El ahorro de los hogares en España se hunde y es ya un 60% más bajo que en Europa. @elconfidencial #Ahorro #Sociedad #Economia #Finanzas #Seguros #Hipotecas #Deuda #DeudaPublica #DeudaPrivada @CatSeguros #Noticias #CatSegurosInforma


La tasa de ahorro se ha hundido por debajo del nivel que provocó la crisis. El consumo y la inversión en vivienda ya superan la renta total de las familias y España vuelve a aumentar su deuda


ComprasIphone20190412

Colas multitudinarias en Madrid para comprar un iPhone X. (EFE)

La NOTICIA (Enlace directo al artículo original).

España es uno de los países que mejor han soportado la desaceleración económica de los últimos trimestres. Sorprendentemente, el parón de Europa no ha pasado factura a España. La fortaleza del país no tiene ningún truco, sino que responde al buen comportamiento de la demanda interna, que ha contrarrestado el deterioro del sector exterior. Sin duda, se trata de una gran noticia, pero enmascara un dato peligroso: el hundimiento de la tasa de ahorro de los hogares. En 2018, la tasa de ahorro (renta menos consumo) cayó hasta el 4,9%, el segundo dato más bajo de la eurozona, solo por delante de Portugal.

ElAhorroSeHundeEnEspaña20190412

Las familias gastaron 741.000 millones de euros en 2018 en consumo e inversión en vivienda, esto es, casi 8.000 millones más que sus ingresos, como muestran los datos publicados el jueves por Eurostat. Esto significa que las familias gastan toda la renta que perciben y un poco más. Una situación que evidencia la gran confianza que tienen los ciudadanos en la evolución de la economía y que los distintos gobiernos se han encargado de incentivar para no afectar al crecimiento del país. Ocurre, por tanto, que mientras Europa está desacelerando y sus hogares empiezan a elevar el ahorro para mantener una posición financiera cómoda, en España las familias vuelven a endeudarse.


 

Si se suman el consumo y la inversión en vivienda, los hogares españoles tuvieron una necesidad de financiación equivalente al 1,09% de su renta disponible, justo lo contrario que en la eurozona, donde tuvieron una capacidad de financiación del 3,12%.

FinEtapaDeAhorrar20190412La última vez que los hogares españoles gastaron por encima de su renta fue durante la burbuja inmobiliaria. En esos años de descontrol económico, los hogares confiaban tanto en el futuro que gastaban de forma indiscriminada, lo que cebó una burbuja de deuda (y de precios) que acabó provocando la mayor crisis en casi un siglo. En esta ocasión, el gasto es diferente: antes tenía un peso muy superior la inversión en vivienda (que llegó a superar el 15%, lo que contrasta con el 6% actual), pero ahora el gasto es básicamente consumo.

La tasa de ahorro, que es el porcentaje de la renta que no se consume, ha caído hasta el 4,9% en 2018, el dato más bajo nunca registrado

 

La tasa de ahorro, que es el porcentaje de la renta que no se consume, cayó hasta el 4,9% en 2018, el dato más bajo nunca registrado. Ni siquiera durante los años de ‘orgía económica’ de la burbuja. Esto significa que los hogares gastan y, después, no tienen ningún activo que soporte sus cuentas (aunque durante la burbuja adquirieron activos sobrevalorados cuyo precio se hundió posteriormente).

Lo que muestran estos datos es que los hogares están exprimiendo cada euro nuevo de renta para elevar su consumo. Esto alimenta la demanda interna y la creación de empleo, pero este círculo virtuoso pende de un hilo muy fino. Si la confianza de los hogares se deteriora y empiezan a ahorrar, el consumo se ralentizará, de modo que se perderá el gran motor de crecimiento del PIB.

[El consumo público está ya en máximos históricos con 222.500 millones]

En muchas ocasiones, se ha comparado la escasa tasa de ahorro de España con la baja renta disponible de los hogares. Es cierto que a mayor renta, mayores posibilidades hay de ahorrar, pero la realidad muestra que la tasa de ahorro depende básicamente de la confianza de los hogares. Por ejemplo, al inicio de la crisis, se disparó el ahorro de las familias, llegando incluso a superar al de la eurozona. No tenían más renta, pero ahorraban todo lo que podían por temor al futuro. Ahora ocurre justo lo contrario, la renta de los hogares crece, pero incluso avanza más rápido su consumo e inversión.

¿Y si viene una crisis?

En el año 2008, la tasa de ahorro de los hogares había caído hasta mínimos históricos. El optimismo de las familias era total y los signos que apuntaban a una crisis eran ignorados. En buena medida, con la ayuda de los poderes públicos, que se empeñaban en trasladar que todo iba bien. Como ocurre habitualmente, la economía española lleva un ciclo retrasado respecto a los países punteros, por lo tanto, cuando estalló la crisis, el país todavía estaba en mitad de la burbuja.

En Europa, la tasa de ahorro de los hogares comenzó a repuntar a finales de 2017 y durante todo el año 2018 siguió aumentando. El resultado es que las familias de la eurozona ahorran un 12,1% de su renta, mientras que en España apenas ahorran el 4,9%, un 60% menos. Sin duda, este comportamiento de las familias europeas contribuye a la ralentización de sus economías, pero también permite a los hogares mejorar su situación financiera ante una eventual crisis futura.

En España, por el contrario, los hogares ya han dejado de desapalancarse y vuelven a aumentar su deuda. Según los últimos datos del Banco de España, correspondientes al tercer trimestre de 2018, el montante de la deuda de los hogares se sitúa en 712.900 millones de euros, 800 millones más que hace un año. Si bien el incremento del pasivo todavía es muy limitado, el cambio de tendencia muestra claramente que las familias han vuelto a tirar de crédito para mantener su nivel de vida.

FinDesapalancamiento20190412No solo eso: los hogares han tenido una importante inyección de renta procedente de transferencias del Estado que aumentan el déficit estructuralde las administraciones públicas. Por ejemplo, la subida de las pensiones o del salario de los funcionarios aumenta la renta disponible de las familias y maquilla la tasa de ahorro de los hogares. Esto significa, básicamente, que se está financiando con déficit público el incremento del consumo y la inversión de las familias. En resumen: se está financiando crecimiento presente con crecimiento futuro.

En España, solo las empresas siguen reduciendo su deuda, el resto, hogares y administraciones públicas, sigue ampliando su pasivo

En España, solo las empresas siguen reduciendo el montante de su deuda, y lo hacen a costa de limitar su inversión. El resto, hogares y administraciones públicas, sigue ampliando su pasivo. El resultado es que el conjunto del país ha vuelto a aumentar su deuda. En el último año, ha crecido en 18.800 millones de euros, según los datos del Banco de España, la mayor alza desde 2012, cuando el déficit público todavía estaba desbocado.

De esta manera, el país ha culminado ya su desapalancamiento en medio del optimismo generalizado por el crecimiento económico. Sin embargo, la duda es, ¿cuánto tiempo más durará la bonanza económica? Y, lo que es más importante, ¿volverá el ahorro antes de que la próxima crisis llegue y pille a España con un nivel de endeudamiento muy elevado?


La Fuente y su Comentario.

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 10:05 p. m. on sáb., abr. 06, 2019:
Más recurso al crédito + Menos ahorro = https://t.co/NTQYJ7BBhI
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1114620254964072449?s=09)


El Comentario de nuestro Comentarista.

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 11:55 p. m. on dom., abr. 07, 2019:
Bueno, …, ese 10% d la población (q tiene en su poder el 80% d la riqueza mundial) tienen la llave para salir d esta “coyuntura”.
Hay dos direcciones:
1- Fracasar y repetir la historia humana d siempre.
2- Evolucionar como especie a algo mucho más amplio para lo q fue creada.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1115010340239048704?s=09)


El CONSEJO de @CatSeguros.

Cuanto antes empieces tu propio ahorro, a modo de apoyo a tu propia pensión futura, al estilo “austríaco”, en mejores condiciones financieras llegarás a tu jubilación. Si quieres aprovechar los métodos de ahorro que disponemos en @CatSeguros, sólo tienes que solicitárnoslo pulsando en alguno de los siguientes iconos e indicándonos tus deseos y necesidades:

IconoCatSeguros201808Agosto_05_Ahorros2 IconoCatSeguros201808Agosto_17PatrimoniosRentasCuentaCliente2 IconoCatSeguros201808Agosto_13_FondosDeInversion2


 

Anuncios

¿Y SI NO HUBIERA FÚTBOL? ¿QUÉ PASARÍA? @elpais_deportes #Futbol #Negocios #Economia #Finanzas #Noticias #Sociedad @CatSeguros #CatSegurosInforma


El fútbol español ha generado 185.000 puestos de trabajo, su facturación supera los 15.600 millones de euros y su recaudación fiscal, los 4.100 millones. Se ha convertido así en un pilar de la industria del entretenimiento.


La NOTICIA (Enlace al artículo original).

LO QUE APORTA EL FÚTBOL A LA ECONOMÍA

Futbol20190408

PABLO VANDE RUSTEN

Si mañana desapareciera el fútbol, si a alguien se le ocurriera que ya no vale la pena emocionarse con una remontada inolvidable, con un regate de Messi o un cabezazo de Benzema, los jugadores y aficionados no serían los únicos perjudicados. Si mañana desapareciera el fútbol, afectaría a miles de bares, empresas de transporte, hoteles, restaurantes, medios de comunicación o despachos de quinielas. Pequeños y medianos establecimientos que contribuyen a crear, según un informe de PwC, 185.000 empleos vinculados directa o indirectamente con el balón. Jordi Esteve, socio de la consultora y uno de los responsables del estudio, apunta: “El fútbol se ha convertido en una industria”. Una industria cuya facturación es superior a los 15.600 millones de euros, lo que equivale al 1,37% del PIB español, y que genera una recaudación fiscal cercana a los 4.100 millones de euros.

El Benito Villamarín, repleto antes de un partido del Real Betis.El Benito Villamarín, repleto antes de un partido del Real Betis.

Si mañana desapareciera el fútbol, Gregorio Pifarre, de 46 años, tendría que ingeniárselas cada fin de semana para llenar el Casal d’Alfés, el bar restaurante que regenta en ese pueblo de Lleida. “Cuando juega el Barça”, asegura Pifarre, “suelen venir entre 30 y 40 personas”. Un 10% de los cerca de 300 habitantes de este pueblo catalán. Los que siempre están son “los abuelos”, un grupo de 10 amigos de entre 65 y 70 años que siempre ocupa la misma mesa. “Si el partido es entre las 19 y las 21 la demanda crece porque la gente pide platos combinados además de bocadillos”, explica. La especialidad son los cargols a la llauna (un plato típico de caracoles) y el chuletón de medio kilo a la brasa. Los días de fútbol suelen necesitar una persona más para el trabajo. Pifarre afirma que él es uno de los tres madridistas que hay en Alfés. “¡En los Clásicos me voy a la cocina!”, afirma, medio en broma, medio en serio.

Según el informe de PwC, el gasto medio que un aficionado realiza en bares cuando va a ver el fútbol es de 9,9 euros.

El pasado domingo, la afición de la SD Huesca visitó por primera vez el Santiago Bernabéu por un partido de LaLiga Santander. La peña oscense Alcorazados ha viajado a Barcelona, Vitoria, Valencia y Eibar esta temporada, la primera del equipo en la máxima categoría. “Si organizamos un viaje es porque al menos llenamos un autobús de 55 personas”, dice Alberto Pérez, portavoz de la peña. “Un autobús para ir a algún lugar cercano cuesta cerca de 1.000 euros. Para ir a Madrid, alrededor de 1.400”. En esta ocasión, fue el club el que organizó el viaje a la capital para su estreno liguero en el Bernabéu. El plan costó 60 euros con transporte y entrada. “Pero te dejas mucho más en pasar el día. Comer, cenar, beber…”, apunta Pérez. Este año vinieron solo el domingo (el partido fue ese día a las 20.45), pero la temporada pasada, él y un grupo de aficionados pasaron todo el fin de semana en Madrid cuando la SD Huesca visitó al Rayo Vallecano. “Fuimos en AVE, que salió a 80 euros, y alquilamos un apartamento. Todo más caro”, recuerda. “En Madrid a la gente le gusta ir a su rollo”, explica Pérez. “Algunos van a la Plaza Mayor, pero otros a comer a un restaurante especifico”, dice. Eso sí, luego quedan todos en el hotel donde esté el equipo para animarlo.

El día de partido los aficionados que acuden a los partidos fuera de su residencia habitual gastan una media de cerca de 100 euros.

La experiencia de la SD Huesca en la élite también ha revolucionado la ciudad. El área municipal de Turismo ha tenido que reforzarse los fines de semana en los que el equipo juega en casa. “Muchos aficionados se acercan a la oficina a pedir información”, dice Sonia Blanco, jefa de servicio del área. La ciudad se llena de camisetas visitantes incluso los viernes por la mañana, cuando el encuentro es esa noche. “Lo habitual era tener unas 200 personas en un fin de semana normal, sin eventos. Ahora, cuando hay fútbol, se duplican. Contra el Espanyol o el Alavés llegamos a sobrepasar los 500 turistas por día. Para las visitas guiadas por la ciudad hay ocasiones en las que trabajan hasta seis personas porque tenemos que hacer varios grupos desde el viernes hasta el domingo”, asegura.

Aficionados de la SD Huesca antes del primer partido de LaLiga Santander en casa ante el Rayo Vallecano en septiembre de 2017.Aficionados de la SD Huesca antes del primer partido de LaLiga Santander en casa ante el Rayo Vallecano en septiembre de 2017. LALIGA

Televisión de pago, bares, transporte, hostelería… En solo dos historias de personas que consumen fútbol se mezclan varios sectores. Precisamente de eso trata este informe que PwC confeccionó en tres meses con datos de la temporada 2016/2017, de mostrar “cómo una empresa en particular, una actividad o un sector puede afectar al conjunto de la economía”, indica Esteve.

PwC estudia cuatro tipos de impacto del fútbol en la economía: directo, indirecto, tractor e inducido. El primero se refiere a la actividad de los clubes, “que hoy son como grandes empresas”, y al empleo que generan directamente. Según el estudio, el impacto directo del fútbol genera 3.010 millones de euros a la producción nacional. “El fútbol mueve cada vez más dinero, alcanza con mirar los presupuestos de los equipos, pero también su huella es cada vez más alta”, sostiene Esteve.

Un hombre pinta las líneas del estadio de Ipurua, el de la SD Eibar.Un hombre pinta las líneas del estadio de Ipurua, el de la SD Eibar. LALIGA

El indirecto es aquel impacto sobre la cadena de suministro. Es decir, los proveedores de los equipos y de LaLiga. Y los proveedores de proveedores. La seguridad del campo, las obras las empresas de mantenimiento del césped como Royal Verd o una compañía que le vende a Royal Verd productos sanitarios para el tratamiento de las enfermedades que pueden atacar al terreno de juego forman parte de este grupo. El fútbol contribuye indirectamente al equivalente a 5.594 millones de euros sobre la economía nacional.

En este grupo, el de los proveedores, la televisión juega un papel fundamental. Todas las semanas 17 personas de Mediapro coordinan minuciosamente la producción de los 21 partidos de LaLiga Santander y de LaLiga 1|2|3. Pablo Ruiz, responsable de este equipo, apunta: “Tenemos entre 30 y 40 trabajadores en cada partido”. Ruiz y su equipo son el centro de producción de todos los encuentros. Coordinan desde las acreditaciones para las televisiones hasta la posición de las vallas para proteger a las unidades móviles. “Somos el punto de contacto entre todas las empresas que participan en el proceso: vehículos, seguridad, cámaras, clientes internacionales…”.

La televisión de pago factura más de 1.800 millones de euros y el 41% de sus abonados no contrataría los paquetes si no incluyeran fútbol.

Presentadores, cámaras, productores y fotógrafos antes de un partido de LaLiga Santander en el Santiago Bernabéu.Presentadores, cámaras, productores y fotógrafos antes de un partido de LaLiga Santander en el Santiago Bernabéu. LALIGA

El bar de Lleida, el Casal d’Alfés, entraría en lo que PwC llama efecto tractor. “Una empresa produce algo que se usa para vender otro tipo de producto”, explica Esteve. “El fútbol es un impulso para el sector de los bares, de los restaurantes, hoteles, televisión, transporte. Ninguno de ellos aparece en las cuentas de los clubes, pero están impactados por ellas”. La cadena de bares Lizarran, extendida por toda España, también refleja este impacto. Sara Vega, su directora de comunicación, señala: “Más de la mitad de nuestros 200 bares emiten con asiduidad partidos de fútbol. Esos días las ventas se incrementan en torno a un 22%”.

Además de en el estadio o en el bar, el consumo del fútbol está muy presente en los hogares. El 58% de los paquetes contratados de televisión de pago incluye el abono de fútbol. “Las televisiones pagan cada vez más por los derechos porque ven que crece el interés por este deporte y quieren captar el negocio”, subraya Esteve.

También se incluye aquí el impacto sobre el sector de los videojuegos. PwC señala que las ventas de títulos de fútbol alcanzaron en la temporada 2016/17 los 217 millones de euros y crearon 5.700 puestos de trabajo. Según la Asociación Española de Videojuegos, de los 10 más vendidos, cuatro eran de fútbol. Y es el único sitio donde se disfrutaría de un regate (virtual) de Messi si el fútbol desapareciera mañana…

EL IMPACTO MÁS SOCIAL

El informe de PwC también toma en consideración distintos factores sociales a los que el fútbol español afecta. LaLiga invierte 62 millones de euros en Responsabilidad Social Corporativa (RSC). “La promoción del fútbol impacta en lo físico, en lo social, en lo motivacional y en lo comunitario”, señala Pablo Bascones, socio de PwC y responsable de sostenibilidad.

Además de los efectos económicos, el fútbol también mejora la salud de las personas y, por ejemplo, reduce gastos sanitarios. También, según el informe, fortalece las relaciones sociales y familiares; recude la intolerancia, el racismo o mejora la vida de grupos vulnerables. El 70 % de los españoles considera que el fútbol influye de forma positiva en la sociedad.


La FUENTE y su comentario.

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 8:07 p. m. on mié., abr. 03, 2019:
A nadie le extraña que una compañía aérea se gaste 100 M en un avión porque es para generar su negocio, pero sí que un club de fútbol se gasta 100 M en un jugador. El avión y el jugador son bienes de capital y los negocios los necesitan. https://t.co/qSkl40YkAE
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1113503313234997249?s=09)


Nuestro COMENTARISTA y su comentario.

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 0:19 a. m. on vie., abr. 05, 2019:
Cuando ese negocio sirve para “mantener al personal distraído” para q, literalmente, no preste atención a lo q realmente está sucediendo, yo considero q ese “negocio” debiera ser retirado: con 100M€ se pueden elaborar muchos negocios sostenibles para eludir 3.ª Fase d la Crisis.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1113929229631217670?s=09)


 

La crueldad del Partido Republicano: “Los demócratas tienen un plan realista para ampliar la atención sanitaria; sus rivales mantienen su yihad” (EL PAIS, 29/Marzo/2019). @elpais_inter #Republicanos #Democratas #Homelesness #HomelessEntrepreneur #Ricos #Pobres #Economia #Finanzas #Politica #Noticias @CatSeguros #CatSegurosInforma

 


La NOTICIA (Enlace al artículo original).

Ya está claro cómo se librará la campaña electoral de 2020. Los republicanos afirmarán, Republicanos20190404falsamente, que los demócratas quieren quitarnos las hamburguesas. Los demócratas afirmarán, honradamente, que los republicanos quieren quitarnos la atención sanitaria.Supongo que veremos qué argumento gana.

El lunes pasado, el Gobierno de Trump adoptó una nueva posición en una demanda judicial acerca de la Ley de Atención Sanitaria Asequible (ACA por sus siglas en inglés), y declaró ante un tribunal federal que ahora apoya la eliminación total de esta ley, que ha permitido acceder a un seguro sanitario a muchos estadounidenses que de otro modo carecerían de él. Nos hacemos una idea bastante buena de qué ocurrirá si esta demanda judicial prospera. En torno a 20 millones de estadounidenses perderían su cobertura sanitaria.

Aunque supuestamente Donald Trump cree que atacando esta ley contenta a sus bases, la mayor devastación se produciría de hecho en estados que apoyaron decididamente a Trump en 2016, al creerse sus promesas de que defendería la sanidad. En Virginia Occidental, por ejemplo, 160.000 personas –11% de los adultos no ancianos– quedarían privadas de su seguro de salud.

Trump y sus defensores afirman que esto no ocurrirá, que van a revelar un gran plan que sustituirá al Obamacare.Pero los republicanos llevan nueve años diciendo eso, desde que se promulgó la ley de Obama, y nunca lo han cumplido. No tienen ningún plan, y nunca lo tendrán. De modo que los republicanos quieren quitarnos la atención sanitaria. Los demócratas, por el contrario, quieren mejorarla y abaratarla, no solo a largo plazo, con alguna clase de reforma sanitaria radical, sino de inmediato.

Al día siguiente del ataque de Trump al Obamacare, los congresistas demócratas presentaban un plan para mejorar esta ley, principalmente ampliando las subvenciones que limitan la parte de la renta que las familias deben dedicar a las primas del seguro. Las familias de rentas más bajas acabarían pagando menos; las de clase media cuya renta está ahora ligeramente por encima del tope para tener acceso a las subvenciones, pero a las que sin embargo el coste del seguro les resulta difícil de asumir, entrarían en el sistema y experimentarían importantes mejoras. No disponemos aún de cálculos sobre cuántos estadounidenses tendrían acceso a cobertura con este plan, pero serían muchos. El plan presentado por la Cámara de Representantes aumentaría el nivel de prestación nacional aproximadamente al de Massachusetts, que disfruta desde 2006 de un plan sanitario más generoso y donde el porcentaje de adultos no ancianos sin seguro médico es una tercera parte de la media nacional. Alcanzar unos resultados similares a los de Massachusetts a escala nacional significaría que aproximadamente 15 millones de personas más tendrían derecho a cobertura; probablemente poco realista, pero un indicativo de lo importante que podría ser este plan.

Todo esto costaría dinero. ¿Qué deberían hacer los demócratas si los republicanos les preguntan cómo tienen pensado pagarlo? La respuesta es: reírse en su cara. El Partido Republicano impuso no hace mucho una rebaja de impuestos que beneficia desproporcionadamente a los ricos, y que costará dos billones de dólares a lo largo de la próxima década, sin ahorros que compensen esa pérdida. La mejora de la atención sanitaria podría pagarse rescindiendo parte de ese gran regalo. Si los republicanos no lo hacen, no es problema de los demócratas. Y si los defensores de esta propuesta están dispuestos a relajarse respecto a la financiación, como deberían hacer, el plan está básicamente listo. Si los demócratas consiguen el Senado y la Casa Blanca el próximo año, podrían convertir el plan en ley y quitar casi de inmediato un gran peso de encima a millones de estadounidenses.

¿Y respecto a las esperanzas progresistas de llevar a cabo una revisión de la sanidad más fundamental? La representante Alexandria Ocasio-Cortez lo ha entendido perfectamente: aunque sigue reclamando sesiones sobre la “Sanidad para todos”, se declaraba “contenta de apoyar cualquier disposición que refuerce el ACA y llene algunas de las lagunas que estamos viendo”. (Hasta el momento, Bernie Sanders se ha negado a respaldar el plan. Esperemos que recapacite). De modo que los demócratas tienen un plan realista para ampliar la atención sanitaria, mientras que los republicanos mantienen su yihad contra el Obamacare. La cuestión es por qué. Al fin y al cabo, hemos pasado de sobra el punto en el que intentar matar el ACA era una estrategia política inteligente aunque cínica. La ley ha ido ganando popularidad desde que Trump llegó a la presidencia. La atención sanitaria fue un asunto clave en las elecciones de mitad de mandato, y el 75% de los electores que la consideraban el asunto más importante votó por los demócratas.

¿Por qué no puede entonces el Partido Republicano cortar por lo sano y aceptar que el Obamacare ha pasado a formar parte de nuestro tejido social? Después de todo, hubo un tiempo en el que personas como Ronald Reagan insistían en que el Medicare (atención sanitaria para personas de más de 65 años o discapacitadas) destruiría la libertad estadounidense; pero hoy en día, los republicanos se presentan como defensores del programa (a pesar de que siguen intentando debilitarlo y privatizarlo en secreto).

Pues bien, los politólogos tienen algunas ideas acerca de las razones por las que los republicanos se niegan a tirar la toalla en el tema de la ACA. Pero, dejando aparte los detalles, los republicanos modernos odian la idea de emplear la política pública para ayudar a los ciudadanos a obtener la atención sanitaria que necesitan, incluso cuando la incapacidad de las personas para acceder a un seguro se debe a afecciones médicas preexistentes sobre las que no tienen control. Si esto les parece cruel es porque lo es, y no hay señales de que esta actitud vaya a cambiar. En el Partido Republicano de hoy, la crueldad con los más vulnerables es una enfermedad preexistente.


La FUENTE y su comentario.

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 0:48 p. m. on dom., mar. 31, 2019:
Recuerden: ‘La economía de USA no funciona porque los ricos no son suficientemente ricos y los pobres no son suficientemente pobres’. Candidato Ronald Reagan en las elecciones de 1979. https://t.co/Fw2iEjWORw
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1112305543983575040?s=09)


El COMENTARIO de respuesta de nuestro comentarista.

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 8:15 a. m. on lun., abr. 01, 2019:
Por ello mismo parece que se dirige a:

https://t.co/Kpwdzrxe4Q
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1112599374696202240?s=09)


 

España camina hacia una sociedad de castas. La igualdad de oportunidades se queda en papel mojado. La crisis rompió el ascensor social y el origen familiar condiciona cada vez más el nivel de ingresos. @elpais_espana @elpais_economia #ElPais #Castas #Crisis #IgualdadDeOportunidades #Sociedad #Ingresos #Economia #Finanzas @CatSeguros #CatSegurosInforma


FuencarralMadrid20190326

Distrito madrileño de Fuencarral, en el barrio Virgen de Begoña, con la zona de negocios conocida como Las Cuatro Torres al fondo. JAIME VILLANUEVA / ATLAS – EL PAIS

La NOTICIA (Enlace al artículo original).

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA VEGA (diario EL PAIS)
Madrid 

“En mis años jóvenes y vulnerables mi padre me dio un consejo sobre el que llevo recapacitando desde entonces. ‘Cuando te sientas con ganas de criticar a alguien —me dijo—, recuerda que en este mundo no todos han tenido las mismas ventajas que tú”. Las líneas iniciales de El Gran Gatsby, la obra maestra de Francis Scott Fitzgerald, escritas hace casi un siglo bajo los ecos y los destellos de la era del jazz, enseñan dos cosas: el mundo es injusto y desigual. Lo fue en los años veinte en Estados Unidos y lo es hoy en España.

El ascensor social —los mecanismos económicos y sociales que permiten a las nuevas generaciones progresar respecto a las anteriores— resulta lento y efectúa eternas paradas. Cualquier español que nazca en una familia con bajos ingresos tarda cuatro generaciones (120 años) en conseguir un nivel de renta medio. Ese es el tiempo suspendido que revela el trabajo ¿Un ascensor social roto? Cómo promover la movilidad social, elaborado por la OCDE. El lapso de tiempo en ascender de clase social en España es inferior a la media de países de esta organización —el ascensor social solo va más rápido en los países nórdicos—, pero hay señales evidentes de que la situación ha empeorado en los últimos años. Tener un buen origen familiar en términos educativos y económicos es casi una garantía de disfrutar de una mejor perspectiva laboral. La Gran Recesión demostró el axioma. “En la crisis, con una formación parecida, sufrieron más quienes procedían de un espacio socioeconómico más bajo. Y la herencia es el futuro. Si tus padres son trabajadores manuales existe un 50% de posibilidades de que tú también lo seas”, comenta Luis Ayala, profesor de Economía de la Universidad Rey Juan Carlos. El azar del nacimiento sentencia a millones de españoles de clase trabajadora a empleos precarios, peor pagados y con menos prestaciones sociales.


Este espacio en el que los hijos son lo que sus padres fueron hiende la prosperidad, limita el crecimiento económico, merma la productividad y el talento se pierde como brasas sobre la nieve. “En una economía de baja movilidad, no solo estamos pagando demasiado por la mano de obra de un grupo de privilegiados, sino que tratamos de prosperar con trabajadores menos cualificados”, advierte David Grusky, director del Centro de Pobreza y Desigualdad de la Universidad de Stanford. “Es igual que alinear un equipo de fútbol ganador bajo la regla de que solo podemos fichar a jugadores de 1,80 metros, cabello castaño, ojos verdes y un 44 de pie. Si, en cambio, permitimos una competencia abierta tendremos grandes deportistas para cada posición”. El símil refleja la mirada del filósofo estadounidense John Rawls. “Quienes poseen los mismos niveles de talento y habilidad, y demuestran idéntico deseo de utilizarlos, deberían tener iguales probabilidades de éxito independientemente de su posición inicial en la sociedad”.

España camina hacia una sociedad de castas

Pero no es así. En España, la movilidad dentro de una misma generación es un ascensor parado. Un trabajador puede desarrollar toda su vida laboral sin saltar al siguiente peldaño. El 66% de los españoles —indica la OCDE— dentro del quintil más bajo (el 20% más pobre) de la escala de ingresos se quedará, ahí, estancado. Un abismo. Pues la media en los países más ricos es del 57%. “El problema no es tanto que el ascensor no funcione, sino que la desigualdad en la renta ha aumentado, lo que aún es peor. Porque tiene, sobre todo, consecuencias en la inversión en capital humano”, alerta Clàudia Canals, economista sénior de CaixaBank Research.

Inequidad creciente

Por desgracia, el capitalismo del siglo XXI resulta inexplicable sin la inequidad. No ha dejado de crecer desde los años noventa. Este descenso a la injusticia ha estancado la movilidad social en las naciones ricas atrapando a millones de familias en la parte baja de la escalera de los ingresos. Un problema vital y un riesgo para todos. “Lo preocupante de una elevada inequidad es que fragmenta la sociedad y provoca un fenómeno de polarización”, narra Branko Milanović, economista y profesor en la Escuela de Políticas Públicas de la Universidad de Maryland. O sea, prende el populismo.

Pero antes de sentir resquebrajarse el tejido político, la escasa movilidad aún tiene fuerzas para demostrar su impacto en la economía y en la vida. “El miedo y la sospecha”, apunta Brian Nolan, profesor de Política Social en la Universidad de Oxford, “es que una mayor desigualdad en los ingresos discurre al mismo tiempo que una menor movilidad”. Es la curva del Gran Gatsby. Un postulado propuesto por el economista Alan Krueger cuando era asesor del expresidente estadounidense Barack Obama. El nombre procede del protagonista de la novela homónima de Fitzgerald. En ella, Jay Gatsby encarna a un enigmático multimillonario famoso por sus ostentosas fiestas. El origen de su fortuna es desconocido, sin embargo, el relato termina revelando el misterio: Gatsby es hijo de unos granjeros pobres. La curva que lleva su nombre relaciona la baja movilidad social con la elevada desigualdad. Es la cinta métrica de la injusticia. “La reducción en España de la inequidad en las capas más bajas de la sociedad ha tenido un frenazo brutal. Ahora los trabajadores menos cualificados reducen su jornada, merman sus ingresos y esto afecta a la educación de sus hijos”, avisa Gonzalo García, experto de mercados de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Esa pérdida, en los primeros años de la vida, define el futuro. “El cuidado y la formación de los niños entre los cero y los cinco años condiciona de forma determinante que mañana puedan tener un buen empleo y un buen salario”, observa el economista.


LOS RICOS, CADA VEZ MÁS RICOS

Los ricos siempre ganan. Cada vez hay más gente acaudalada en el mundo y cada vez sus cuentas corrientes son más generosas. En 2018, había en el planeta 42,2 millones de personas con activos financieros valorados en un millón de dólares o más. Se trata de 2,3 millones de personas más que en 2017, según el último Informe de la riqueza mundial, elaborado por Credit Suisse. Además, todas estas fortunas suman un patrimonio de 317 billones de dólares, el equivalente a más de 300 veces el PIB de España. EE UU lidera la clasificación de riqueza, con el 41% de todos los millonarios. Sin embargo, es China donde más rápido está creciendo este colectivo. El pasado año, añadió a su lista 186.000 nuevos millonarios. Estas mareantes cifras contrastan con el hecho de que el 64% de la población adulta mundial vive con un patrimonio inferior a los 10.000 dólares.


El paisaje es aún más oscuro si pensamos que sobre la línea del horizonte amanece una nueva crisis y un mayor desempleo. “Cuando ambos padres se quedan en paro en un país nórdico tiene unas consecuencias muy pequeñas para el acceso de sus hijos a la universidad. Sin embargo, sucede lo contrario en Estados Unidos o España”, analiza Markus Gangl, profesor de Sociología en la Universidad Goethe de Fráncfort (Alemania). La razón resulta clara. Las tierras del norte protegen a sus ciudadanos con un generoso sistema de desempleo, becas y bajas tasas de matrícula. Recetas clásicas de las políticas socialdemócratas que se vuelven urgentes en una España donde en 617.000 hogares ya no entra ningún ingreso y 2,6 millones de niños está en riesgo de pobreza.

El estancamiento esparce sus consecuencias económicas como dientes de león bajo un tornado. “Hay muchas repercusiones de esa inmovilidad —y la mujer es una de las mayores perjudicadas—: pero si tuviera que escoger una sería la incapacidad de las personas con talento para prosperar dentro de la economía formal. Por lo que bastantes terminan subempleados o en el espacio informal, donde les resulta imposible desarrollar su potencial o se ven forzadas a emigrar”, desgrana Giles Alston, experto de Oxford Analytica. El poeta Juan Gelman imaginó versos para ese desamparo. “No debiera arrancarse a la gente de su tierra o país, no a la fuerza. La gente queda dolorida, la tierra queda dolorida”.

Pero la economía entiende poco del dolor ajeno. En España, los más débiles se adhieren a la precariedad, los ricos se adhieren a la abundancia. Es el “suelo pegajoso”; es el “cielo pegajoso”. En un periodo de cuatro años —indica la OCDE— aquellos que están en el 20% más pobre “tienen pocas posibilidades de escalar”. De hecho, el 66% de ellos, lo hemos visto, quedará estancado en lo más bajo. Mientras, en el otro extremo, un 72% seguirá disfrutando de la fortaleza del privilegio, frente al 68% de media en las naciones más desarrolladas. España es una tierra fracturada y estanca. “El problema de la falta de movilidad es muy serio”, puntualiza Stefano Scarpetta, director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE. “Significa, por ejemplo, que se quedan sin explotar muchas oportunidades de inversión y potenciales negocios nunca llegarán a ver la luz. Además ese enrocamiento en la parte superior puede traducirse en rentas continuas para unos pocos a expensas del resto”.

Sin ‘recetas milagro’

Aunque el desafío es esquivo. No existen recetas milagrosas para acelerar el ascensor social. Los economistas proponen reforzar el apoyo a los parados, subir salarios, incrementar la productividad y mejorar el PIB. Esta idea que se escribe en 18 palabras consume en España un tiempo de generaciones. Horas que se hacen tan largas que han vaciado clases y pupitres. La educación debería impulsar el ascensor. Pero los lastres pesan. “La movilidad en España es media-alta. El problema es que partimos de una base con unos padres muy poco educados”, asume Olga Cantó, profesor titular de Economía en la Universidad de Alcalá.  En 2011 (últimos datos disponibles), el 80% de los padres entre 25 y 64 años tenía estudios bajos. Durante 2016 este porcentaje fue del 69%. Por comparar, Alemania, que después de España es el país europeo con peor porcentaje, rondaba el 11% durante el 2011. Además —acorde con la OCDE— seguimos sufriendo (19,9% en 2015) el mayor nivel de abandono escolar temprano de la Unión Europea. El círculo se cierra por los extremos de la preocupación. “Los chicos entre 25 y 34 años cuyos padres contaban con un nivel educativo bajo en 2005 tenían un 40% de posibilidades de mantenerse en esa situación, y este porcentaje ha ido a peor: en 2011 aumentó hasta el 45%”, precisa Olga Cantó.

Pero toda esa contabilidad resulta aún más compleja. La educación es una condición necesaria para el ascenso social, aunque no suficiente. “En mis estudios he descubierto que en los países más desiguales como Italia, Reino Unido o España todavía se aprecia una brecha salarial en favor de los chicos que teniendo la misma educación proceden de un entorno familiar privilegiado”, relata Michele Raitano, profesor de Economía Política de la Universidad de la Sapienza de Roma. “Lo que cuenta es lo que recompensa el mercado. Si solo valora las “habilidades productivas” de las personas, la mejor política es igualar estas capacidades. Por ejemplo, impulsando la educación del talento de quienes proceden de ámbitos deprimidos o favoreciendo la mezcla de chavales de distintos orígenes sociales”.

Este hallazgo trae consecuencias. Rompe la idea mil veces repetida por los educadores a sus estudiantes: “Trabaja duro, fórmate bien y tendrás un futuro de éxito con buenas perspectivas laborales”. “Porque todo es igual, y tú lo sabes”, escribió el poeta Luis Rosales. Pesa el privilegio del nacimiento, pesa la élite. El Reino Unido no queda tan lejos de España. El territorio sufre de inmovilidad social crónica. Su sistema de 2.600 escuelas privadas (625.000 alumnos) ha producido el 29% de todos los primeros ministros, el 51% de los principales periodistas y el 74% de los jueces. Cae la niebla y la isla está aislada por la injusticia. “La diferencia de gasto entre una escuela privada y una pública británica es enorme. Está en una relación de tres a uno. Por eso la mayoría de los británicos la considera injusta”, resume Francis Green, profesor de Trabajo y Educación Económica del University College de Londres.

Formación elitista

En España su negativo bien pudieran ser las exclusivas escuelas de negocios. “Son motores de la desigualdad”, admite, sincera, Gayle Allard, profesora de IE Business School. “Es una formación cara. Se coloca en la parte alta del mercado. Damos becas y préstamos pero no deja de ser una educación de élite”. Entonces, ¿cómo reaccionar cuando en los pupitres se sientan, sobre todo, los privilegiados? “A veces puedes no tener igualdad de oportunidades, pero si la economía crece muy rápidamente resulta posible compensarlo”, sostiene Jorge Rodríguez Menés, profesor de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra.

Esta frase es difícil de cumplir en un mundo que ralentiza su prosperidad. En Estados Unidos, el descenso de la movilidad social entre 1970 y 2014 se debió al incremento de la inequidad. Dicho de otra forma. “Si quisiéramos revertir, solo con crecimiento económico y sin modificar la distribución, la caída en el porcentaje de niños que, en edad adulta, tienen más ingresos que sus padres, sería necesario que a lo largo de los próximos 30 años el PIB aumentara a ritmos superiores al 6%”, describe un trabajo de CaixaBank Research.

Si la educación no basta y el crecimiento económico tampoco resulta una garantía, ¿qué se puede hacer? “La mejor estrategia para aumentar la movilidad es reducir la inequidad en las familias”, resume Suresh Naidu, profesor de Economía en la Universidad de Columbia y uno de los fundadores de la red Economics for Inclusive Prosperity (EfIP, por sus siglas inglesas), que pretende fomentar el debate de la economía inclusiva. Es un enfoque de ensayo y error. Una urgencia en un planeta donde las 26 personas más ricas acumulan tanto como los 3.800 millones más pobres.

Porque el ascensor se para. Las puertas no se abren y escasea el aire. Ante la carencia de movilidad social, los españoles apenas confían en la meritocracia. El 53% de los encuestados —en el trabajo de la OCDE— cree que tener padres con mejores ingresos y educación es un factor esencial para prosperar en la vida. Un porcentaje muy por encima de la media (37%) de los países más ricos. Resulta fácil entender ese número en una tierra de puertas giratorias, familias enriquecidas durante el franquismo a golpe de imprenta del Boletín Oficial del Estado (BOE) y en la que el mejor “LinkedIn” todavía son las relaciones familiares. La heráldica de quienes ocupan el poder político, financiero o empresarial estos días, o hasta hace bien poco, recuerda a la vivida hará más de 40 años. Familias como los Cortina, Carceller, Gay de Montellà, Lara Bosch, Samaranch, Suqué-Mateu (Grupo Peralada), Vilarasau, March o Abelló traen ese murmullo. Si viajamos al presente, la Bolsa y sus aledaños, parecen el patio de recreo, entre otros, de los Durella, Villar-Mir, Del Pino, Grifols, Ortega, Andic, Entrecanales, Escarrer, Lladó. Y en una época que reivindica una política nueva, durante años, España no ha dejado de escuchar apellidos (Cabanillas, Ruiz-Gallardón, Fernández-Miranda, Arias-Salgado, Dancausa, Trillo-Figueroa, Rato, Posada) que ya eran relevantes en la dictadura. Los muertos, diría el filósofo Auguste Comte, todavía gobiernan a los vivos. “Es cierto que el nepotismo familiar se sigue manteniendo. Pero el mercado laboral está cambiando mucho. Cada vez menos, el hijo efectúa el mismo trabajo que el padre, porque a lo mejor el trabajo del padre ya ni existe”, argumenta Clàudia Canals, de CaixaBank Research. Sin embargo, hasta que se cruce ese puente, el sol no sale igual para todos. “El nepotismo y la ausencia de meritocracia tienen repercusiones directas sobre la productividad y el crecimiento potencial, y es uno de los retos de las empresas españolas y también de la universidad y la política”, reflexiona el economista José Carlos Diez.

Camino equivocado

Hace años que en Garrigues saben que ese es el camino equivocado. El hijo del fundador, Antonio Garrigues Walker, cerró el despacho de abogados a los descendientes directos de los socios. Asegura que manda el mérito y no la genética. “El nepotismo de las familias está conectado con la empresa familiar. Es un fenómeno difícil de corregir. Y, desde luego, esa repetición de apellidos no es buena. Pero en este tema no creo que estemos peor que otros países europeos. Me preocupa más que los jóvenes no se emancipen hasta los 34 años o la concentración del poder económico, porque son los verdaderos frenos a la movilidad social”, observa Garrigues Walker.

España necesita liberar el ascensor social de todos esos anclajes pasados y presentes. Presionar el botón, subir pisos. El informe de la OCDE recomienda mejorar la calidad y la eficacia en el gasto de la enseñanza, reforzar el apoyo a los desempleados, luchar contra el paro de larga duración, el abandono escolar y afrontar la pobreza infantil dando a los padres trabajos de calidad. El ascensor debe moverse. La fractura entre ricos y pobres tiene efectos dañinos en la salud, la expectativa de vida y los valores básicos humanos. Richard Wilkinson —uno de los grandes expertos mundiales en desigualdad— ha demostrado que las sociedades más igualitarias son más felices y sanas. Ha demostrado que la desigualdad afecta a la salud mental, la mortalidad infantil, los homicidios y la esperanza de vida. Es un problema en tiempo real. No es Gatsby imaginando un amor por Daisy, que ya ha quedado atrás. Ni esa luz verde que contemplaba al final del embarcadero. Es un ascensor roto con miles de españoles dentro.


La FUENTE y sus comentarios.

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 10:42 a. m. on dom., mar. 24, 2019:
(1/4) Esto liga perfectamente con lo que antes comentábamos. La desigualdad ha crecido y seguirá creciendo porque 1) La humanidad tiende naturalmente hacia la desigualdad y para reducirla es preciso una acción voluntaria: la redistribución, pero para ello tiene que haber un
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1109752271036928006?s=09)

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 10:42 a. m. on dom., mar. 24, 2019:
(2/4) motivo y ya no lo hay: comprar la paz social durante la Guerra Fría. 2) Cuando el crecimiento dependía del pleno empleo del factor trabajo el paro era ridículo y los salarios crecían, por lo que la desigualdad era menor (a lo que contribuia lo dicho en 1).
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1109752342923132928?s=09)

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 10:42 a. m. on dom., mar. 24, 2019:
(3/4) Hoy con productividades potencialmente altas y mejoras organizativas la necesidad de trabajo es menor, por lo que los salarios caen en una atmósfera de exceso de oferta de trabajo. La concentración de capital va a más en un entorno en el que el capital
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1109752409956536321?s=09)

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 10:43 a. m. on dom., mar. 24, 2019:
(4/4) cada vez es más importante. El ascensor social se paraliza y la desigualdad aumenta. La redistribución ya no es un objetivo. La única forma de paliar esta situación es la Renta Básica, aunque suponga asumir a los políticos que no hay otra salida. https://t.co/wTLqlpmMFP
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1109752463031189505?s=09)


Nuestro Comentarista y su Comentario.

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 9:35 p. m. on lun., mar. 25, 2019:
Para ilustración:

https://t.co/LKOYER5XN1

Lo publiqué hace unos pocos días.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1110279014432849920?s=09)


Debemos ser serios y sinceros: el calado de fondo empuja a pensar que es conveniente estar alertas, apretarse el cinturón, guardar algo de lo que hoy se tiene para disponerlo mañana, y, sobre todo, disfrutar de las pequeñas cosas de la vida que -en definitiva- son las que más satisfacciones nos dan a nivel personal.


Los CONSEJOS de @CatSeguros.

Solicita tu estudio particular para que puedas ir constituyendo tus propios ahorros. Sólo tienes que pulsar sobre uno de los temas e iconos siguientes:

Le recomendamos que nos solicite un Estudio a su Medida para cada tema pulsando sobre los iconos siguientes:

IconoCatSeguros201808Agosto_19ProteccionJuridicaFamiliarEmpresasComunidades2 IconoCatSeguros201808Agosto_05_Ahorros2 IconoCatSeguros201808Agosto_17PatrimoniosRentasCuentaCliente2


 

Condenado a 18 años de cárcel un hombre por degollar a su padre enfermo de cáncer porque trataba mal a su madre. @20m #20Minutos #Sociedad #Noticias #ValoresPerdidos @CatSeguros #CatSegurosInforma


  • Un jurado popular lo declaró culpable de homicidio y la Audiencia Provincial de Valencia le ha condenado a 18 años.
  • La Sala aprecia las agravantes de parentesco y abuso de superioridad; el padre tenía 73 años y el condenado, 35.

MazoJudicial20190326


La NOTICIA (Enlace al artículo original).

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a 18 años y nueve meses de prisión, por un delito de homicidio, a un hombre de 35 años que degolló a su padre con un cuchillo de montaña, después de intentar matarlo con otro de tipo japonés.

La Sala aprecia las agravantes de parentesco y abuso de superioridad, después de que un jurado popular emitiera un veredicto de culpabilidad para el condenado. La víctima, de 73 años, estaba gravemente enferma de cáncer y era una persona especialmente vulnerable.

Los hechos sucedieron el 22 de junio de 2017 en el domicilio familiar, ubicado en la ciudad de Valencia, cuando el condenado, ofendido por el modo en que su padre trataba a su madre, lo alzó del sillón y lo lanzó contra una mesa y contra el suelo.

Ambos se encontraban a solas en casa. El acusado cogió un cuchillo japonés y trató de matar al anciano, aunque solo le hirió en la cabeza y en el cuello porque el arma no tenía filo. Posteriormente tomó un cuchillo de montaña con el que acabó degollando a su padre.


La FUENTE y su titular.

Abogados Guzmán & Cubero (@AboGuzmanCubero) twitteó a las 5:15 p. m. on lun., mar. 25, 2019:
Condenado a 18 años de cárcel un hombre por degollar a su padre enfermo de cáncer porque trataba mal a su madre
https://twitter.com/AboGuzmanCubero/status/1110213681076465666
(https://twitter.com/AboGuzmanCubero/status/1110213681076465666?s=09)


Nuestro Comentarista y su comentario.

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 10:30 a. m. on mar., mar. 26, 2019:
¿Qué estamos pidiendo a una sociedad cuya mayor y más accesible oferta es a contenido agresivo, violento y sexual-despreciativo en la herramienta más útil jamás inventada: Internet?

La sociedad la creamos las personas; y, por lo visto, no sabemos decir: ¡BASTA!.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1110474063397437440?s=09)


El COMENTARIO de @CatSeguros By ©® LNC.

Una sociedad, en la que los #ValoresPerdidos que la sustentaban han sido reemplazados por inumerables “inputs” que la desvían de un camino justo, ético y moral, es una sociedad claramente enferma.

Podemos eludir el mirar cada mañana aquellos desastres que, como sociedad moderna, no debiéramos permitir.

Podemos pensar que “esas cosas suceden en otros sitios“.

Sin embargo, la realidad está ante nuestros ojos, basta con escuchar las noticias de la televisión durante 10 minutos, o bien, leer los titulares de 1ª página en cualquier diario (el que a Ud le apetezca) se dará cuenta de una cosa: hay muy pocas buenas noticias (o, cuando menos, que sean agradables); y muchas malas noticias.

Con ello no estamos diciendo que no se informe (… ¡no, no, ni mucho menos!). Lo que sí estamos diciendo es que debemos sensibilizarnos todos en pro de recuperar los #ValoresPerdidos; pues serán los únicos ingredientes que permitan cambiar esos titulares por otros más acordes a lo que nuestras sociedades actuales “modernas” deberían haberse aproximado.


El CONSEJO de @CatSeguros.

Solicita información sobre la Póliza de Seguro de Protección Jurídica Familiar, Empresarial y Comunidades: toda persona merece tener derecho a una Defensa Jurídica Amplia y Justa.IconoCatSeguros201808Agosto_19ProteccionJuridicaFamiliarEmpresasComunidades2


 

“Víctimas del Cambio Climático: osos comiendo basura” – versus – “La renta familiar disponible en Barcelona crece un 2,9% y aumentan las rentas medias” #CambioClimatico #AraCat #Naturaleza #Noticias #EuropaPress #RentaFamiliar @CatSeguros #CatSegurosInforma #Economia #Finanzas #Politica #Sociedad


OsosComiendoBasura20190307

La FUENTE y su comentario:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 3:40 p. m. on mié., mar. 06, 2019:
También hemos llegado aquí: osos polares obligados a comer basura. (Diari Ara 06.03.2019) https://t.co/LoAN4zRgHw
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1103304461215301632?s=09)


El COMENTARIO de nuestro redactor:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 11:15 a. m. on jue., mar. 07, 2019:
La necedad del Ser Humano es patente: esta mañana un compañero de trabajo le rebatia a otro la noticia:
https://t.co/f4DfslOGZi
Le indicaba: “es imposible, esa renta ya la cobra cualquier jovencillo que trabaja por 1.ª vez”.
… ¡NO VAMOS BIEN! …
No se quiere ser objetivo…
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1103600023701540865?s=09)


La NOTICIA (Enlace directo al artículo).

EuropaPress20190307_00

EuropaPress20190307_01

EuropaPress20190307_02

EuropaPress20190307_03


El COMENTARIO de @CatSeguros By ©® LNC.

Mientras no veamos que el “dislate” se ha producido al roturar la sociedad (haciendo que el distanciamiento entre ricos y pobres sea más acentuando) no nos daremos cuenta de cuál es la situación real: las rentas medias han crecido, SÍ, a costa del distanciamiento entre los que menos cobran y los que más cobran.

¿Cuál está siendo el coste?: la esquilmación de la clase media.

Hagámonos una sencilla pregunta: ¿cuál es el sueldo de las ofertas de trabajo actuales y cuál era hace 10 años?

Verán claramente la diferencia: la clase media … se la quiere hacer desaparecer.