@CatSeguros – PENSIONES – Rentas vitalicias: el empujón a la pensión (CincoDías 23/Ago/2019). @CincoDiascom #Pensiones #RentasVitalcias #CincoDias #Politica #Economia #Noticias #CatSegurosInforma


Según Afi, 63.000 euros darían para una mensualidad de 350 euros.

Se ha de disponer de un patrimonio, por ejemplo, una vivienda.



La Noticia (CincoDías 23/Ago/2019):

El funcionamiento es sencillo: las rentas vitalicias permiten convertir un patrimonio en una renta que complemente mes a mes la pensión pública. Para ello, el beneficiado tiene que disponer de activos provenientes del ahorro financiero convencional, es decir, depósitos, fondos, acciones, etc.; viviendas (principales o secundarias), o derechos diversos, como un traspaso de negocio o una licencia de taxi.

Esta fórmula está asumiendo cada vez más peso en la oferta de las compañías se seguros. De hecho, según los últimos datos desagregados disponibles, los correspondientes a marzo, las rentas vitalicias y temporales constituían su producto más relevante en términos de activos gestionados por las aseguradoras, acumulando unas provisiones técnicas de 89.428 millones de euros, un 2,12% más que un año atrás. Una cifra muy relevante si tenemos en cuenta que este producto de complemento a la pensión empezó a promocionarse hace pocos años.

¿A partir de cuánto dinero? En el informe Soluciones para la jubilación, que elaboró Analistas Financieros Internacionales (Afi) hace un par de años, se calculaba que unos 63.000 euros eran suficientes para afrontar la constitución de una renta vitalicia de unos 350 euros al mes, nada muy descabellado si se tiene en cuenta que “esos 63.000 euros equivalen a una tercera parte del patrimonio medio actual de los hogares encabezados por personas mayores de 65 años”, deducían.

Además, José Raúl León Dorado, subdirector general desarrollo de negocio de vida de Mapfre, resalta una de las principales ventajas de este producto, que “encaja especialmente con un cliente de perfil conservador, que disponga de un capital y quiera diferir su cobro en el tiempo de forma vitalicia, con un interés garantizado y sin asumir riesgos”: sus ventajas fiscales.

En concreto, si la contratación se realiza a partir de los 70 años de edad, el cliente se puede beneficiar de una exención del 92% de la renta percibida como rendimiento de capital mobiliario.

A eso se añade que en las recientes reformas fiscales se establece “la exención en la tributación de las ganancias patrimoniales obtenidas por la transmisión de cualquier elemento patrimonial para mayores de 65 años, siempre que se reinviertan en una renta vitalicia”, aunque hay que cumplir ciertos requisitos, por ejemplo, no superar los 240.000 euros.

José Benítez Morón, director de vida y seguros personales de Generali España, admite ese reclamo fiscal; sin embargo, destaca que “resultan atractivas para capitales significativos, por ello son operaciones que se focalizan en un pequeño segmento de la población”.

También para Rodrigo Fernández Avello, director general del negocio de vida y pensiones de Santalucía, es una solución para complementar la pensión y depende siempre de las circunstancias de la persona.

Así, cree que “cada cliente encontrará una solución diferente para el tratamiento de su herencia. Hay desde quien prefiere preservar el capital, a los que pretenden obtener el mejor complemento de su pensión de forma vitalicia por no tener esa necesidad o por haberla resuelto mediante otras soluciones”, señala Fernández Avello. 

Y prosigue: “Adicionalmente, hay personas que han realizado determinadas inversiones y que pueden beneficiarse de una buena fiscalidad si llevan el producto de la realización a una renta vitalicia. En este caso, además, pueden encontrar la preservación de una parte del capital para sus disposiciones hereditarias”.


¿Cómo podemos ayudarte desde @CatSeguros?:

Ponemos a tu disposición un estudio gratuito a tu medida y, si te resulta interesante, podrás contratar nuestro producto.

Para ambas acciones puedes pulsar sobre el texto o el icono siguientes:

PLAN AUTÓNOMOS, CUENTA CLIENTE, Rentas y Vida Capital


@CatSeguros – PENSIONES: El BCE alerta de la desigualdad intergeneracional en los sistemas de pensiones. @diariARA #Pensiones #BCE #Actualidad #Ahorro #Jubilacion #Economia #Finanzas #Noticias #CatSegurosInforma


La institución urge a los gobiernos de la eurozona a impulsar reformas para garantizar las pensiones.



La Noticia (ara.cat – 08/Agosto/2019):

El Banco Central Europeo ha advertido este jueves en un comunicado sobre el aumento de los gastos en pensiones, que registra máximos históricos en varios países de la zona euro. Las pensiones suponen la mayor parte del gasto social de la eurozona y, según el BCE, este gasto seguirá creciendo en los próximos años si los gobiernos estatales no emprenden diversas reformas para garantizar la sostenibilidad de sus sistemas de Seguridad Social.

La institución europea ha mostrado una preocupación especial por el impacto del envejecimiento de la población en países como España, donde hay sistemas de reparto de las pensiones y se podrían ocasionar problemas de desigualdad entre generaciones para que “el ratio de cotizantes-beneficiarios está disminuyendo “. “El máximo impacto del envejecimiento se producirá cuando la generación del ‘baby boom’ se jubile, hacia el 2040 en algunos países de la zona euro pero más tarde en otros”, explicó el BCE.

La entidad ha señalado que el gasto comprometido de la seguridad social en la mayoría de países llega en la actualidad a más del 200% del PIB. Además, el BCE afirmó que el envejecimiento de la población llevará a un incremento en el gasto sanitario ya una disminución de la oferta de trabajo, aunque paralelamente puede potenciar el ahorro por la precaución de los ciudadanos.

Necesidad de una reforma.

Para aliviar la situación, la institución europea considera que varios estados deberían establecer un cojín fiscal como reserva, así como también llevar más lejos las medidas para promover la sostenibilidad de los sistemas de seguridad social y emprender reformas para reforzar sus mecanismos nacionales.

La entidad señala especialmente que hay que garantizar que se destinen suficientes recursos a educación, ya que, según el BCE, está demostrado que el gasto en este ámbito tiene efectos positivos sobre el crecimiento económico a largo plazo.

Récord de gasto en pensiones.

Esta advertencia del BCE llega después de que, en el mes de junio, se registrara un gasto récord en pensiones en España, donde llegó a unos 9.644 millones de euros, un 5% más que el gasto en pensiones registrada en el mismo mes del 2018.

Estos datos muestran que el coste de las pensiones españolas es actualmente de vértigo. Hoy en día sólo hay 2,2 trabajadores que cotizan por cada pensionista, un ratio que ha ido disminuido en los últimos años y que es insuficiente para la sostenibilidad del sistema.

En noviembre pasado el secretario de estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, aseguró en una comparecencia en el Congreso de Diputados que habrá que “buscar dinero” para rellenar el fondo de reserva de las pensiones a partir del año 2023 o 2025 . En la misma línea, en diciembre pasado, la OCDE insistía en que hay que reformar el sistema de pensiones en España para evitar “una generación de viejos pobres”.


La Fuente:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 0:07 p. m. on vie., ago. 09, 2019:
Más pensionistas, menos ingresos por cotizaciones, … Se imaginan de qué nos están avisando, ¿verdad? https://t.co/PgHRWhgLuk
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1159768063329341441?s=09)


El Comentarista:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 9:37 a. m. on mié., ago. 14, 2019:
Está más que claro, profesor. 
Aunque, en esta ocasión, no lo voy a comentar; les emplazo a que consulten nuestro sitio web:
https://t.co/uE1PDnxjRC
Busquen en el desplegable de “CATEGORÍAS” (columna derecha) la categoría “Economía y Finanzas”; y, lean los artículos que Uds deseen.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1161542388499779584?s=09)


@CatSeguros: productos aconsejados para ASEGURAR TU JUBILACIÓN:


@CatSeguros – PENSIONES: El BCE avisa: la “mayor carga” para la zona euro son las pensiones. @elEconomistaes @mvalerio_gu #Pensiones #SeguridadSocial #Actualidad #Noticias #SistemaDePensiones #MagdalenaValerio #CatSegurosInforma


España es el país que más recursos destina a estas prestaciones.


MADRID, 9 Ago. (EUROPA PRESS)

La Noticia (elEconomista.es – 09/Julio/2019):

En su último boletín económico, el Banco Central Europeo (BCE) muestra su preocupación por el impacto que las pensiones suponen para el conjunto de la zona euro. Es la parte más elevada del gasto social y está en máximos en muchos países, sobre todo en España, que es el país que mayor proporción del gasto destina a estas prestaciones. Por ello, el ente todavía presidido por Mario Draghi considera que “las pensiones representan la mayor carga para los gobiernos de la zona euro”.

“En todos los países, el principal componente es el gasto en pensiones, que equivale, en promedio, al 12,4% del producto interior bruto (PIB)” de la zona euro. De esta manera, el gasto en pensiones registra máximos históricos en varios estados miembro y, “si no se emprenden reformas, seguirá creciendo en muchos países”.


SEGURIDAD SOCIAL: 1.843 euros de rebaja en cada pensión para acabar con el déficit. 

España, líder

España es el país que mayor proporción de inversión dedica a las pensiones dentro de la zona euro. Según los datos del BCE, estas prestaciones suponen un 12% del gasto del Gobierno, muy por encima de otros países como Holanda o Irlanda.

Y todo a pesar de que lo peor está por llegar. “El impacto máximo del envejecimiento se producirá cuando la generación del baby boom se jubile, es decir, en torno al año 2040 en algunos países”, indica el BCE. “El efecto será especialmente acusado en los países con sistemas públicos de pensiones de reparto”, como España, “lo que suscitará problemas de equidad intergeneracional, ya que la ratio cotizantes-beneficiarios está disminuyendo y estimaciones recientes sitúan los compromisos acumulados hasta la fecha de la Seguridad Social en más del 200% del PIB en la mayoría de los países”.

Ante esta situación, que el BCE ha descrito también para el gasto social general, el ente recomienda a los países “constituir colchones fiscales, resistir la tendencia a revertir reformas que promueven la sostenibilidad de sus sistemas de seguridad social y emprender las acciones que sean necesarias para reforzar sus mecanismos nacionales”.


Para blindar y asegurar tu pensión:

Lo que tú no hagas por tí, no lo hará tu país.


PENSIONES: requisitos para acogerse a la jubilación flexibla. Una fórmula legal para los ya jubilados que quieran trabajar con una jornada del 50%-75%. @65ymuchomas #Pensiones #JubilacionFlexible #Jubilados #Actualidad @CatSeguros #CatSegurosInforma



El Articulo (65ymas.com – 16/Jul/2019):

La mayoría de economistas y expertos en pensiones aseguran que el mercado de trabajo debe ser capaz de generar espacio para que los trabajadores mayores puedan prolongar sus vidas laborales, realizando así sus planes, o mejorando sus prestaciones cuando les corresponda, o pudiendo compatibilizar sus pensiones de jubilación con sus ingresos laborales. Así, por ejemplo, el últimoForo de Expertos del Instituto Santalucía (@santalucia_inst), a cuyo frente se encuentra Guillermo de la Dehesaaboga por la plena compatibilidad del cobro de la pensión de jubilación y el trabajo remunerado, como ya existe en otros países de nuestro entorno y en el nuestro, en ciertos casos, para los trabajadores autónomos, y se opone a cualquier propuesta que suponga un avance hacia la jubilación forzosa. 

Asimismo, Fernando Fernández, doctor en Ciencias Económicas y profesor de Economía y Finanzas del IE Business School (@IEbusiness), critica con dureza la “cultura del subsidio a la jubilación anticipada” existente en España y afirma que “tenemos que conseguir que estas jubilaciones antes de la edad legal no den beneficios fiscales ni laborales… es decir, que no las incentivemos”, porque de lo contrario “vamos a tener un problema de pensiones explosivo”. Este experto asegura no entender “cómo socialmente se acepta que las empresas manden a la calle a una persona con 55 años, para tenerla siempre subsidiada, porque a esa persona le quedan unos 30 años de vida por delante. Yo le echo mucha culpa a los sindicatos, porque la única forma de firmar un ERE pacífico es que se contemplen jubilaciones anticipadas”.

El debate sobre la jubilación y la sostenibilidad de las pensiones será uno de los primeros que lossindicatos CCOO (@CCOOy UGT (@UGT_Comunicapondrán sobre la mesa en sus negociaciones con el nuevo Gobierno, según ha avanzado Unai Sordo (@UnaiSordo), secretario general de CCOO, en una reciente entrevista con 65Ymás. Para Sordo, “las fórmulas que permiten compatibilizar la jubilación y el trabajo pueden ser interesantes para un determinado perfil de trabajador al que la edad no le suponga un handicap para seguir haciendo su trabajo, pero me parece un tema delicado en un país como España, que tiene la segunda tasa de paro más alta de Europa. Y, además, creo que para el grueso de los trabajadores, el alargamiento de la vida laboral solo es una opción cuando tienen que complementar unas carreras de cotización que se han quedado cortas”.

Jubilación flexible: tan solo 3.663 personas en España.

Se considera como situación de jubilación flexible la posibilidad de compatibilizar, una vez causada, la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial, dentro de los límites de jornada a que se refiere el artículo 12.6 del Estatuto de los Trabajadores. Es una fórmula legal que apenas se utiliza en España, ya que, según los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social(@empleogob), que comanda la ministra en funciones Magdalena Valerio (@mvalerio_gu), en nuestro país existen únicamente 3.663 personas en situación de jubilación flexible, a fecha 30 de junio de 2019. La inmensa mayoría, 3.621 personas, pertenecen al régimen de la Seguridad Social, y solo 42 al Instituto Social de la Marina (ISM).

Según el informe de la OCDE Pensiones de un vistazo 2017, citado por el Ministerio de Trabajo en su Informe Económico-Financiero a los Presupuestos de la Seguridad Social 2019, España es uno de los países en el que menor proporción de trabajadores combinan trabajo y pensión, junto con Grecia, Bélgica y Luxemburgo. Por el contrario, Suecia, Gran Bretaña y Estonia son los miembros de la OCDE que más recurren a la continuidad de la vida laboral entre los trabajadores de mayor edad.   

Una de las causas de la poca aceptación entre los trabajadores españoles de estas fórmulas para compatibilizar pensión y empleo es su desconocimiento, según expone el economista José Antonio Herce (@_Herce), director asociado de Analistas Financieros Internacionales (AFI @Afi_es) y una autoridad en materia de pensiones. Herce lamenta que “la Seguridad Social no publicite estas figuras, que pueden ser muy beneficiosas para el sistema”, y de las cuales, en la práctica, no se informa de las altas que se producen mensual o trimestralmente“.

Requisitos generales.

– Quiénes: Pueden acogerse a este sistema los trabajadores de todos los regímenes de la Seguridad Social, salvo los funcionarios civiles del Estado, de las Fuerzas Armadas y del personal al servicio de la Administración de Justicia. El pensionista de jubilación, antes de empezar a trabajar, debe comunicarlo a la Seguridad Social.

– Cuantía de la pensión: El importe de la prestación se verá minorado en proporción inversa a la reducción de la jornada de trabajo realizada por el pensionista, en relación a la de un trabajador a tiempo completo comparable, según la normativa publicada por el Ministerio de Trabajo. A estos efectos, se entiende por “trabajador a tiempo completo comparable” a un empleado a tiempo completo de la misma empresa y centro de trabajo, con el mismo tipo de contrato y un trabajo idéntico o similar. Si en la compañía no hay ningún trabajador comparable, se considerará la jornada a tiempo completo que figure en el convenio colectivo o, en su defecto, la jornada máxima legal.

– Jornada: A partir del 17-03-2013, el límite de reducción de jornada se sitúa en un mínimo del 25% y un máximo del 50%. Por tanto, el jubilado debe realizar una jornada entre el 75% y 50% de la jornada de trabajo a tiempo completo.

Incompatibilidades y cotización.

– La pensión de jubilación flexible es incompatible con las pensiones de incapacidad permanente que pudieran corresponder por la actividad desarrollada, con posterioridad al reconocimiento de la pensión de jubilación. En cambio, es compatible con las prestaciones de incapacidad temporal o de maternidad, derivadas de la actividad efectuada a tiempo parcial.

– Cotización: Todas las cantidades que el jubilado cotice a la Seguridad Social mientras esté realizando su trabajo a tiempo parcial se tienen en cuenta después para mejorar el importe de su pensión, una vez que el interesado decida cesar en dicho empleo. Es decir, en cuanto la persona que compatibiliza pensión y trabajo comunica a la entidad gestora de la Seguridad Social que ha decidido poner fin a su actividad laboral, pasará a cobrar el importe íntegro de la pensión de jubilación, previo recálculo de su cuantía.

Otro aspecto a tener en cuenta sobre la modalidad de la jubilación flexible es que, durante el tiempo que dure la percepción de la pensión de jubilación flexible, los titulares de la misma mantienen la condición de pensionistas a efectos de reconocimiento y percibo de las prestaciones sanitarias.

Fórmula poco usada en los países de la OCDE.

En términos generales, la jubilación flexible se mantiene en niveles de utilización muy bajos respecto al resto de posibilidades de retiro, y ello sucede en la gran mayoría de los países de la OCDE. En Europa únicamente el 10% de los individuos con edades comprendidas entre 65-69 años combinan trabajo y pensión, de acuerdo al informe Pensiones de un vistazo 2017. Este informe reconoce el esfuerzo que los países han efectuado para potenciar la flexibilización en los sistemas de pensiones, aunque subraya que es necesario mejorar los incentivos para que los interesados sigan trabajando durante más tiempo. Un problema que afecta en gran manera a España, que tiene un acceso muy temprano a la jubilación, menor edad que la mayoría de los países de la OCDE (ver gráfico  inferior), según el análisis comparativo realizado por el organismo internacional.

EDAD EFECTIVA MEDIA DE JUBILACIÓN Y EDAD NORMAL 

Captura de pantalla 2019 07 09 a las 15.57.29
Fuente: OCDE (datos de 2016).

Consejos @CatSeguros para una jubilación relajada.

Aconsejamos la previsión en el ahorro desde una edad de 40 años para ir forjando un capital disponible en la jubilación.

Para disfrutar de una jubilación cómoda (económicamente hablando), sería preciso disponer de un capital de 100.000€ (como mínimo) cuando alcanzamos la edad de jubilación.

Para ello, en @CatSeguros disponemos de los productos idóneos para alcanzar esos objetivos.

En primer lugar:

Alcanzar el objetivo de disponibilidad mínima de un capital de 100.000€ al alcanzar la edad de jubilación. Lo que podemos conseguir iniciando nuestro ahorro personal con uno de los siguientes productos (o varios de ellos combinados):

Podemos combinarlos de la siguiente forma:

En segundo lugar: rescatando esos ahorros de la forma idónea para reducir al máximo el pago de impuestos (I.R.P.F.) por rescate:


Hipotecas inversas para completar las pensiones… aunque sin banco que las venda. @elconfidencial #HipotecaInversa #Pensiones #Jubilacion @CatSeguros #CatSegurosInforma #Actualidad


Los partidarios de este préstamo alegan que es una alternativa al problema de las pensiones en España. Sin embargo, los bancos no las comercializan y la regulación sigue siendo laxa.



El ARTÍCULO (COTIZALIA – El Confidencial 08/Jul/2019):

Los españoles tienen un especial apego por su casa, siendo este su principal activo de ahorro e inversión. El 90% de la población de más de 65 años tiene una vivienda en propiedad. Sin embargo, la pensión media en España se sitúa en los 985 euros —un dato, que, dada la situación demográfica del país, no parece que vaya a ir a mejor—. Ante esta situación, ya son varias las voces que apuntan a las hipotecas inversas como un producto estrella para paliar la austeridad de las jubilaciones futuras. Con todo, el mercado todavía está muy verde: ningún banco español las comercializa y las hipotecas inversas ni siquiera forman parte de la nueva ley hipotecaria.

El Banco de España ya les tiene el ojo echado. Así lo dio a entender hace un par de meses el director general de Economía y Estadística, Óscar Arce, cuando recordó que “España es un país de viudos con pisos muy grandes y rentas muy pequeñas”. Arce señaló que veía un margen “elevadísimo” en el desarrollo de productos de innovación financiera como es el caso de la hipoteca inversa, y así aumentar la liquidez y capacidad de consumo de las personas mayores.

En España solo hay una oferta de hipotecas inversas, que aterrizó el año pasado de la mano de BNI Europe y la consultora especializada Óptima Mayores. Algunas cajas de ahorro ya extintas y bancos como CaixaBank o BBVA ofrecieron hipotecas inversas en su día, pero para 2013 ya había desaparecido la última. Su “muerte” se asocia con el perfil social del producto, muy vinculado por tanto a las cajas de ahorro, así como a su carácter complejo, en un momento en el que productos como las preferentes plagaban los juzgados.

La oferta impulsada por el banco luso consiste en una hipoteca inversa que oscila entre el 26% del total de la tasación cuando el titular es de 65 años y hasta el 46% si el titular tiene 85 años. Los asesores recomiendan que cuanto más tiempo falte para la expiración del préstamo, menos sea este porcentaje —aunque por ley no hay un límite impuesto—. Los tipos de interés, a su vez, se sitúan entre el 5% y el 6% y recae sobre los herederos. En el momento del fallecimiento, los descendientes tienen tres opciones: pagar en el momento la hipoteca y quedarse la vivienda, venderla para asumir el préstamo o, en última instancia, convertir la hipoteca inversa en una normal para afrontar el pago.

Según datos de Óptima Mayores a cierre de 2018, la hipoteca inversa solo está alcanzando al 0,001% de su mercado potencial —un mercado en el que 8 millones de españoles dan el perfil de jubilado con vivienda en propiedad y que, por tanto, podrían beneficiarse del producto—. No obstante, el año pasado solo se firmaron 50 de estos préstamos; en comparación con las 47.081 hipotecas que se cerraron en Reino Unido. Todo esto, explican desde Óptima, con España siendo el único país de la Unión Europea en el que las hipotecas inversas están exentas de la cuota gradual de Actos Jurídicos Documentados, además de gozar de la reducción del 90% de los aranceles registrales y tratamiento de “documento sin cuantía” en el caso de los aranceles notariales.

Ángel Cominges, consejero delegado de Óptima Mayores, cree que esto está cambiando. Según explicó esta semana en un encuentro con medios, ve esperanza en las informaciones de que Bankinter y Caser estén ultimando acuerdos para comercializar este tipo de productos en España. Con todo, asegura que la asesora está contactando con bancos y demás entidades financieras para animar a que estos entren en el mercado de las hipotecas inversas. “Tenemos lista de espera para contratar este producto, por lo que resulta crucial aumentar los acuerdos con bancos y aseguradoras”, considera Cominges.

Desde la auditoria Cominges percibe cierto prejuicio por parte de la gente. “Las personas creen que con este producto les van a quitar sus casas; pero no es verdad, con una hipoteca inversa el cliente continúa siendo propietario de su hogar y viviendo en ella hasta su fallecimiento, pudiendo amortizar la deuda cuando quiera”, explica el directivo. “La sencillez del producto junto a la intervención obligatoria de un asesor independiente diluye el riesgo reputacional, abriendo un horizonte muy próspero y esperanzador para la Hipoteca Inversa”, matiza Óptima Mayores en el libro blanco distribuido esta semana.

Faltan los cimientos… (siga leyendo aquí).


@CatSeguros, las hipotecas inversas, las noticias incompletas y el Comentario By ©® Niklauss.

No siempre debemos aceptar las noticias tal cual nos llegan: en @CatSeguros seguimos teniendo disponibles las Hipotecas Inversas, sin interrupcion, desde antes de esta gran recesión iniciada en el verano de 2017.

Si bien no es aquel producto que, al parecer, más atraiga comercializar en el Sector Financiero (a nosotr@s sí nos gusta, dado que es una solución a situaciones económicas familiares complejas); nadie puede decir “En España solo hay una oferta de hipotecas inversas, que aterrizó el año pasado de la mano de BNI Europe y la consultora especializada Óptima Mayores”: en @CatSeguros seguimos teniendo disponible este producto, de la mano de Seguros Catalana Occidente y Seguros Bilbao (ambas compañías pertenecientes al Grupo Asegurador Catalana Occidente): disponible, incluso, durante lo que ha sido (probablemente siga siendo) una crisis y recesión feroces; sometido a un análisis exhaustivo previo de riesgos; y que ha servido (y sirve) de solución a muchas familias que se han visto en situaciones económicamente críticas.

Les dejamos aquí el enlace de Solicitud de Estudio de HIPOTECA INVERSA:


AHORRO Y CONSUMO: Los jubilados vuelven a contratar hipotecas inversas para completar su pensión. @elmundoes #Ahorro #Consumo #HipotecaInversa #Noticias #Actualidad #Jubilados #Pensiones @CatSeguros #Economia #Finanzas #Sociedad #CatSegurosInforma


Este producto, que dejó de comercializarse en 2013 en España, volvió hace seis meses al país y desde entonces se han cerrado operaciones por valor de 15 millones de euros



La NOTICIA (Enlace al artículo completo).

Las hipotecas inversas fueron un producto desterrado de España en 2013, cuando BBVA dejó de comercializarlas por su escasa por la falta de demanda pero, también, por sus condiciones de producto financiero empleado durante los años de la burbuja y que, irremediablemente, llevaban a pensar en otros inversiones complejas las preferentes.

Sin embargo, hace medio año este tipo de contrato reservado a mayores de 65 años con una casa en propiedad volvió a estar presente en el país, y desde entonces se han cerrado operaciones por valor de 15 millones de euros. Los datos los ofrece Óptima Mayores, consultora que cerró un acuerdo con el banco portugués BNI para lanzar este producto, que a su vez se comprometió a aportar hasta 25 millones de euros anuales para la contratación de este tipo de hipotecas.

El importe medio prestado por operación ha sido de 180.000 euros, la edad media de las personas que han formalizado hipotecas inversas ha sido de 77 años, en el 38% de los casos los suscriptores han sido mujeres, hombres en el 14% de los casos y el 48% han sido matrimonios. En Madrid se han formalizado el 38% de las operaciones, el 28% en Barcelona, el 12 % en Valencia y el 22% en el resto de España”, añaden. Los datos, por lo tanto, son todavía relativamente modestos, y muy centrados en jubilados o pensionistas residentes en grandes ciudades y que poseen inmuebles con un valor que, en muchos casos, superan el medio millón de euros.

Sin embargo, el propio Banco de España considera que la hipoteca inversa es una buena opción para completar las jubilaciones o pensiones, y así lo ha puesto de manifiesto en más de una ocasión. Este mismo mes, el director general de Economía y Estadística del organismo, Óscar Arce, señalaba en el Foro CEU Empresa celebrado en Valencia que “la innovación financiera puede contribuir a reforzar el tercer pilar, aumentando el atractivo ahorrador (mayor eficiencia) y favoreciendo la conversión de activos ilíquidos en liquidez, como por ejemplo a través de hipotecas inversas“. Y en marzo, el mismo Arce subrayó que “España es un país con viudos con pisos muy grandes y rentas muy pequeñas”, lo que ofrece un “elevadísimo” margen de desarrollo en este tipo de productos.

El organismo que dirige Pablo Hernández de Cos siempre ha advertido, ante las promesas de los políticos, de que el sistema de la Seguridad Social no está en disposición de soportar el incremento de gasto que supondría ligar las pensiones al IPC de forma indefinida. Esto, unido a que los inmuebles son una de las principales inversiones de los ciudadanos, ha provocado que en más de una ocasión haya recomendado aprovechar estos bienes, y en esa recomendación se enmarca la posibilidad de contratar una hipoteca inversa.

CONDICIONES DE ACCESO

Cualquier mayor de 65 años con una vivienda urbana de un valor mínimo de 150.000 euros puede optar a una hipoteca inversa“, explican desde Óptima Mayores, a lo que añaden que en España “hay 8.000.000 de personas” que superan esas edad y cuentan con una vivienda en propiedad. “Los mayores de 65 años en España acumulan un ahorro de 600.000 millones de euros en vivienda frente a los 120.000 ahorrados en Planes de Pensiones por el total de la población”.

Las cantidades se pueden percibir en forma de un importe único al inicio, en forma de mensualidades, o una combinación, es decir, una cantidad al inicio más una mensualidad y el cliente mantiene la propiedad y el uso de la vivienda en todo momento. Además, añade esta consultora, “es un producto regulado por la Ley 41/2007 para promover el desarrollo de un mercado de hipotecas inversas que permitan a los mayores utilizar parte de su patrimonio inmobiliario para aumentar su renta”. Pero la realidad, al menos por ahora, es que buena parte de la sociedad desconoce este tipo de productos y que, a pesar de los esfuerzos del propio Banco de España, todavía siguen evocando a momentos de crisis económica y a malas prácticas financieras.


SI ESTÁS JUBILADO, O BIEN, ESTÁS CERCA DE TU JUBILACIÓN, DISPÓN DE NUESTRA HIPOTECA INVERSA PARA SEGUIR VIVIENDO CON DIGNIDAD


Nuestra Opinión vía @CatSeguros ©® Niklauss.

Cuando los jubilados se ven obligados a hipotecar su vivienda (que es su gran patrimonio heredable para sus hij@s y niet@s) debemos verlo como el semáforo de un cruce de calzadas que se pone en colo ámbar.

Con ello no pretendemos dar a entender que la Hipoteca Inversa es un mal producto; ¡ni mucho menos!. Nosotros mismos comercializamos este producto y consideramos que es una muy buena solución a situaciones de precariedad económica familiar. Aunque, ¡claro está!, para ello se debe disponer de una vivienda en propiedad.

Lo que queremos indicar es que, “si una sociedad vuelve a mostrar esa cara de la moneda, en la que sus ciudadanos deben des-invertir (recordemos que contratar una Hipoteca Inversa implica vender el patrimonio personal a cambio de una renta mensual), ello es síntoma de que la economía de esa sociedad NO FUNCIONA BIEN”.

Cuando una Economía funciona bien, sus integrantes no precisan de la des-inversión para vivir con dignidad.

… RECORDEMOS … que nuestros jubilados son, para muchas familias actuales, el sostén de hij@s y niet@s: cuando falten ¿de qué dispondrán ést@s si sus patriarcas se vieron obligados a des-invertir?.


Expulsados de la empresa por edad cueste lo que cueste. @el_pais #ElPaisDD #Pensiones #Actualidad #Economia #Finanzas #Noticias #Sociedad @CatSeguros #CatSegurosInforma

Las empresas activan los despidos de mayores de 50 años y aceleran las jubilaciones a pesar del castigado sistema de pensiones.

La NOTICIA (Enlace al artículo original).

La edad no perdona. Así de crudo es el mercado laboral español, del que los mayores de 50 años son expulsados sin piedad, aumentando las cifras del paro de larga duración. Aunque en los últimos tiempos el colectivo de más de 45 años ha reducido su peso en el desempleo de 1,9 a 1,6 millones de personas, lo cierto es que su evolución sigue siendo mucho peor que la del conjunto de la población (mejora el 14,7% frente al 23,3% nacional) y se deja notar en la ocupación. Ahora la situación pinta peor que hace unos meses porque vuelven los expedientes de regulación de empleo (ERE), las prejubilaciones, desvincu­laciones y bajas incentivadas, que tienen como claro foco a los más veteranos de las plantillas. De hecho, Gonzalo Pino, secretario de política sindical de UGT, está seguro de que 2019 registrará un aumento de las cifras del año precedente.

Banco Santander anunció la semana pasada que despediría a 3.713 empleados a través de un ERE, un par de semanas después de que Caixabank presentase el suyo para 2.023 personas, o de que Dia, Nissan, Supersol, Vodafone, Bayer o Adolfo Domínguez hiciesen lo propio, sumándose así a organizaciones como Iberia que mantienen abiertos los suyos. Otras empresas, como Naturgy, El Corte Inglés, las farmacéuticas Merck o Pfizer, o Inditex, prefieren poner en marcha despidos voluntarios negociados individualmente. Son solo algunos ejemplos de unos mecanismos que cobran fuerza a medida que las empresas ganan dinero, pueden invertir en reestructuraciones y las ponen sobre la mesa.


Las grandes empresas preparan miles de despidos y azuzan el fantasma de la crisis Financiera, firmas de ‘retail’, de telecomunicaciones… ningún sector se salva de la quema en la oleada de destituciones de los últimos meses.


El escándalo social que levantó el ERE de Coca-Cola en 2014, con boicoteo a la marca incluido y la anulación del Tribunal Supremo, marcó un antes y un después en los despidos de las empresas con beneficios, sostiene Martín Godino, socio director del bufete Sagardoy Abogados, encargado de acometerlo, al igual que la mayoría de los ajustes del sector bancario. Bajaron los expedientes de regulación de empleo y se activaron las bajas voluntarias, indica. Las empresas encontraron otro camino, apoya Braulio Molina, socio de Garrigues: “Las salidas de mutuo acuerdo, donde las indemnizaciones de los trabajadores tributan desde el primer euro, en vez de estar exentos los 180.000 primeros euros como ocurre con los expedientes. No hay desempleo ni se usan fondos públicos y no alertas de que estás haciendo un ERE encubierto”.

Expulsados de la empresa por edad cueste lo que cueste

Ya sucedió durante el último ERE de Telefónica, en 2011, que motivó que el Gobierno introdujese un cambio en la normativa para que las compañías que obtienen ganancias y acometen regulaciones de personal se hagan cargo de las prestaciones del desempleo durante los dos años preceptivos, la denominada “Enmienda Telefónica” (la cual propició también que el siguiente plan de ajuste de la operadora, de 2016 a 2018, se efectuase a través de bajas voluntarias, un total de 4.875). Sin embargo, ahora, una vez superados estos efectos disuasorios, las empresas vuelven a decantarse por los ERE porque son más seguros jurídicamente, según Godino. “Están aumentando los expedientes, pero la causa no es económica. Son recortes para mejorar la productividad. Se sustituye a trabajadores veteranos con sueldos altos por jóvenes más preparados para hacer frente a la digitalización de las empresas y con salarios mucho más bajos”, explica Román Merino, responsable de la consultora de diseño de reestructuraciones Reinforce Consulting.

Pero para evitar la mala imagen pública que castigó a Coca-Cola, están dispuestos a hacerlos “voluntarios” y pagar ingentes cantidades de dinero. El ejemplo más palpable es el de Caixabank, que ha calculado que destinará 890 millones de euros para desprenderse de 2.023 trabajadores fundamentalmente vía prejubilaciones con una edad de corte fijada “en 1965 o antes”. Las fuentes consultadas coinciden en que se trata de un importe altísimo, nunca visto hasta ahora, que supondrá un gasto por persona de 438.000 euros. Para los nacidos después de 1967, es decir, menores de 52 años, la “extinción indemnizada” es de 45 días por año con un mínimo de 3 anualidades y un máximo de 3,5. Otra cantidad también extraordinaria.

En el caso de Banco Santander, el coste por persona se estima en torno a 300.000 euros, es decir, un 30% por debajo del de Caixabank. La entidad presidida por Ana Botín ha ofrecido a los trabajadores afectados un plan de recolocación sine die al que puede incorporarse todo el que quiera. En su ERE anterior, de febrero de 2018, se recolocaron el 73% de los apuntados, presume la entidad. Porque cada vez es más habitual que los despedidos de entre 52 y 57 años deseen seguir en activo. De hecho, el banco que dirige Gonzalo Gortázar retirará incentivos, como el plan de pensiones, a los mayores de 52 años que presten servicios para su competencia.

La banca es el sector que ofrece indemnizaciones más generosas para desprenderse de su personal. Aunque las jubilaciones doradas de los años ochenta y, sobre todo, noventa hayan pasado a mejor vida, estas entidades pagan los finiquitos más jugosos (solo comparables con multinacionales del tamaño de Telefónica, Iberdrola, Endesa, Repsol…). Una forma de acallar las críticas al contentar al personal. Porque, no nos olvidemos, pese a que cada día las grandes empresas dan boleto a sus empleados a una edad más temprana, muchos de sus trabajadores esperan este retiro como agua de mayo dadas sus ventajosas condiciones (perciben entre un 70% y un 100% de su último salario en la mayoría de las ocasiones).

Sin embargo, estas son solo las condiciones de unos pocos, advierte Carlos Bravo, secretario confederal de protección social y políticas públicas de CC OO: los que trabajan en las macroempresas del país. “La mayoría de los trabajadores de más de 50 años son expulsados por las compañías, en el mejor de los casos con una indemnización por despido improcedente. No suelen encontrar trabajo, con lo que enganchan la prestación por desempleo con el subsidio para mayores de 52 años, que ahora ha subido y permite una cotización más alta y, por tanto, que la pensión se resienta menos”.

Estas diferencias producen una España de dos velocidades. Un país desigual que lo mismo que ofrece mayores oportunidades a las familias de rentas altas, también trata mejor a los trabajadores y extrabajadores de las grandes empresas.

En los expedientes de regulación de empleo, las multinacionales se hacen cargo del pago de las prestaciones del paro impuesto por la enmienda Telefónica y del convenio especial con la Seguridad Social con el que el veterano despedido cotizará hasta llegar a la jubilación anticipada (61-63 años). Unos convenios que el Gobierno ha tenido que reforzar recientemente porque las empresas se los saltaban, dejando este puente a la jubilación en manos del particular, que ahora puede denunciar directamente este incumplimiento. Según Braulio Molina, socio del departamento laboral de Garrigues, el convenio puede costar entre 12.000 y 13.000 euros para una base máxima de cotización.

Con los planes de bajas incentivadas, desvinculados de los ERE, las empresas no dan acceso al desempleo y, por tanto, no lo sufragan (en todo caso, lo incluyen en la indemnización) y pueden hacerse cargo (o no) del convenio especial con la Seguridad Social cuando son de mutuo acuerdo. Son sistemas de ajuste de plantilla mucho más caros para las compañías, entre un 30% y un 40% más, según el abogado de Garrigues. Y también para el trabajador, ya que, al ser un despido acordado, no dispone de exención fiscal. Otro de los motivos por los que muchas empresas han sido denunciadas, al igual que sus exempleados, teniendo que pagar las cantidades detraídas al fisco y la multa correspondiente, explica David Díaz, director del departamento laboral de Baker McKenzie, quien también alude a las irregularidades en las prestaciones por desempleo que cometen las organizaciones tratando de que el Estado asuma unos gastos que les corresponden, una infracción grave tanto para ellas como para el trabajador. El coste medio del paro se sitúa en unos 80.000 euros, según CC OO.

“La tendencia de las grandes empresas a expulsar gente mayor de sus plantillas es estructural. Su política no es razonable en una sociedad envejecida, pero suelen pagar el desempleo y las cotizaciones; otra cosa es cuando utilizan los resortes de la Seguridad Social y del Estado. Tenemos que estar atentos a que no consuman recursos públicos”, señala Carlos Bravo.

Porque estos despidos de mayores de 50 años son incompatibles con un sistema de pensiones deficitario, que precisa entre 10.000 y 15.000 euros adicionales cada año, recuerda el profesor de Economía de IESE Business School Javier Díaz-Giménez, como consecuencia del envejecimiento de la población y del aumento de la esperanza de vida.

Es insostenible para España un sistema de pensiones en el que los contribuyentes cada vez son menos y los jubilados más. “Las prejubilaciones y jubilaciones anticipadas ponen en cuestión el mantenimiento del sistema de reparto, en el que cada persona que se retira es un cotizante menos”, agrega Díaz-Giménez. De las altas de jubilación que llegaron a la Seguridad Social en 2018, que crecieron un 6%, el 43% correspondieron a jubilaciones anticipadas. Y durante el primer trimestre de este año ese porcentaje ha subido hasta el 48%.

En el Ministerio de Trabajo carecen de estadísticas sobre prejubilaciones, al ser una figura sin carácter legal, pero UGT calcu­la que al menos 600.000 personas viven en España de estas rentas mensuales que habitualmente estructura una compañía de seguros.

Unos datos que dejan al descubierto el desacoplamiento que existe entre la edad de retiro legal (que este año se sitúa en 65,8 años, siguiendo el camino ascendente que la llevará a colocarse en 67 años en 2027), en tanto que la edad real no llega a los 63. “Hay que acercar la edad legal y la edad efectiva de jubilación”, sostiene Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad del País Vasco, consciente de la urgencia de la reforma de las pensiones.

Insostenible y desigual

Zubiri considera que si aumenta la esperanza de vida (hoy, en 83 años de media), envejece la población ocupada (el Instituto Nacional de Estadística estima que dentro de 15 años habrá 12,3 millones de mayores de 64 años, 3,4 millones más que en la actualidad) y hay menos cotizantes para pagar las pensiones, no es razonable que la gente se retire anticipadamente para disfrutar de su ocio. El catedrático es partidario de eliminar, o cuando menos limitar, las jubilaciones anteriores a la edad legal. Y cree que las prejubilaciones deben seguir el mismo camino, ya que “se usan para abaratar los costes de los despidos utilizando mecanismos de sostenibilidad pública. Suponen que se destruya empleo a costa del contribuyente”, advierte. Aunque se piense que es un negocio con el que aparentemente nadie pierde, no es verdad, el saldo neto es negativo para la sociedad, prosigue. “La edad de jubilación debería ser igual para todos. ¿Por qué vamos a permitir que la gente se retire antes en un sistema de reparto?”, se pregunta. Y alude a la inequidad de estos mecanismos que permiten a algunos elegidos beneficiarse de una pensión más alta de una forma más barata.

Ninguna de las fuentes consultadas piensa que el país pueda permitirse jubilaciones tan tempranas. De hecho, es uno de los caballos de batalla con los que la OCDE y la Comisión Europea critican sistemáticamente a España, cuyos últimos Gobiernos han tratado de elevar la edad de jubilación a 67 años, al tiempo que permitían las retiradas anticipadas, que también intentan desincentivar sin demasiado éxito. “Debiéramos ser capaces de construir esquemas que no desanimen a la gente a seguir activa con 52 o 55 años, unos cortes de edad que me inquietan. Poder extinguir la prejubilación temporalmente mientras se trabaja para luego poder reengancharse a ella”, propone Ignacio García-Perrote, director del departamento laboral de Uría Menéndez, consciente de que los despidos de los veteranos no han contribuido a generar empleo entre los jóvenes como se planteaba.

“No se puede sorber y soplar al mismo tiempo”, dice José María Martínez, secretario general de la Federación de Servicios de CC OO. “Queremos que la gente trabaje hasta los 67 años, pero las empresas no la aguantan hasta esas edades. Un sistema de reparto no se sostiene así, sino invirtiendo en el Estado de bienestar, al que España destina un 11% del PIB frente al 14% europeo”.

Aunque es el propio Martínez quien advierte de que las reestructuraciones de plantilla que desde 2008 han destruido cerca de 125.000 trabajos en el sector bancario (que ha hecho muchos despidos y poco por generar empleabilidad entre sus empleados, según Susana Marcos, socia de la consultora de recursos humanos PeopleMatters), ahora van a llegar al sector servicios, que no ha tenido expedientes de regulación de empleo derivados de la digitalización.

Entre los próximos dos y cuatro años se producirán con intensidad, prevé el representante sindical, mientras recuerda que las cadenas de supermercados y grandes superficies no cuentan ni con los mismos recursos de la banca ni ofrecen los mismos sueldos. Es decir, tienen menos posibilidades de despedir a sus plantillas veteranas con las medidas menos traumáticas que representan prejubilaciones y bajas incentivadas. Ya se ve en el ERE de Dia. De los 1.708 afectados, solo 40 saldrán vía prejubilaciones. Y en Supersol, con cerca de 300 afectados, no ha habido ninguna.

Mientras todo esto sucede, en esa España de dos velocidades en la que se benefician siempre los mismos, según Marcos, surgen iniciativas para ofrecer salidas a los veteranos despedidos que necesitan completar su indemnización como 50Pro, una organización que forma en emprendimiento a este colectivo en un curso exprés de tres meses del que buena parte de los alumnos salen como autónomos o con una empresa bajo el brazo.

Reengancharse

“Las multinacionales ofrecen salidas económicas razonablemente buenas a los mayores de 50, pero los expulsados de otras empresas o complementan sus indemnizaciones, o lo pasan francamente mal porque no encuentran trabajo”, explica su responsable, Carlos Molina, quien acaba de ser contratado por Vodafone para impartir este curso entre 400 de sus 1.000 despedidos.

Cada vez hay menos miedo a dar el paso de trabajar por cuenta propia, apoya Román Merino, sobre todo entre quienes tienen entre 50 y 58 años. Antonio Miranda, prejubilado de Repsol y alumno de 50Pro, lo ha hecho. Es consultor. Y es otra de las personas consultadas que considera que el sistema español de retiros tempranos es absurdo. “En realidad, mi ERE no lo paga Repsol, que hace una provisión de fondos un año, con lo que obtiene menos resultados y, por tanto, paga menos a Hacienda. Y rebaja sus costes fijos con gente más barata por la que abona cotizaciones inferiores. No tiene sentido. No puede ser que la gente se vaya tan joven a la calle, y menos ahora que no hay obras para visitar y distraerse como un jubilado”, dice con ironía.


Asunción Larrinaga.
Asunción Larrinaga. INMA FLORES

“No volvería a trabajar ni aunque me nombrasen directora general”

Asunción Larrinaga


Asun Larrinaga salió hace seis años de Telefónica. La pilló por sorpresa. A los 54 años, fue llamada por recursos humanos para apuntarse a un plan de desvinculaciones voluntarias. Y pensó que era el momento de hacer algo diferente con su vida tras 24 años en la compañía. “Al principio fue traumático. Te sientes mayor, fuera del sistema… Tuve un par de años raros”, recuerda. Entonces le encargaron un proyecto mal pagado que le permitió salir del horror vacui que sentía, acostumbrada a una intensa vida laboral en un equipo en el que estaba a gusto y con un buen sueldo. Luego se animó a emprender, dedicando tiempo y dinero a un portal de Internet que le hizo verse tan metida en el trabajo, enviando correos electrónicos por la noche, que le devolvió a sus tiempos de Telefónica y pensó que se estaba equivocando, que había decidido cambiar de vida. Tuvo que echar cuentas, pues los incentivos anuales de Telefónica ya no llegaban y le tocaba hacerse cargo de gastos como el seguro médico o el plan de pensiones que antes sufragaba la operadora. “Entonces piensas en vivir de otra manera. Y te acuerdas de que en algún momento quisiste estudiar Filosofía”, explica. Se apuntó por la UNED y ahora cree que es la mejor decisión que ha tomado en la vida. Hace deporte, cuida de su madre y de vez en cuando se puede permitir ayudar a gente que lo necesita. “He estado en Perú, he hecho el Camino de Santiago… y ahora no volvería a trabajar en una empresa ni aunque me nombrasen directora general. La libertad y la capacidad de pensar que tengo no la cambio por nada”. Larrinaga dice que no tiene tiempo para aburrirse, y aunque salió conservando el 60% de su sueldo, “hay cosas en las que no tienes que invertir, como la ropa, y aprendes a vivir con menos”. Ella paga su cotización a la Seguridad Social y se ha comprado un pisito en Badajoz, donde nació, que tiene alquilado. Y hace una oda a la filosofía, que es muy terapéutica, mucho más que el yoga, dice.


Antonio Miranda, prejubilado de Repsol.
Antonio Miranda, prejubilado de Repsol. INMA FLORES

“No puedes pedirles esfuerzo a tus hijos si tú solo te dedicas a pasear”

Antonio Miranda


Ocurrió en 2017. Con el ERE de Repsol. A sus 56 años recién cumplidos, Antonio Miranda se topó con el corte de edad que había decidido la petrolera para las prejubilaciones. “No quería irme, pero habría sido injusto quedarme. Las condiciones que ofrece una empresa grande son excepcionales, un privilegio”, sostiene. Era el 80% del sueldo neto hasta la jubilación anticipada como jefe de un departamento con 25 personas. “Al principio tienes mucho dinero, pero luego piensas que no puedes decirles a tus hijos, de 16 y 18 años, que se esfuercen mientras ven cómo su padre se dedica a pasear”. Sintiéndose joven y con ganas de seguir haciendo tareas que le gustan, Miranda decidió ofrecer sus servicios expertos, pidió garantías de que podía seguir trabajando ante las miradas extrañadas de los sindicatos o de los empleados de la Seguridad Social, rememora. Como muchos otros prejubilados, optó por la consultoría. Sabe de gestión de proyectos, de riesgos y de presupuestos. “Llevo toda la vida trabajando en eso y puedo ayudar a las empresas a decidir cuál es el proyecto correcto”. Su planteamiento, como buen planificador, es conseguir en cuatro o cinco años como autónomo el 35% o 40% del salario que hubiera cobrado hasta la jubilación con 65 de haber seguido en Repsol. “El objetivo inicial era material; sin embargo, ahora lo más importante es ver que puedo seguir aportando en el terreno profesional”, explica. Miranda ha conseguido desde entonces cinco proyectos y se queja de que “la carga de trabajo, cuando funcionas de esta manera, no es previsible ni se puede controlar, con lo que te das atracones de septiembre a febrero y luego paras”. Tiene la oficina en su casa y en el primer año superó los objetivos de facturación que se había propuesto. “Este año va peor”, dice. Pero no se rinde y se ha embarcado en otra iniciativa con otros cuatro veteranos en similar situación: montar una agrupación para asistir y formar a medianas empresas en gestión de proyectos. De los 1.034 “desvinculados” en España de la petrolera al mismo tiempo que él, estima que una cuarta parte quería trabajar.


Carlos Rodríguez, emprendedor de 53 años.
Carlos Rodríguez, emprendedor de 53 años. INMA FLORES

“Con 50 años es difícil que te contraten. He emprendido por necesidad”

Carlos Rodríguez


Carlos Rodríguez, de 53 años, salió hace casi dos de Ges Seguros, donde era director financiero. Destinó tres meses a recobrar fuerzas. No podía permitirse el lujo de dejar de trabajar con cuatro hijos. Mandó currículos, tiró de contactos. Pero nada. La edad pesaba. “Entonces decidí que tenía que articular un plan alternativo porque a partir de los 50 es difícil que te contraten”, señala. Encontró 50Pro, una firma que imparte formación para el emprendimiento de mayores de 50 años, y se lanzó de cabeza. “Tenía claro que el curso, eminentemente práctico, era una solución real para mí. Que la idea de negocio que diseñara en él sería para ponerla en práctica”. Rodríguez conoció a un emprendedor con 20 años de experiencia, Raúl Mata, y se lanzó a poner en marcha la idea que tenía en mente: Truekeling, una plataforma de trueque multilateral, lo llama. Una web de intercambio de bienes y servicios entre empresas. “El punto crítico de las pymes es la gestión de tesorería. Con esta red de empresas y autónomos, que sometemos a filtros, les ayudamos a cerrar sus operaciones pagando mediante trueque y con una parte de dinero, con lo que la liquidez apenas se toca”, explica. La empresa puede dar desde soporte contable hasta proveer de suministros, servicios de mensajería, gestión de viajes, marketing digital y un largo etcétera. Truekeling cobra un 3% del intercambio repartido a partes iguales entre pyme y proveedor. La herramienta estará disponible este mes. Rodríguez y Mata han invertido 100.000 euros para ponerla en marcha, cifra que esperan rentabilizar a finales de este año o principios de 2020. La facturación que proyectan para 2019 superará los 70.000 euros, que se multiplicarán por tres al siguiente ejercicio. “La desaceleración económica actual puede ser un trampolín para nuestro negocio”, dice este exdirectivo, que por ahora tendrá que conformarse con ganar la mitad del sueldo que percibía en 2017. Y posiblemente en dos ejercicios pueda alcanzar su punto de partida como “emprendedor por necesidad”.


PLANES DE AHORROS ………. PLANES DE PENSIONES


La FUENTE.

José R. Duque • 1erINTERNATIONAL 45+EXPERIENCE 5.01 día • INTERNATIONAL 45+EXPERIENCE 5.0 – Caiga quien caiga


El COMENTARIO de nuestro Comentarista.

★Luis NICOLÁS CENTELLES.

Todavía habrá quien crea que “nuestra” economía y mercado de trabajo no tiene problemas muy serios de fondo y de gran calado.

Uno de ellos: l@s joven@s no encuentran empleo serio (por lo general), es decir, digno, hasta los 25. Y, el mercado se desprende de las personas empleadas a partir de los 50. Suponiendo que durante ese periodo laboral siempre haya estado emplead@ (lo que es mucho suponer), eso arroja una Vida Laboral cotizada de 25 años. Lo que corresponderá al mínimo de pensión por jubilación.

¿No creen que es un “sistema” premeditado?

Las empresas están conformadas por personas.

Por tanto, algo falla: ¿personas que no respetan a personas?

¡Algo falla! Y, francamente, es de muy profundo calado.