AUTÓNOMOS – Autónomo desde casa: ¿qué gastos se puede deducir? #Autonomos @elEconomistaes #Ahorro #Legal #Noticias @CatSeguros #CatSegurosInforma



Información (vía elEconomista.es):

Agua, luz, teléfono… las facturas de suministros suponen una carga más para el autónomo que trabaja desde casa. Hasta el momento, el trabajador por cuenta propia lo tenía muy crudo para la deducción de los gastos afectos a la actividad pero la reforma de autónomos plantea, a partir del 1 de enero de 2018, otro panorama en el que el trabajador autónomo desde casa puede desgravar el 30% de los gastos sobre la proporción de la vivienda destinada a la actividad.

Gastos deducibles en la fiscalidad del autónomo

La deducción de los gastos es un asunto que está muy presente en la gestión fiscal de un negocio y genera muchas dudas al autónomo; dudas que se pueden evitar contando con una asesoría online para autónomos que, sin perder tiempo, evite más carga fiscal de la debida.

Pero empecemos la casa por los cimientos y no por el tejado. ¿Qué se entiende por gastos deducibles y cómo afectan a la factura fiscal del trabajador por cuenta propia?

El concepto es sencillo; gastos deducibles son todos aquellos que se consideran necesarios para la obtención de ingresos en el negocio y, como tales, deben estar convenientemente justificados ante Hacienda de cara a la declaración de la Renta; un requisito que traía de cabeza al autónomo desde casa al que le suponía toda una empresa, y nunca mejor dicho, que la Agencia Tributaria no pusiera objeción en la deducción de esos gastos.

30% de deducción de gastos afectos a la actividad

El nuevo panorama que plantea la ley de autónomos pasa por la deducción de los gastos de suministros de agua, gas, electricidad, telefonía e Internet en un 30%, sobre la parte de la vivienda afecta a la actividad, a partir del próximo año.

¿Cómo notificamos ante Hacienda que la vivienda es lugar de trabajo?

Al iniciar la actividad y rellenar el modelo 036 de alta en autónomos (o en su versión simplificada el 037) se especifica el grado de afectación de la vivienda que se dedica al negocio, o lo que es lo mismo, el número total de metros cuadrados que se destina al desempeño del trabajo.

Por tanto, los autónomos que quieran acogerse a esta nueva deducción fiscal no deben pasar por alto la cumplimentación del apartado de la página 4 del modelo en el que Hacienda solicita información sobre el lugar de realización de la actividad.

Resultado de aplicar el 30% de deducción

Ahora vayamos a lo que realmente importa, el bolsillo. ¿Qué supone este nuevo 30% de deducción de los gastos afectos a la actividad? Esta novedad legislativa que pretende clarificar la fiscalidad de los autónomos es junto a la ampliación de la tarifa plana a un año, una de las medidas más esperadas de la reforma; sin embargo los cálculos dejan un resultado algo decepcionante. ¿Cuáles son esos cálculos?

Pongamos un ejemplo para entenderlo

Elisa es pediatra. Pasa consulta desde su casa, una vivienda de 100 metros cuadrados, 20 de ellos habilitados para la propia consulta tal y como especificó en el momento de alta en Hacienda.

Las facturas de los suministros de luz, agua y teléfono del último mes han ascendido a 450 euros pero no podrá deducirse la totalidad de esa cuantía sino el 30% del resultado que da al multiplicar esa cuantía por la proporción afecta a la actividad.

450 euros x 20% de vivienda afecta= 90 euros x 30% de deducción= 27 euros.

Por tanto, Elisa solo podrá deducirse 27 euros sobre una factura que asciende a 450.

Un paso adelante hacia la clarificación de la fiscalidad del autónomo

Pese a que como indicamos las cuantías deducibles resultan más reducidas de lo esperado durante la tramitación de la reforma la medida supone un pequeño paso para permitir la deducibilidad de gastos afectos. Hasta el próximo 1 de enero muchos de los autónomos que trabajan desde casa han venido evitando acogerse a la deducción de los gastos ya que el criterio de Hacienda era inflexible: contadores de luz y agua independientes para la actividad, una línea de teléfono de uso exclusivamente profesional…


Con nuestro SEGURO DE PROTECCIÓN JURÍDICA tendrás toda la asesoría que necesites, tanto si eres #Autónomo como si eres una #Pyme


Fuente:


@CatSeguros – Crédito y Caución (27/08/2019): Las insolvencias mundiales aumentan por primera vez en 10 años. #Economia @creditoycaucion #Finanzas #Actualidad #Noticias #Pymes #Autonomos #CatSegurosInforma


Crédito y Caución prevé que los fracasos empresariales en los mercados desarrollados crezcan un 2,8% en 2019 debido a las tensiones comerciales y la pérdida de impulso de la economía.



El Artículo (Crédito y Caución – 27/08/2019):

La pérdida de impulso de la economía mundial se ha traducido en el primer repunte anual de las insolvencias de empresas en los mercados avanzados desde la crisis financiera mundial de 2008 y 2009. Crédito y Caución prevé que las insolvencias empresariales globales crezcan un 2,8% en 2019, ocho décimas por encima de sus previsiones de hace tres meses. “La revisión al alza se debe principalmente a una evolución de las insolvencias en América del Norte, peor de lo previsto, que ahora se espera que supere a Europa occidental en su tasa de crecimiento. También prevemos que la región de Asia y el Pacífico experimente un aumento sostenido”, explica el informe.

De cara al año 2020, la relajación de la política monetaria en los mercados desarrollados, especialmente en Estados Unidos, debería proporcionar cierto apoyo al crecimiento económico y la actividad empresarial. Sin embargo, la falta de avances en la resolución de las tensiones comerciales provoca que la moderación de las inversiones y el aumento de los riesgos de financiación. En este contexto, Crédito y Caución prevé que las insolvencias mundiales vuelvan a aumentar un 1,2% adicional en 2020.

Por regiones, América del Norte registrará el mayor crecimiento (3,2% en 2019; 1,7% en 2020) a medida que sus estímulos económicos disminuyen y las empresas afrontan mayores costes por las tensiones comerciales. Por mercados, Reino Unido sufrirá el mayor aumento (10% en 2019; 5% en 2020) de todos los países analizados. 

La previsión para España es positiva con una previsión de caída del -5% en 2019 en un contexto de crecimiento económico sólido. “El nivel de las insolvencias sigue siendo cinco veces más alto que antes la crisis, lo que ofrece un amplio margen para su disminución”, dice el informe. En Portugal, el informe también prevé una caída de los niveles de insolvencia del -6%. Las previsiones de Crédito y Caución sitúan el incremento en Italia en el 4%, ligado a la incertidumbre institucional. La tasa esperada paras Francia es del 3% mientras que en Alemania queda limitada al 1%. 

Acerca de Crédito y Caución

Crédito y Caución es la marca líder del seguro de crédito interior y a la exportación en España desde su fundación, en 1929. Con una cuota de mercado del 51%, lleva casi 90 años contribuyendo al crecimiento de las empresas, protegiéndolas de los riesgos de impago asociados a sus ventas a crédito de bienes y servicios. La marca Crédito y Caución está presente en España, Portugal y Brasil. En el resto del mundo operamos como Atradius. Con una cuota mundial de mercado del 24%, somos un operador global del seguro de crédito presente en más de 50 países. Nuestra actividad consolida dentro del Grupo Catalana Occidente.


Intenta blindar tu empresa o negocio, en la medida de lo posible, con nuestros productos:


@CatSeguros – AUTÓNOMOS: La Justicia confirma que los “riders” son trabajadores de la empresa. @VIAEmpresa @EuropaPress #Autonomos #Riders #Actualidad #Trabajadores #Empresas #Legal #Justicia #Noticias #Pymes #CatSegurosInforma


La resolución llega después de la vista oral del pasado 31 de mayo por la demanda de la Tesorería General de la Seguridad Social.



La Noticias (VIAempresa – 23/Julio/2019):

El Juzgado social número 19 de Madrid estima la demanda que interpuso la Tesorería General de la Seguridad Social contra Deliveroo y declara que los cerca de 500 repartidores demandantes , anomenatsm riders , estaban sujetos a una relación laboral con la compañía a la que prestaron sus servicios.


MÁS INFORMACIÓN: @CatSeguros – AUTÓNOMOS: Estalla una huelga nacional en Glovo.


En una sentencia extensa, el magistrado concluye que “en la prestación de servicios de los repartidores afectados por el proceso, durante el período al que es refereixl’acta de liquidación, prevalecieron los condiciones propias demla laboralidad, lo que conduce a la estimación de la demanda “.

La resolución es fruto de la vista oral que se celebró el pasado 31 de mayo a raíz de la demanda que cursó la Tesorería General de la Seguridad Social tras una acta de la Inspección de Trabajo, por la que es citó más de 500 repartidores de la región.

El informe de Inspección de Trabajo determinaba que estos repartidores estaban bajo una “falsa apariencia” de autónomos por cuenta propia por “encubrir” una relación laboral ordinaria con la compañía Deliveroo.

El magistrado establece que “los repartidores esencialmente han ejecutado un trabajo personal en unes condiciones organizadas y dirigidas por la empresa, que es la única que controla la marca ‘Deliveroo’, su aplicación informática y toda la información que se desprende “.

En la resolución también se considera acreditado que “lo esencial es que una vez aceptado el pedido, ésta debía atender (por parte de los repartidores) de acuerdo con las instrucciones determinadas por la empresa, sin margen apreciable de autonomía del trabajador “.

La sentencia ahonda que la empresa “contaba con una compleja organización de todas las actividades de los trabajadores, hasta el punto de que era la misma sociedad quien gestionaba los propinas de los repartidores, en determinaba la forma en la que es podían abonar y los incluían las facturas , que eran elaboradas por la misma empresa “.


El Apunte de la Fuente:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 3:52 p. m. on mar., jul. 23, 2019:
Bien, lo que decíamos ayer: veremos, dentro de cinco años, quiénes, cómo y a qué precio de reparte.  https://t.co/NzQ0ag0emW https://t.co/3GKf60lPyP
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1153664275518504960?s=09)


El Apunte del Comentarista:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 9:36 a. m. on mié., jul. 31, 2019:
Los grandes abusos conllevan, en 1er lugar, altercados
https://t.co/Lubvu0WU8J
Posteriormente, si no se aplican soluciones contundentes, llegan las consecuencias q sufren los + debiles
https://t.co/sHKOhl1nVa
Y, si nada se hace, finalmente llegan Conflictos Bélicos a gran escala.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1156468537470464002?s=09)


Consejos @CatSeguros – Los seguros para l@s Autonóm@s:

@CatSeguros – STARTUP’s: Kiwi Last Mile, adiós a los camiones medio vacíos (y contaminantes). #Startups @VIAEmpresa #Noticias #Contaminacion #Actualidad #Controversias #Ciudades #Transportes #Autónomos #CatSegurosInforma


La empresa emergente ofrece un nuevo modelo de gestión de rutas para reducir a la mitad la flota de vehículos que circulan por Barcelona debido al reparto de última milla.



La Noticia (VIAempresa – 23/Jul/2019):

El reparto de última milla ha crecido de forma exponencial. Tanto que los camiones van medio vacíos porque un conductor no tiene tiempo de repartir todos los paquetes que cabrían en su jornada laboral. Y eso qué acaba provocando? Que haya todavía más vehículos repartiendo en la ciudad y contaminante más. La startup Kiwi Last Mile quiere dar solución a este problema, optimizando los repartos de última milla y, además, reduciendo la contaminación en urbes como Barcelona .

“El 40% de la contaminación de una ciudad como Barcelona lo provoca el reparto de última milla”, señala el cofundador y CEO de Kiwi Last Mile , Alex Tortras . Pero si se impusiera su modelo de reparto en toda la ciudad, este porcentaje podría reducirse a la mitad.

Como consigue este impacto Kiwi Last Mile? Simplemente con una mejor gestión de los equipos y de los trabajadores. Fácil eh, dicho así. Y tal como lo explica el también cofundador de la startup, David Costa , lo es. Su modelo es el siguiente: en una misma ruta de reparto van tres personas, una en el camión y dos en motos eléctricas. El camión, cuando llega al punto de entrega, sin necesidad de aparcar, entrega el paquete al operario que ha llegado en motocicleta, quien se encarga de subir a la casa y entregar el producto en mano. Mientras, el camión puede seguir con la ruta. Además, en el caso de que haya algún paquete lo suficientemente pequeño como para que se pueda llevar en moto, el camión simplemente funciona de almacén móvil.

Tortras: “El 40% de la contaminación de Barcelona lo provoca el reparto de última milla”

Y es que la solución de la startup está enfocada principalmente al reparto de última milla pero de paquetería voluminosa o compleja. Se trata de entregas que pesan entre 50 y 80 kilos, ya sea de muebles, electrodomésticos o compras del supermercado. De hecho, este último es el sector en el que se ha enfocado primeramente la empresa.

Repartir antes que emprender

El valor diferencial de Kiwi Last Mile es una entrega planificado “con un 98% de puntualidad o más”, destaca Costa. Un valor añadido que el co-fundador de la startup ha aprendido de su propia experiencia como repartidor antes de embarcarse en este proyecto. Costa se dedica al softwarede logística, concretamente de la gestión de la demanda y planificación de rutas. Pero antes de ponerse a programar este software decidió conocer bien a fondo los problemas del sector, “así que me puse a repartir”. “Y estuve varios meses repartiendo productos de todo tipo en diferentes medios de transporte como camiones, furgonetas, motos … Cualquier cosa que te puedas imaginar, lo repartí”, explica. Una experiencia que le sirvió para conocer de primera mano las dificultades con la que se encuentran día a día los repartidores.

Esta experiencia le sirvió para desarrollar un mejor software de gestión de rutas de última milla. La de Tortras, por su parte, sirvió para Ullabox se convirtiera en el primero, y aún principal, cliente de Kiwi Last Mile. El CEO de la startup era el responsable de transporte de Ullabox, una posición que les permitió probar su modelo de negocio en la empresa y que llamó mucho la atención. Hoy en día también trabajan con Font Vella en Casa -un ecommerce de Danone que hace entregas a domicilio de agua-, con BonÀrea, Pescado en Casa -que reparte pescado a domicilio- y Frit Ravich.

Costa: “En cinco años no habrá nada que no se entregue de forma planificada, es decir, en una franja horaria que el cliente puede elegir”

Los supermercados y empresas de alimentos han sido el primer sector en el que se ha enfocado la startup, pero su idea es complementar este vertical con el reparto de otros productos que tengan complejidad de entrega. “Creemos que en cinco años ya no habrá nada que no se entregue de forma planificada, es decir, en una franja horaria que el cliente puede elegir”, apunta Costa. Un nuevo nicho de mercado en el que poner el ojo en un futuro. De momento, sin embargo, la entrega planificado en franja horaria solo lo encontramos en entregas voluminosos o en compras del supermercado.

Alex Tortras (CEO) y Christian Costa (COO) de Kiwi Last Mile
Alex Tortras (CEO) y Christian Costa (COO) de Kiwi Last Mile | cedida

Reducir la contaminación de los repartidores.

Kiwi Last Mile sólo opera de momento en Cataluña y principalmente reparte en la ciudad de Barcelona, ​​pero su objetivo es entrar en Madrid en los próximos 12 meses: “Es un paso natural que tenemos que dar”, explican los emprendedores. Además, esperan entrar en más supermercados de ámbito nacional, ya que consideran que están teniendo muy buena acogida entre las marcas. “Lo que hacen ahora muchas empresas es sacar más y más camiones porque no son capaces de llenar uno entero. Esto no es escalable y lo saben, y con nuestro modelo pueden reducir la flota a la mitad”, explica Costa.

La startup, que cobra un precio por pedido entregada, sabe que tiene potencial para escalar y por ello prevén una facturación de un millón de euros para este año. Hasta la fecha, Kiwi Last Mile ha financiado con una ronda de inversión de 100.000 euros cuando arrancaron el proyecto en verano de 2017, y otra de 700.000 euros hace un año. Además, también han recibido un Enisa y un ICF.

Su apuesta por reducir la contaminación provocada por el auge del ecommerce y el reparto de última milla ha llevado a Kiwi Last Mile a participar en la quinta edición de decelerar Menorca. Unos valores para la sostenibilidad y con un punto de vista social muy claros, ya que, aparte, defienden que “mientras que no hay ningún supermercado que reparta de una manera legal hoy en día, nosotros tenemos un total de 35 trabajadores todos asalariados , sin falsos autónomos “.


ESPACIO PUBLICITARIO:

LOS SEGUROS BÁSICOS PARA AUTÓNOMOS Y PYMES DEL TRANSPORTE:


La Fuente y su Comentario:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 8:35 a. m. on mar., jul. 23, 2019:
“El 40% de la contaminació d’una ciutat com Barcelona ho provoca el repartiment d’última milla” ¡Tremendo!. https://t.co/tAovJKU6RA
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1153554110970572802?s=09)


El Comentarista y su Comentario:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 9:15 a. m. on mié., jul. 31, 2019:
Partiendo dq la hipótesis dl artículo sea cierta, cabe decir q, con los vehículos híbridos, se solucionaría ese problema.
En eso tiene mucho q decir el Gobierno, ya que para reemplazar esos vehículos puede (y debe) favorecer fiscalmente ese reemplazo.
Lean: https://t.co/Qere0DmWZD
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1156463408927203328?s=09)


Autónomos 2019: cuotas durante la baja y cambios de Real Decreto-ley 28/2018. @doiserRRHH #Autonomos #RealDecretoLey #Noticias #Actualidad #Fiscalidad #CuotasSeguridadSocial #Legal @CatSeguros #CatSegurosInforma



El Artícuo (doiser – 18/Jul/2019):

Artículo realizado por Anta Consulting sobre Gestoría y asesoría online.

Estamos ante la eterna pregunta que siempre genera dudas y confusión: ¿Cuál es la fórmula exacta para que el autónomo pague sus cuotas estando de baja? La normativa ha cambiado recientemente, y surgen dudas entre el colectivo. 
Desde Anta Consulting te cuentan cuáles son las cuotas que como autónomos deberás pagar durante este 2019.
2019 incluye una serie de cambios en lo referente a las obligaciones y derechos de los Autónomos respecto a la Seguridad Social y principalmente todas aquellas modificaciones de baja por enfermedad o incapacidad temporal.

CONTINGENCIAS PROFESIONALES

La cobertura de las contingencias profesionales que cubren el accidente de trabajo y/o la enfermedad profesional de los autónomos es obligatoria. Para analizar esta normativa debemos acudir al  Real Decreto-Ley del pasado 28 de diciembre.
Hasta la aparición de este Real Decreto, los autónomos solo estaban obligados a cotizar por contingencias comunes mientras que el nuevo Real Decreto-ley 28/2018 mejora las coberturas existentes.
Si la baja se produce a causa de un accidente laboral, la mutua abonará tres cuartas partes de la Base Reguladora a partir del segundo día de baja y si se produce una enfermedad común como detonante de la baja, se abonará el 60 %  de la Base para llegar al 75% desde el cuarto día de baja una vez pasados 20 días de baja.

¿TENGO QUE PAGAR LA CUOTA DURANTE LA BAJA?

Dado que la obligatoriedad de cotizar por contingencias profesionales encarece la cuota del Autónomo se ha compensado este esfuerzo, mejorando algunas coberturas. 
Los autónomos no pagarán las cuotas a partir del segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal.

MÁS CAMBIOS DEL REAL DECRETO-LEY 18/2018

Se modifica la denominada “tarifa plana” y se establecen previsiones específicas para los trabajadores por cuenta propia o autónomos que estén empadronados y realicen su actividad en municipios de menos de 5.000 habitantes. Igualmente se fijan condiciones especiales de cotización para los menores de 30 años o 35, en el caso de mujeres, entre otros colectivos.

  • Los tipos de cotización ya en vigor:
    • Contingencias comunes: 28,3%.
    • Contingencias profesionales: 0,9%.
    • Cese de actividad: 0,7%.
    • Formación profesional: 0,1%.

Se incrementa la base mínima de cotización en el RETA para 2019, quedando establecida en 944,40 euros mensuales. Como se viene realizando en años anteriores, se establecen reglas especiales para la determinación de las bases de cotización en este régimen para los trabajadores por cuenta propia o autónomos con 47 o más años de edad, así como para los denominados “autónomos societarios”. Si a 1 de enero de 2019 tienes 48 años o más, como tendrás que elegir una base de cotización entre una mínima 1.018,50 euros y una máxima de 2.077,80 euros mensuales, la cuota mínima  quedaría en 305,55 euros al mes.

Si eres autónomo en una cooperativa de trabajo asociado y te dedicas a la venta ambulante, podrás ingresar el 50% de la cuota de autónomo 2019, lo cual equivale a 141,65 €/mes.


LOS SEGUROS BÁSICOS (y recomendados) PARA TODO AUTÓNOMO:

SOLICITA TU ESTUDIO A MEDIDA (sin compromiso de contratación) PULSANDO CUALQUIERA DE LOS TRES ICONOS ANTERIORES.


CIBER-RIESGOS: 1.143.015 empresas españolas necesitan nuestra ayuda (Fuente: @Inese_seguros). #Seguridad #CiberRiesgos #Seguros #Autonomos #Pymes #Tecnologia #Actualidad @CatSeguros #CatSegurosInforma


En España, según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a enero de 2019, existían 1.143.015 microempresas: compañía cuyos equipos van de 1 a 9 empleados. En términos porcentuales estamos hablando de más del 86% de las pymes españolas, o casi el 40% de las empresas totales inscritas en la Seguridad Social. 



El artículo (inese – 16/Mayo/2019).

Desde un restaurante o una librería, hasta una startup de impresión digital o una agencia de publicidad, el formato de la microempresa es el más habitual en las principales industrias del país y, cómo tal, clave a la hora de comprender la configuración del tejido empresarial español.

Las preocupaciones habituales de cualquier compañía, como son el acceso a la financiación, la búsqueda de clientes, la competencia, la burocracia y regulación, se hacen más evidentes en pequeñas empresas, donde los recursos, tanto humanos como económicos, son más reducidos. A esta realidad, desde hace unos años, se ha sumado la necesidad de estas compañías de desarrollar su propia estrategia de ciberseguridad. 

Según el estudio ‘Hiscox Cyber Readiness Report 2019’, el 48% de las microempresas españolas analizadas reportó que había sufrido un incidente cibernético en 2018. Evaluando el proceso de detección y gestión del siniestro, en 3 de cada 10 incidentes (33%) la compañía no recuperó su actividad normal hasta pasadas 8 horas, lo que viene a ser una jornada laboral completa. 

En un entorno digital, en el que se encuentran prácticamente la totalidad de las más del millón microempresas que desarrollan su actividad en nuestro país, oportunidad y amenazas entran por la misma ventana. Por ejemplo, el comercio electrónico permite aumentar el número de clientes potenciales de forma exponencial, pero a su vez deja en manos de las compañías información personal e incluso financiera. Y, por lo tanto, la responsabilidad de cuidar y gestionar estos datos es exclusivamente de la compañía.

Por otro lado, imagina por un instante cuál sería el coste económico y de reputación, entre clientes y colaboradores, de no tener acceso a los dispositivos electrónicos durante 24 horas debido a un incidente cibernético. En este sentido, cada vez es más habitual que terceras empresas, ya sean proveedores o partners, exijan una mínima estructura de ciberseguridad o un seguro cibernético para poder firmar contratos.

Nuestra experiencia nos dice que las microempresas españolas no han terminado de comprender la importancia de estar cubierto ante este tipo de incidentes así como todo lo que puede ofrecerles una póliza de ciber-riesgo. Existe una brecha demasiado grande en la ciber-protección de compañías de diferentes tamaños cuando los hechos demuestran que cualquier negocio puede ser víctima de un incidente de esta naturaleza.

Estamos ante un nuevo paradigma que exige a compañías aseguradoras y corredores de seguros un papel activo y protagonista. Más de un millón de empresas no conocen sus riesgos. Necesitan una solución eficaz y adaptada exclusivamente a su realidad, y nosotros debemos dársela.


La apuesta de @CatSeguros:

Te frecemos la posibilidad de contratar tu propia seguridad frente a los ciber-riesgos a un precio al alcance del dimensionado de tu empresa.

Visita nuestro producto SEGURO DE CIBER-RIESGOS y solicítanos una propuesta a medida de tus necesidades:


‘Gig economy’: el fin del trabajo tal y como lo conocíamos (EL PAIS – 14/Julio/2019). @el_pais @elpais_economia #GigEconomy #Economia #Finanzas #Empleo #Autonomos #Noticias #EmpleoPrecario @CatSeguros #SalarioMinimo #CatSegurosInforma


Sarah Kessler denuncia cómo las innovaciones de Silicon Valley ha acentuado la precarización.



El ARTÍCULO (EL PAIS – 14/Julio/2019):

El empleo, unos de los problemas más esquivos para la ciencia económica, tenía por fin solución. La habían encontrado en Silicon Valley y se llamaba la economía gig, o “economía del bolo”, en honor a los músicos y actores que venían practicándola desde siempre. En la meca californiana de las start-ups habían descubierto que la ubicuidad de Internet y de los teléfonos inteligentes permitía asignar encargos de forma casi automática al mejor dispuesto (Uber) o dividir trabajos complejos en pequeñas tareas a cumplir por un ejército de trabajadores online (Mechanical Turk).

Como solo pagaban las horas productivas, las empresas no necesitaban pensárselo antes de admitir a un nuevo miembro en su plataforma. Pero también para los trabajadores podía ser un avance. Al menos así lo vendían las tecnológicas: ¿por qué entrar siempre a la misma hora? ¿No es mejor decidir cuándo y cuánto se trabaja? En 2011 Sarah Kessler era una de las periodistas estadounidenses que aceptaban el relato de Silicon Valley sin cuestionar. Hasta que ese año decidió tomarse un mes en Mashable, el portal de noticias donde escribía, y se inscribió en todas las empresas gig que encontró. “Me di de alta en treinta o cuarenta aplicaciones con el objetivo de superar el salario mínimo”, explica Kessler desde Chicago durante una videoentrevista por Skype. “Ahí fue cuando entendí que era más complejo que apretar un botón y conseguir trabajo”.

Pagas por debajo del salario mínimo, ausencia de vacaciones y nada de enfermar. Hoy son cuestionamientos clásicos de esta nueva economía vinculada a los algoritmos, pero entonces nadie hablaba de ellos. Como tampoco se hablaba del estatus de proveedor otorgado a los trabajadores (para evitar la legislación laboral) ni de la mentira sobre la flexibilidad. Como saben de sobra los repartidores y conductores de la economía gig, no estar disponible cuando la empresa lo necesita es penalizado después con menos encargos.

En 2018 Kessler le dedicó al tema el libro Gigged, the end of the job and the future of work. Considerado por el Financial Times como una de las mejores obras del año en temas de Economía. El libro recorre las vidas de media docena de personas que subsisten gracias a estos nuevos empleos de la era digital con el objetivo de “ver el potencial que tiene esta forma de trabajo”. Los gigs de su particular estudio van desde el tradicional servicio de transporte hasta la limpieza de oficinas, pasando por el telemarketing o la identificación de semáforos en fotos (la tarea arquetipo de Mechanical Turk, de Amazon).

Descontento general

Ninguno de los trabajadores entrevistados por Kessler está a gusto con su situación. El único entusiasmado es Curtis, un programador que antes de pasarse a la economía gig cobraba un sueldo anual de seis cifras. Según Kessler, su satisfacción tiene que ver con que consigue todo lo bueno (“elige cuándo trabajar y los proyectos de programación que le interesan”) sin nada de lo malo (“la sensación de inestabilidad”). Pero su caso es una excepción, explica, porque tiene formación universitaria en una profesión de alta demanda y con tarifas altas para “construir su propia red de seguridad”.

La razón por la que el resto de entrevistados vive de las nuevas plataformas no es la supuesta flexibilidad sino la falta de un trabajo tradicional. El problema, como señala la propia Kessler, es que esos trabajos tradicionales están de capa caída. “Llevamos desde los setenta alejándonos del empleo tradicional de jornada completa, Uber es la versión más extrema porque ni siquiera reconoce la relación de empleador, pero esta situación la tenemos desde que existen las agencias de trabajo temporal”.

La ausencia de relación laboral no es la única innovación de Silicon Valley. Salvo en profesiones muy demandadas como la de programador, la mano de obra a disposición de las start-ups es prácticamente inagotable. O porque exigen poca cualificación (un carné de conducir, en Uber), o porque reclutan prácticamente en todo el mundo (como Mechanical Turk). En esas condiciones es muy difícil la organización sindical porque “en cada parte del mundo la gente tiene distintas prioridades”.

¿Qué hacer entonces? En 2015, el exsecretario de Empleo Seth Harris y el economista de Princeton Alan Krueger publicaron un trabajo académico con la posibilidad de una tercera categoría, la del “trabajador independiente”, para permitir a las empresas otorgar beneficios (como un seguro de enfermedad) sin que eso pudiera usarse en su contra para demostrar una relación laboral. Según Kessler, el riesgo de esa idea es aumentar la precarización general, en vez de mejorar la situación de los gig: que todos nos convirtamos en trabajadores independientes. La otra solución, reconocer el rol de empleados con todos sus derechos, es la que parece molestarle menos. El argumento de que los nuevos negocios no funcionarían si hubiera que respetar las relaciones laborales le hace reír. “Eso se ha dicho cada vez que hubo que pagar mejor a los empleados”. denuncia Kessler.

Los beneficios de Uber, según esta experta, no vuelven a la economía local, como sí hacen los de los taxistas. Los conductores de esta aplicación para el transporte de pasajeros ganan poco, pero también es cierto que la empresa ha sido una tabla de salvación para personas sin trabajo. En opinión de Kessler, se puede aprovechar el potencial gig sin sufrir sus perjuicios mediante la vieja fórmula cooperativa. La tecnología permite votar las decisiones cooperativas de forma más ágil, escribe en su libro, y el desarrollo del software para pedidos y asignación de trabajos se comparte entre varias cooperativas. “Es difícil competir con la publicidad de un gigante como Uber pero tampoco hay que destronarlo”, dice. Con dar una buena posibilidad de trabajo a los dueños de la cooperativa alcanza y sobra. 

LA EXPERIENCIA DE LOS SEGUROS

El sector de los seguros ha seguido la innovación de Silicon Valley con nuevos contratos para la nueva economía basada en el desarrollo de plataformas digitales que funcionan mediante complejos algoritmos. En Reino Unido, Zego ofrece seguros que empiezan a cubrir al trabajador desde que pone en marcha la aplicación y hasta que la detiene. La aseguradora Aviva, en Toronto, ha diseñado una póliza aún más sofisticada para los conductores de Lyft (el gran rival de Uber que recientemente empezó a cotizar en Wall Street: una primera fase se activa al encender la aplicación; la segunda (de mayor cobertura) comienza en cuanto acepta un pedido; y la tercera, más completa, desde que el pasajero sube al coche y hasta que se baja.

La opinión de la Fuente:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 10:18 a. m. on dom., jul. 14, 2019:
El autónomo en la incertidumbre total vinculado eternamente a un contrato por obra y servicio: la vida profesional compuesta por una suma de trocitos de ocupación. Es la Tercera Fase pero ya es el nuevo modelo. https://t.co/1zIqJgKPR2
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1150318579486777346?s=09)


La opinión del Comentarista de @CatSeguros:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 9:39 a. m. on lun., jul. 15, 2019:
Pues sí,  profesor. Buena o mala la situación actual, coincido totalmente con su afirmación.
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1150671248533458944?s=09)


La aportación de The Founder of @CatSeguros:

Las empresas han encontrado un nicho laboral muy jugoso para la “demanda de empleo”: ¡la Figura del Autónomo!.

Difícilmente se pone enfermo y acude a la baja laboral. Se puede recurrir a él en cualquier momento y, prácticamente, para cualquier trabajo. Es el propio autónomo quien corre con sus gastos de la Seguridad Social. Si el autónomo quiere cobrar más tendrá que recurrir a buscarse más clientes, lo que aporta mayor valor a la empresa que lo contrata y, al mismo tiempo, le dará la excusa legal para no contratarle en nómina. No tendrá que exigirle el cumplimiento de un horario; sin embargo, de igual forma, éste no se lo reclamará; al contrario, podrá exigirle al autónomo la realización de un trabajo determinado en un tiempo concreto.

¡Todo son ventajas para las empresas!…

…Se trata de la nueva esclavitud, la del Siglo XXI.

Sin embargo, no todo son inconvenientes para el autónomo: es él quien puede elegir con quién trabaja, en qué horarios y, lo más importante, cuánto tiempo dedica a cada trabajo que se le encarga. Por lo tanto, es el autónomo el que elige el Precio/hora de trabajo. En definitiva, si el autónomo acierta a ver esta gran ventaja, este tipo de empleo se convierte en “LA NAVAJA DE DOBLE FILO” en contra de las empresas.

¡No todo está perdido!… ¡Quizás esté mucho por ganar!.


LOS SEGUROS RECOMENDADOS PARA LOS AUTÓNOMOS:

PROTECCIÓN JURÍDICAACCIDENTES INDIVIDUALSALUD