciencias de la Salud, del 71,5% en Ciencias Sociales y Jurídicas, del 68,6% en Ciencias y del 57% en Artes y Humanidades. Sobre el tipo de contratos, en 2018 el 51,3% fueron indefinidos y el 48,3% temporales. La mayor temporalidad se dio en Ciencias de la Salud (un 67%) y la menor en Ingeniería y Arquitectura, con un 67,2% de contratos indefinidos. 

El secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón, cree que este informe sirve para que los estudiantes conozcan la empleabilidad de cada grado, pero no para tomar decisiones sobre cierre de carreras. “Eso hay que estudiarlo con calma. No sabemos qué empleos se demandarán dentro de 15 años y, sobre todo, la Universidad no solo debe formar trabajadores sino ciudadanos con conciencia crítica. Si solo se tuviese en cuenta la empleabilidad desaparecerían grados”, sostiene Pingarrón.

“Hay una serie de tópicos que hay que desterrar, como que el estudiante tiene que ser buenísimo en Matemáticas y Física para hacer una Ingeniería (donde hay más contratos). No es así. Hay que hacer la campaña en la secundaria”, indica Michavila.

En una década (2008-2018) las carreras técnicas han perdido 74.000 alumnos en España. “Las empresas no paran de demandar egresados cualificados y se da la tormenta perfecta: bajan las vocaciones cuando más se necesitan”, opina Francisco Mora, rector de la Universidad Politécnica de Valencia. Para paliar esa situación, su universidad tiene una escuela de verano en la que se imparten talleres de arquitectura, robótica o física a 1.800 niños de tres a 14 años con la intención de despertar vocaciones tecnológicas y científicas.

“En el caso de las niñas, creemos que hay un margen de mejora en los porcentajes de graduadas en ingenierías”, apunta Nekane Balluerka, rectora de la Universidad del País Vasco. Este año celebran un campus para niños de 14 años en Álava y Gipuzkoa para despertar vocaciones, convencidos de que con 16 años ya tienen una decisión tomada sobre lo que quieren estudiar y es demasiado tarde.

Menos y peores contratos para ellas

Es la segunda edición del informe (la primera es de 2015), con datos cruzados de universidades y la vida laboral de los afiliados a la Seguridad Social del Ministerio de Trabajo, por primera vez se han desagregado los datos por sexo. En el curso 2017-2018, de los 1,2 millones de estudiantes universitarios españoles, el 55,1% eran mujeres. Ese mismo curso se graduaron más de 290.000 alumnos, de los cuales el 57,9% eran mujeres. Además de ser mayoría, ellas también obtuvieron mejores notas en todas las ramas de conocimiento (Ciencias Sociales, Ingeniería, Artes y Humanidades y Ciencias de la Salud), excepto en Ciencias. Sin embargo, los datos señalan que cuatro años después de graduarse, ellas obtuvieron menos contratos indefinidos que ellos (un 46% frente a un 58,9%) y un sueldo medio inferior: 24.445 euros anuales frente a los 27.000 de ellos.

“Las carreras con más empleabilidad, las STEM [Ciencias, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas], son a las que menos optan las mujeres. Ahí empieza una brecha que luego se convertirá en salarial. Ellos están en los ámbitos donde hay más trabajo y mejor pagado, por eso es tan importante que desde primaria y secundaria se les cambie el estereotipo. No puede haber ámbitos feminizados y otros masculinizados”, indica Eva Alcón, rectora de la Universidad Jaume I de Castellón y primera delegada de igualdad de la conferencia de rectores (CRUE).

Otro punto a analizar es quién contrata, quién se encarga de la selección de candidatos en las empresas, añade Alcón. “La percepción cultural no se cambia de la noche a la mañana. La sociedad es mucho más consciente, pero eso no significa que la solución sea a corto plazo”. Cuando los estudios de Informática pasaron a llamarse Ingeniería Informática cayeron las matriculaciones femeninas en toda España. “La palabra ingeniería provoca miedo”, se preocupa Francisco Mora, rector de la Politécnica de Valencia. De hecho en su grado Diseño y Tecnologías Creativas tienen muchas más alumnas que en el de Ingeniería Informática. 

Balluerka, del País Vasco, cree que son las empresas las que tienen que tomar medidas para frenar la disparidad en las condiciones de trabajo por género. “Lo que determina la brecha es que las mujeres tienen en mayor medida contratos a tiempo parcial. Con la nueva ley que obliga a que los hombres se cojan la baja de paternidad esas cosas se irán regulando, pero las empresas tienen un papel muy importante”. En el País Vasco la diferencia de inmersión laboral entre hombres y mujeres no es significativa. El 83% de quienes se graduaron en el 2014-2015 de media está trabajando. “Diferentes investigaciones científicas han demostrado que si mandas el mismo currículum con nombre de mujer las posibilidades de que te contraten son menores. El sesgo de género es clarísimo”, critica.

Tasa de afiliación a la Seguridad Social

Por sexo y ámbito de estudio. Total de graduados en el curso 2013-14. En %.


El Comentario de la Fuente:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 2:10 p. m. on jue., jul. 04, 2019:
El origen del problema: la oferta de tituladas/os es mayor que la demanda. Luego el detalle. https://t.co/7BZ3mItHzW
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1146753232057839616?s=09)


La acidez de nuestro Comentarista:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 10:05 a. m. on mié., jul. 10, 2019:
Algo que algunos de mi generación (la del “Baby-Boom”) ya preveíamos cuando, estando enfrascados en nuestros estudios universitarios, alguno de nuestros profesores nos lo insinuaba… ¡Incluso mediante chistes!.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1148865884108275713?s=09)


Para preveer las situaciones… by @CatSeguros:

A finales de los años 1970, incluso las entidades bancarias, se nos acercaban los que éramos muchachos adolescentes en aquella época; y nos decían:

“… tenéis que ahorrar ahora que tenéis ingresos; pues, nunca se sabe cuándo lo vais a necesitar …”

Esa época ha llegado y muchas personas claman por no tener esos ahorros.

Para que no te vuelva a pasar; o bien, no corras ese riesgo en el futuro, ponemos a tu disposición NUESTRAS FÓRMULAS DE AHORRO PERSONAL:

Que, además, podrás combinarlos, como ya explicábamos en un artículo anterior, y obtener altas rentabilidades con un riesgo moderado.


CIBER-RIESGOS: 1.143.015 empresas españolas necesitan nuestra ayuda (Fuente: @Inese_seguros). #Seguridad #CiberRiesgos #Seguros #Autonomos #Pymes #Tecnologia #Actualidad @CatSeguros #CatSegurosInforma


En España, según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a enero de 2019, existían 1.143.015 microempresas: compañía cuyos equipos van de 1 a 9 empleados. En términos porcentuales estamos hablando de más del 86% de las pymes españolas, o casi el 40% de las empresas totales inscritas en la Seguridad Social. 



El artículo (inese – 16/Mayo/2019).

Desde un restaurante o una librería, hasta una startup de impresión digital o una agencia de publicidad, el formato de la microempresa es el más habitual en las principales industrias del país y, cómo tal, clave a la hora de comprender la configuración del tejido empresarial español.

Las preocupaciones habituales de cualquier compañía, como son el acceso a la financiación, la búsqueda de clientes, la competencia, la burocracia y regulación, se hacen más evidentes en pequeñas empresas, donde los recursos, tanto humanos como económicos, son más reducidos. A esta realidad, desde hace unos años, se ha sumado la necesidad de estas compañías de desarrollar su propia estrategia de ciberseguridad. 

Según el estudio ‘Hiscox Cyber Readiness Report 2019’, el 48% de las microempresas españolas analizadas reportó que había sufrido un incidente cibernético en 2018. Evaluando el proceso de detección y gestión del siniestro, en 3 de cada 10 incidentes (33%) la compañía no recuperó su actividad normal hasta pasadas 8 horas, lo que viene a ser una jornada laboral completa. 

En un entorno digital, en el que se encuentran prácticamente la totalidad de las más del millón microempresas que desarrollan su actividad en nuestro país, oportunidad y amenazas entran por la misma ventana. Por ejemplo, el comercio electrónico permite aumentar el número de clientes potenciales de forma exponencial, pero a su vez deja en manos de las compañías información personal e incluso financiera. Y, por lo tanto, la responsabilidad de cuidar y gestionar estos datos es exclusivamente de la compañía.

Por otro lado, imagina por un instante cuál sería el coste económico y de reputación, entre clientes y colaboradores, de no tener acceso a los dispositivos electrónicos durante 24 horas debido a un incidente cibernético. En este sentido, cada vez es más habitual que terceras empresas, ya sean proveedores o partners, exijan una mínima estructura de ciberseguridad o un seguro cibernético para poder firmar contratos.

Nuestra experiencia nos dice que las microempresas españolas no han terminado de comprender la importancia de estar cubierto ante este tipo de incidentes así como todo lo que puede ofrecerles una póliza de ciber-riesgo. Existe una brecha demasiado grande en la ciber-protección de compañías de diferentes tamaños cuando los hechos demuestran que cualquier negocio puede ser víctima de un incidente de esta naturaleza.

Estamos ante un nuevo paradigma que exige a compañías aseguradoras y corredores de seguros un papel activo y protagonista. Más de un millón de empresas no conocen sus riesgos. Necesitan una solución eficaz y adaptada exclusivamente a su realidad, y nosotros debemos dársela.


La apuesta de @CatSeguros:

Te frecemos la posibilidad de contratar tu propia seguridad frente a los ciber-riesgos a un precio al alcance del dimensionado de tu empresa.

Visita nuestro producto SEGURO DE CIBER-RIESGOS y solicítanos una propuesta a medida de tus necesidades:


‘Gig economy’: el fin del trabajo tal y como lo conocíamos (EL PAIS – 14/Julio/2019). @el_pais @elpais_economia #GigEconomy #Economia #Finanzas #Empleo #Autonomos #Noticias #EmpleoPrecario @CatSeguros #SalarioMinimo #CatSegurosInforma


Sarah Kessler denuncia cómo las innovaciones de Silicon Valley ha acentuado la precarización.



El ARTÍCULO (EL PAIS – 14/Julio/2019):

El empleo, unos de los problemas más esquivos para la ciencia económica, tenía por fin solución. La habían encontrado en Silicon Valley y se llamaba la economía gig, o “economía del bolo”, en honor a los músicos y actores que venían practicándola desde siempre. En la meca californiana de las start-ups habían descubierto que la ubicuidad de Internet y de los teléfonos inteligentes permitía asignar encargos de forma casi automática al mejor dispuesto (Uber) o dividir trabajos complejos en pequeñas tareas a cumplir por un ejército de trabajadores online (Mechanical Turk).

Como solo pagaban las horas productivas, las empresas no necesitaban pensárselo antes de admitir a un nuevo miembro en su plataforma. Pero también para los trabajadores podía ser un avance. Al menos así lo vendían las tecnológicas: ¿por qué entrar siempre a la misma hora? ¿No es mejor decidir cuándo y cuánto se trabaja? En 2011 Sarah Kessler era una de las periodistas estadounidenses que aceptaban el relato de Silicon Valley sin cuestionar. Hasta que ese año decidió tomarse un mes en Mashable, el portal de noticias donde escribía, y se inscribió en todas las empresas gig que encontró. “Me di de alta en treinta o cuarenta aplicaciones con el objetivo de superar el salario mínimo”, explica Kessler desde Chicago durante una videoentrevista por Skype. “Ahí fue cuando entendí que era más complejo que apretar un botón y conseguir trabajo”.

Pagas por debajo del salario mínimo, ausencia de vacaciones y nada de enfermar. Hoy son cuestionamientos clásicos de esta nueva economía vinculada a los algoritmos, pero entonces nadie hablaba de ellos. Como tampoco se hablaba del estatus de proveedor otorgado a los trabajadores (para evitar la legislación laboral) ni de la mentira sobre la flexibilidad. Como saben de sobra los repartidores y conductores de la economía gig, no estar disponible cuando la empresa lo necesita es penalizado después con menos encargos.

En 2018 Kessler le dedicó al tema el libro Gigged, the end of the job and the future of work. Considerado por el Financial Times como una de las mejores obras del año en temas de Economía. El libro recorre las vidas de media docena de personas que subsisten gracias a estos nuevos empleos de la era digital con el objetivo de “ver el potencial que tiene esta forma de trabajo”. Los gigs de su particular estudio van desde el tradicional servicio de transporte hasta la limpieza de oficinas, pasando por el telemarketing o la identificación de semáforos en fotos (la tarea arquetipo de Mechanical Turk, de Amazon).

Descontento general

Ninguno de los trabajadores entrevistados por Kessler está a gusto con su situación. El único entusiasmado es Curtis, un programador que antes de pasarse a la economía gig cobraba un sueldo anual de seis cifras. Según Kessler, su satisfacción tiene que ver con que consigue todo lo bueno (“elige cuándo trabajar y los proyectos de programación que le interesan”) sin nada de lo malo (“la sensación de inestabilidad”). Pero su caso es una excepción, explica, porque tiene formación universitaria en una profesión de alta demanda y con tarifas altas para “construir su propia red de seguridad”.

La razón por la que el resto de entrevistados vive de las nuevas plataformas no es la supuesta flexibilidad sino la falta de un trabajo tradicional. El problema, como señala la propia Kessler, es que esos trabajos tradicionales están de capa caída. “Llevamos desde los setenta alejándonos del empleo tradicional de jornada completa, Uber es la versión más extrema porque ni siquiera reconoce la relación de empleador, pero esta situación la tenemos desde que existen las agencias de trabajo temporal”.

La ausencia de relación laboral no es la única innovación de Silicon Valley. Salvo en profesiones muy demandadas como la de programador, la mano de obra a disposición de las start-ups es prácticamente inagotable. O porque exigen poca cualificación (un carné de conducir, en Uber), o porque reclutan prácticamente en todo el mundo (como Mechanical Turk). En esas condiciones es muy difícil la organización sindical porque “en cada parte del mundo la gente tiene distintas prioridades”.

¿Qué hacer entonces? En 2015, el exsecretario de Empleo Seth Harris y el economista de Princeton Alan Krueger publicaron un trabajo académico con la posibilidad de una tercera categoría, la del “trabajador independiente”, para permitir a las empresas otorgar beneficios (como un seguro de enfermedad) sin que eso pudiera usarse en su contra para demostrar una relación laboral. Según Kessler, el riesgo de esa idea es aumentar la precarización general, en vez de mejorar la situación de los gig: que todos nos convirtamos en trabajadores independientes. La otra solución, reconocer el rol de empleados con todos sus derechos, es la que parece molestarle menos. El argumento de que los nuevos negocios no funcionarían si hubiera que respetar las relaciones laborales le hace reír. “Eso se ha dicho cada vez que hubo que pagar mejor a los empleados”. denuncia Kessler.

Los beneficios de Uber, según esta experta, no vuelven a la economía local, como sí hacen los de los taxistas. Los conductores de esta aplicación para el transporte de pasajeros ganan poco, pero también es cierto que la empresa ha sido una tabla de salvación para personas sin trabajo. En opinión de Kessler, se puede aprovechar el potencial gig sin sufrir sus perjuicios mediante la vieja fórmula cooperativa. La tecnología permite votar las decisiones cooperativas de forma más ágil, escribe en su libro, y el desarrollo del software para pedidos y asignación de trabajos se comparte entre varias cooperativas. “Es difícil competir con la publicidad de un gigante como Uber pero tampoco hay que destronarlo”, dice. Con dar una buena posibilidad de trabajo a los dueños de la cooperativa alcanza y sobra. 

LA EXPERIENCIA DE LOS SEGUROS

El sector de los seguros ha seguido la innovación de Silicon Valley con nuevos contratos para la nueva economía basada en el desarrollo de plataformas digitales que funcionan mediante complejos algoritmos. En Reino Unido, Zego ofrece seguros que empiezan a cubrir al trabajador desde que pone en marcha la aplicación y hasta que la detiene. La aseguradora Aviva, en Toronto, ha diseñado una póliza aún más sofisticada para los conductores de Lyft (el gran rival de Uber que recientemente empezó a cotizar en Wall Street: una primera fase se activa al encender la aplicación; la segunda (de mayor cobertura) comienza en cuanto acepta un pedido; y la tercera, más completa, desde que el pasajero sube al coche y hasta que se baja.

La opinión de la Fuente:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 10:18 a. m. on dom., jul. 14, 2019:
El autónomo en la incertidumbre total vinculado eternamente a un contrato por obra y servicio: la vida profesional compuesta por una suma de trocitos de ocupación. Es la Tercera Fase pero ya es el nuevo modelo. https://t.co/1zIqJgKPR2
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1150318579486777346?s=09)


La opinión del Comentarista de @CatSeguros:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 9:39 a. m. on lun., jul. 15, 2019:
Pues sí,  profesor. Buena o mala la situación actual, coincido totalmente con su afirmación.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1150671248533458944?s=09)


La aportación de The Founder of @CatSeguros:

Las empresas han encontrado un nicho laboral muy jugoso para la “demanda de empleo”: ¡la Figura del Autónomo!.

Difícilmente se pone enfermo y acude a la baja laboral. Se puede recurrir a él en cualquier momento y, prácticamente, para cualquier trabajo. Es el propio autónomo quien corre con sus gastos de la Seguridad Social. Si el autónomo quiere cobrar más tendrá que recurrir a buscarse más clientes, lo que aporta mayor valor a la empresa que lo contrata y, al mismo tiempo, le dará la excusa legal para no contratarle en nómina. No tendrá que exigirle el cumplimiento de un horario; sin embargo, de igual forma, éste no se lo reclamará; al contrario, podrá exigirle al autónomo la realización de un trabajo determinado en un tiempo concreto.

¡Todo son ventajas para las empresas!…

…Se trata de la nueva esclavitud, la del Siglo XXI.

Sin embargo, no todo son inconvenientes para el autónomo: es él quien puede elegir con quién trabaja, en qué horarios y, lo más importante, cuánto tiempo dedica a cada trabajo que se le encarga. Por lo tanto, es el autónomo el que elige el Precio/hora de trabajo. En definitiva, si el autónomo acierta a ver esta gran ventaja, este tipo de empleo se convierte en “LA NAVAJA DE DOBLE FILO” en contra de las empresas.

¡No todo está perdido!… ¡Quizás esté mucho por ganar!.


LOS SEGUROS RECOMENDADOS PARA LOS AUTÓNOMOS:

PROTECCIÓN JURÍDICAACCIDENTES INDIVIDUALSALUD


MOTOR – Así es el nuevo «supercoche eléctrico» que hará temblar a Tesla. #Tesla @periodistadigit #Autos #CocheElectrico #Tecnologia #4RevolucionIndustrial #Actualidad #Noticias #Novedades @CatSeguros #CatSegurosNoticias



La NOTICIA (Periodista Digital – 06/Julio/2019).

Un nuevo fabricante de coches ha anunciado la llegada efectiva al mercado de los eléctricos, lo que de forma indirecta le pone un poco más complicadas las cosas a Tesla. Hablamos del Lotus Evija, un vehículo que llega con muchas pretensiones tanto por características como por el diseño que ofrecerá (siempre manteniendo el espíritu de la compañía inglesa) , según recoge as y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital

Como es habitual en los modelos de este fabricante, el nombre de su nuevo modelo que será completamente eléctrico comienza por la letra E y, una de las cosas que se han conocido del Lotus Evija -antes conocido como Tipo 130-, es que se podrán conocer algunos detalles por primera vez en la feria del automóvil que se celebrará en Goodwood este mismo fin de semana.

Por lo tanto, todo hace indicar que el desarrollo de este vehículo está bastante más avanzado de lo que se podía pensar ya que, incluso, se ha comunicado que la presentación oficial se realizará antes de que finalice este mismo mes de julio (se cree que el día elegido es el 16 de julio).

VEA EL VÍDEO ILUSTRATIVO AQUI.


ESPACIO COLABORATIVO.

En cualquier caso y, para CUALQUIER TIPO DE VEHÍCULO, en @CatSeguros le preparamos SU SEGURO A MEDIDA PARA SU VEHÍCULO


Hipotecas inversas para completar las pensiones… aunque sin banco que las venda. @elconfidencial #HipotecaInversa #Pensiones #Jubilacion @CatSeguros #CatSegurosInforma #Actualidad


Los partidarios de este préstamo alegan que es una alternativa al problema de las pensiones en España. Sin embargo, los bancos no las comercializan y la regulación sigue siendo laxa.



El ARTÍCULO (COTIZALIA – El Confidencial 08/Jul/2019):

Los españoles tienen un especial apego por su casa, siendo este su principal activo de ahorro e inversión. El 90% de la población de más de 65 años tiene una vivienda en propiedad. Sin embargo, la pensión media en España se sitúa en los 985 euros —un dato, que, dada la situación demográfica del país, no parece que vaya a ir a mejor—. Ante esta situación, ya son varias las voces que apuntan a las hipotecas inversas como un producto estrella para paliar la austeridad de las jubilaciones futuras. Con todo, el mercado todavía está muy verde: ningún banco español las comercializa y las hipotecas inversas ni siquiera forman parte de la nueva ley hipotecaria.

El Banco de España ya les tiene el ojo echado. Así lo dio a entender hace un par de meses el director general de Economía y Estadística, Óscar Arce, cuando recordó que “España es un país de viudos con pisos muy grandes y rentas muy pequeñas”. Arce señaló que veía un margen “elevadísimo” en el desarrollo de productos de innovación financiera como es el caso de la hipoteca inversa, y así aumentar la liquidez y capacidad de consumo de las personas mayores.

En España solo hay una oferta de hipotecas inversas, que aterrizó el año pasado de la mano de BNI Europe y la consultora especializada Óptima Mayores. Algunas cajas de ahorro ya extintas y bancos como CaixaBank o BBVA ofrecieron hipotecas inversas en su día, pero para 2013 ya había desaparecido la última. Su “muerte” se asocia con el perfil social del producto, muy vinculado por tanto a las cajas de ahorro, así como a su carácter complejo, en un momento en el que productos como las preferentes plagaban los juzgados.

La oferta impulsada por el banco luso consiste en una hipoteca inversa que oscila entre el 26% del total de la tasación cuando el titular es de 65 años y hasta el 46% si el titular tiene 85 años. Los asesores recomiendan que cuanto más tiempo falte para la expiración del préstamo, menos sea este porcentaje —aunque por ley no hay un límite impuesto—. Los tipos de interés, a su vez, se sitúan entre el 5% y el 6% y recae sobre los herederos. En el momento del fallecimiento, los descendientes tienen tres opciones: pagar en el momento la hipoteca y quedarse la vivienda, venderla para asumir el préstamo o, en última instancia, convertir la hipoteca inversa en una normal para afrontar el pago.

Según datos de Óptima Mayores a cierre de 2018, la hipoteca inversa solo está alcanzando al 0,001% de su mercado potencial —un mercado en el que 8 millones de españoles dan el perfil de jubilado con vivienda en propiedad y que, por tanto, podrían beneficiarse del producto—. No obstante, el año pasado solo se firmaron 50 de estos préstamos; en comparación con las 47.081 hipotecas que se cerraron en Reino Unido. Todo esto, explican desde Óptima, con España siendo el único país de la Unión Europea en el que las hipotecas inversas están exentas de la cuota gradual de Actos Jurídicos Documentados, además de gozar de la reducción del 90% de los aranceles registrales y tratamiento de “documento sin cuantía” en el caso de los aranceles notariales.

Ángel Cominges, consejero delegado de Óptima Mayores, cree que esto está cambiando. Según explicó esta semana en un encuentro con medios, ve esperanza en las informaciones de que Bankinter y Caser estén ultimando acuerdos para comercializar este tipo de productos en España. Con todo, asegura que la asesora está contactando con bancos y demás entidades financieras para animar a que estos entren en el mercado de las hipotecas inversas. “Tenemos lista de espera para contratar este producto, por lo que resulta crucial aumentar los acuerdos con bancos y aseguradoras”, considera Cominges.

Desde la auditoria Cominges percibe cierto prejuicio por parte de la gente. “Las personas creen que con este producto les van a quitar sus casas; pero no es verdad, con una hipoteca inversa el cliente continúa siendo propietario de su hogar y viviendo en ella hasta su fallecimiento, pudiendo amortizar la deuda cuando quiera”, explica el directivo. “La sencillez del producto junto a la intervención obligatoria de un asesor independiente diluye el riesgo reputacional, abriendo un horizonte muy próspero y esperanzador para la Hipoteca Inversa”, matiza Óptima Mayores en el libro blanco distribuido esta semana.

Faltan los cimientos… (siga leyendo aquí).


@CatSeguros, las hipotecas inversas, las noticias incompletas y el Comentario By ©® Niklauss.

No siempre debemos aceptar las noticias tal cual nos llegan: en @CatSeguros seguimos teniendo disponibles las Hipotecas Inversas, sin interrupcion, desde antes de esta gran recesión iniciada en el verano de 2017.

Si bien no es aquel producto que más nos atraiga comercializar; nadie puede decir ” En España solo hay una oferta de hipotecas inversas, que aterrizó el año pasado de la mano de BNI Europe y la consultora especializada Óptima Mayores “: en @CatSeguros seguimos teniendo disponible este producto, de la mano de Seguros Catalana Occidente y Seguros Bilbao (ambas compañías pertenecientes al Grupo Asegurador Catalana Occidente).

Les dejamos aquí el enlace de Solicitud de Estudio de HIPOTECA INVERSA:


POBREZA PROTEICA – Casi 700.000 hogares no pueden llenar en condiciones su nevera. @publico_es #Pobreza #PobrezaProteica #HomelessEntrepreneur #RiesgoDePobreza #Economia #EmpleoDigno @CatSeguros #Actualidad #CatSegurosNoticias


En amplios sectores de la población empieza a cronificarse una nueva forma de exclusión relacionada con el acceso a determinados alimentos como la carne, cuyo precio no deja de subir pese al desplome de la demanda.


La NOTICIA (Público – 27/Junio/2019).

Pobres en proteína. Son la enésima huella de los coletazos de esa crisis cuyos efectos, intensificados por las desacertadas recetas aplicadas para salir de ella, está cambiando las estructuras económicas y sociales en España: la falta de recursos económicos impide a más de 680.000 hogares (el 3,7%) en los que viven casi 1,8 millones de personas (el 3,6%) incluir cada dos días una pieza de carne, pescado o ave en su dieta, algo que resulta clave para garantizar una nutrición correcta, especialmente en el caso de los niños y los adolescentes.

La Encuesta de Condiciones de Vida publicada este jueves por el INE (Instituto Nacional de Estadística) sitúa a esta consecuencia de las estrecheces económicas que sufren las familias, que ven restringido el acceso a un nutriente clave para el desarrollo y el mantenimiento de huesos y músculos y de los sistemas neurológico e inmunológico, como el indicador de carencias materiales que peor evoluciona desde el inicio de la crisis.

De hecho, es, junto con la pobreza energética, que es la dificultad para mantener la vivienda a una temperatura confortable, ya sea por frío o por calor, el único cuyos registros son peores que en 2009. Tras empezar a cronificarse con dos años consecutivos en niveles que no se daban desde 2006, lleva camino de duplicarse al haber pasado de afectar al 2,1% de los hogares a hacerlo en el 3,7% (3,6% en personas), mientras la vertiente energética crecía del 7,1% al 9,6%. Mayor, sí, pero con una tendencia menos intensa.

Todos los indicadores de carencia material tienen niveles de incidencia superiores, aunque su evolución, pese a la cronificación de la pobreza y el riesgo de exclusión social entre más de la quinta parte de la población, es, por el contrario, positiva en todos los casos.

Así ocurre con la incapacidad para afrontar gastos imprevistos (36,1% de los hogares en 2009, 36% en 2018), la imposibilidad de irse una semana de vacaciones (40,3 a 34,2%), los retrasos en pagos relacionados con la vivienda (8,1% a 7,3%) o el hecho de no poder disponer de un ordenador (7,5% a 5,1%) o de un automóvil (6% a 5,4%).

La carencia se concentra en los hogares con los niveles de renta más bajos, algo para lo que apuntan una explicación los informes de consumo del Ministerio de Agricultura, que señalan cómo en los últimos cuatro años, entre 2014 y 2018, y pese al descenso generalizado de la demanda, el precio medio de la carne se ha encarecido algo más de un 8%, con aumentos superiores al 2% anual salvo en 2016, cuando se quedó en el 0,8%.

Un kilo, que da para entre cinco y siete raciones, sale, de media, a 6,69 euros, algo que, obviamente, no todos los hogares pueden permitirse.

Mayor afección en los hogares con niños

El trabajo del INE ofrece un dato, si cabe, no menos inquietante que esa concentración en las capas sociales de menor renta: la amplia incidencia de esta carencia material en los hogares con niños, entre los que llega a superar el 6% tanto en los monoparentales como en el apartado de ‘otros’, que incluye, por ejemplo, a los de tres o más adultos tras la reagrupación de generaciones provocada por la crisis en miles de familias.

“Una dieta equilibrada incluye un 15% de proteína, un 55% de hidratos de carbono, preferentemente de absorción lenta, y un 30% de grasas cuando el aceite de adición es el de oliva”, explica la nutricionista Natalia Barrachina, que recomienda elevar al 18% la aportación protéica en niños y adolescentes para cubrir las necesidades de su crecimiento.

No resulta imprescindible basar esa parte de la dieta, ni tampoco la de los adultos, en la proteína de origen animal, aunque “en las etapas de crecimiento se requieren todos los aminoácidos”, explica. Y, en este caso, los alimentos que los contienen de mayor calidad tienen ese tipo de fuente, caso del huevo y, además de la carne y el pescado, el marisco.

La carencia, por lo tanto, dificulta el acceso a unos nutrientes que pueden resultar claves, especialmente por defecto, para el desarrollo físico y mental de los niños y los adolescentes.

Entidades como la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomiendan equilibrar al 50% el consumo de la proteína de origen animal y vegetal, pero en ningún caso suprimir ninguna de las dos. Esta última se encuentra especialmente en las legumbres como el garbanzo, la lenteja, la alubia, el guisante o la soja, cuya mezcla con cereales como el arroz, el mijo, la avena, la quinoa o el trigo “genera una proteína de la misma calidad que la carne”.

Una demanda en descenso

Esa dificultad para acceder a los alimentos de origen animal en una parte de la población afectada por el desplome de las rentas se produce en un escenario en el que el desplome generalizado del consumo de esos productos coincide con un desmesurado incremento de su producción, cada vez más industrializada, hasta el punto de triplicar la demanda.

Según la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE, y con la excepción del pollo, que crece, el consumo de carne fresca cayó casi un 20% (de 861.447 toneladas anuales a 696.896) entre 2006 y 2017 mientras el de la procesada se mantenía estable en el entorno de las 890.000, la demanda de pescado fresco descendía más de un 25% (de 667.000 a 489.000) y la del congelado se reducía más de un 20%.

“En 2018 continúa la tendencia de reducción constante de la demanda de carne que se inicia en 2012, siendo la carne fresca la principal responsable de esta contracción”, señala el último Informe de Consumo del Panel Alimentario del Ministerio de Agricultura, que anota que en el último año “solo la carne transformada ha logrado un incremento”.

El grueso de esa proteína de origen animal había sido sustituida por legumbres, aunque el consumo de estas también comenzó a caer, hasta acercarse a las 90.000 toneladas menos al año, a partir de 2015.

El descenso de la demanda se produce, en ambos casos, al margen de la evolución de las variables macroeconómicas, ya que la de carne comenzó con la crisis y se ha mantenido con el inicio de la recuperación mientras la de las legumbres coincide con esta última.

Cambios de hábitos

Esa caída de la demanda de carne tiene relación con un cambio de hábitos alimentarios. “Cada vez hay más conciencia y se consume menos proteína animal, sobre todo menos carne roja y menos procesados y preparados”, explica Barrachina, que llama la atención sobre un aspecto fundamental ante este tipo de decisiones: “lo que hay que mirar es si al hacerlo se ha incrementado el consumo de la de origen vegetal”.

En cualquier caso, anota, parece obvio que quienes reducen la ingesta de carne y pescado por no poder pagarlo no se encuentran en ese grupo, que a menudo sustituye esos alimentos por otros de precio elevado como el tofu o el seitán.

La nutricionista, por último, alerta de los riesgos de abrazar la dieta vegetariana de un día para otro. “Hacerte vegetariano es un proceso, no puede ser algo radical y por creencias, sino que debe ser algo natural y progresivo”, explica, para evitar problemas de salud.


La apreciación de La Fuente:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 7:35 p. m. on sáb., jun. 29, 2019:
Pero …….. https://t.co/OfbtXP9vjX
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1145023017262755841?s=09)


… y las de nuestro Comentarista:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 11:41 a. m. on mié., jul. 03, 2019:
A una media de 3 personas por hogar, hacen aproximadamente 2,1 MPersonas afectadas.

¿Alguno de nuestros políticos se dará por enterado de este asunto?
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1146353256542744576?s=09)


ESPACIO PARA AYUDA y PUBLICIDAD:

Dicen que, “cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

Pues, bien, este mensaje va especialmente dirigido a quienes tienen empleo y/o ingresos fijos mensuales:

CUIDA LA SALUD DE TUS AHORROS y la SALUD FÍSICA PERSONAL