#CreditoyCaucion – «Las insolvencias globales aumentarán bruscamente en 2023.» / «La crisis financiera puede imponer una restricción de financiación.» – #InsolvenciasGlobales #CrisisFinanciera #RestriccionDeFinanciacion #Twecos


En la línea que publicábamos en este sitio web (dedicado a la comercialización de seguros como ocupación profesional; y, a más … mucho más) tenemos varias noticias compartidas públicamente por Newsletter de LinkedIn CyC News.


Las insolvencias globales aumentarán bruscamente en 2023.

Crédito y Caución prevé un empeoramiento global del 49% de los niveles de insolvencia que será especialmente intenso en Norteamérica (71%) y más moderado en Europa (27%).

Crédito y Caución prevé que en 2023 se produzca un aumento global del 49% en los niveles de insolvencia, en el marco del proceso de ajuste a los niveles prepandémicos. De acuerdo con las estimaciones de la aseguradora de crédito, tras la interrupción de los estímulos fiscales y moratorias concursales vinculadas a la pandemia pueden transcurrir hasta ocho trimestres hasta que los niveles de insolvencia se normalicen. Este proceso, en combinación con la quiebra de empresas zombis y un contexto macroeconómico de alta inflación y restricción monetaria impulsará el crecimiento de los niveles globales de insolvencia en 2023.

A nivel regional, la aseguradora de crédito prevé el empeoramiento más intenso de 2023 se registre en Norteamérica (71%), impulsado principalmente por la evolución de Estados Unidos, seguido de Asia-Pacífico (56%) y el incremento moderado en Europa (27%), donde la normalización está más avanzada. 

Tras dos años consecutivos de descenso, en 2020 y 2021, las insolvencias globales ya registraron un crecimiento del 9% en 2022. Tras el fuerte repunte previsto para 2023, la aseguradora de crédito prevé que el proceso de normalización concluya en 2024 en la mayoría de los mercados, con un nuevo incremento mundial de estos procesos del 12%. Algunos mercados como Austria, Canadá, Dinamarca, España, Finlandia, Irlanda, Reino Unido, República Checa, Rusia, Suecia, Suiza o Turquía ya han vuelto a los niveles prepandémicos. Países como Corea del Sur, Estados Unidos, Nueva Zelanda, o Países Bajos están lejos de completar el ajuste. 

Aunque las ayudas fiscales públicas relacionadas con la pandemia han desaparecido en gran medida, la situación fiscal general sigue siendo expansiva en la mayoría de los mercados avanzados. Varios países han adoptado paquetes de apoyo para contrarrestar los efectos negativos de la subida de los precios de la energía, lo que supone un cierto respaldo al crecimiento económico. Sin embargo, también existen nuevos riesgos, como resultado del endurecimiento reciente de la política monetaria. Las empresas se enfrentan a condiciones de financiación significativamente más estrictas, lo que probablemente suponga un reto para aquellas que incrementaron significativamente su endeudamiento durante la pandemia.


La crisis financiera puede imponer una restricción de financiación.

El #twecos y doctor en Economía Juan Ramón Rallo cree que “en un entorno tan incierto, los seguros de crédito pueden proporcionar una garantía y seguridad adicional con las que capear el horizonte”.

Fuente: Twecos.

¿Cómo afectará la guerra de Ucrania a la economía internacional en 2023 si el conflicto se prolonga más allá del verano?

Yo creo que veríamos una perseveración de las tendencias actuales. El shock energético básicamente lo hemos salvado haciendo algún tipo de trampa, vetando las importaciones de petróleo ruso, pero adquiriéndolo a otros países que se lo compran previamente a Rusia; y seguiremos, incluso aunque termine la guerra, con una mayor regionalización del comercio. No parece que esas tendencias vayan a cambiar porque son decisiones esencialmente políticas, sobre todo en el corto y medio plazo.

En un mundo tan interdependiente e interconectado como el actual, ¿los embargos comerciales pueden ser muy complicados de aplicar? ¿Están siendo ineficaces en el caso de Rusia? 

Es verdad que los embargos no están funcionando tanto como les gustaría a las potencias que los aplican, básicamente porque el mundo está tan interconectado que otros países pueden actuar como intermediarios para vender a Rusia. Eso lo hemos visto claro en el caso de los semiconductores, donde las ventas del bloque occidental a Rusia se han desmoronado, pero las importaciones y exportaciones de los países adyacentes se han disparado. Por lo tanto, hay formas de burlar las restricciones, pero eso no significa que éstas no hagan daño, ya que incrementan los costes de las transacciones. Además, es posible que muchas empresas implicadas en el transporte, la financiación o el aseguramiento de las mismas no participen en ellas por miedo a ser sancionadas o lo hagan a costes más altos.

¿Cuál es el estado de salud de la economía española en estos momentos?

La segunda mitad del 2022 fue bastante mala con respecto a los trimestres anteriores, ya que apenas creció un 0,4%, de manera que en términos anualizados ni siquiera aumentamos un 1%. El último trimestre fue especialmente negativo porque todos los componentes de la demanda agregada cayeron, incluyendo el consumo privado, y la economía se sostuvo solo por el consumo público. Además, en la segunda mitad del año también se destruyó empleo, según la EPA. Sin embargo, durante los primeros meses de 2023 estamos empezando a ver en España y en el conjunto de Europa una reactivación de la actividad económica y del empleo, que enlaza con las revisiones al alza de la previsión de crecimiento en nuestro país. Sin embargo, hay que ser prudentes porque es probable que la crisis financiera que tenemos en ciernes termine teniendo algún tipo de influencia sobre los flujos de crédito y, por lo tanto, sobre la capacidad de crecimiento de nuestra economía. 

¿Por qué se reacelera la economía europea en la primera mitad de este año?

Probablemente porque el shock energético que sufrió durante el segundo semestre de 2022 ha pasado ya. El precio del petróleo y del gas han bajado mucho y eso le ha dado nuevos bríos, pero insisto en que hasta que no se aclaren las incertidumbres financieras sería prematuro aventurar si 2023 va a ser un buen año o no.

¿Cree que el PIB español crecerá este año por encima de las grandes economías europeas y que se reducirá sustancialmente el IPC?

Dada la incertidumbre que he señalado, si España crecerá más que el resto y si la inflación se moderará sustancialmente son pronósticos que hay que coger con pinzas. Si no se consuma ninguna crisis financiera y prosiguen las tendencias actuales y la reaceleración que estamos viendo ahora, es probable que la economía española crezca más que otras de Europa porque todavía tiene margen para recuperar el PIB que perdió durante la pandemia. En cualquier caso, la inflación con respecto a 2022 sí es probable que se modere y tendremos buenos datos hasta mayo o junio, aunque en la segunda mitad de 2023 podríamos ver un nuevo rebote al alza. 

¿Qué papel cree que juega el seguro de crédito en este momento de incertidumbre y perturbación del riesgo de crédito?

En un entorno tan incierto, los seguros de crédito pueden proporcionar una garantía y seguridad adicional con las que capear el horizonte. Acabamos de ver que en Estados Unidos el Silicon Valley Bank ha caído porque no tenía asegurada su cartera de activos contra el riesgo de interés. Y, aunque no es lo mismo que el riesgo de crédito, estamos viendo como la falta de aseguramiento de ciertos riesgos en el nuevo entorno en el que nos movemos puede ocasionar daños muy gravosos.

¿Por qué desde mediados de 2022 se han triplicado los concursos de acreedores de empresas españolas, a diferencia de otros países europeos?

La segunda mitad del 2022 no fue positiva ni para el consumo ni para la inversión. Probablemente, la crisis energética y la consiguiente incertidumbre alrededor de la rentabilidad de las empresas pausó la inversión. Ahora mismo, la economía está remontando, por lo que cabe esperar que la inversión también lo esté haciendo, pero la crisis financiera puede imponer una restricción de financiación muy importante.

Una reciente encuesta del Banco de España alerta sobre la debilidad de la inversión empresarial. ¿Qué medidas son necesarias para mejorar la situación?

Medidas coyunturales a corto plazo serían las típicas para estimular la economía, pero el enfoque estaría equivocado porque entonces se sostendrían inversiones que quizás no fueran viables a largo plazo. Si queremos que la economía española invierta más, tenemos que fomentar el ahorro interno, por ejemplo, con una rebaja de la fiscalidad; y, por otro lado, desregular la economía para que aparezcan nuevas oportunidades de inversión.


Ya tenemos delante un 2023 especialmente complicado. La incertidumbre se ha apoderado de la gran mayoría de sociedades occidentales y no occidentales.

La gente, la sociedad en general, es consciente de ello. Han (hemos) aprendido a no mostrar esa preocupación por un futuro profundamente incierto; en el que lo estable ha desaparecido para entrar de lleno el cambio continuo… ¡como forma de vida!.

La Adaptación continua será nuestro modo de vida, a partir de hora, y en los próximos años.

Deberemos hacernos individualmente una pregunta: ¿estamos (estoy) preparados para ese cambio y, consecuentemente, ese destino?.

El tiempo nos lo dirá; sin embargo, la realidad seguirá siendo la que ya teneos delante.

Lo que sí podemos afirmar es que deberemos estar preparados psicológicamente como, en pocas épocas, nuestros antepasado han precisado estarlo.

Reflexion por: Niklauss.


Noticias recopiladas por Niklauss para:

#CatSeguros – #CatFiles – #CatNews
Seguros – Archivos – Noticias
¡¡¡Construimos su Patrimonio Personal!!!
Nº de Registro en la D.G.S.: C046836976494S
Creación y Protección del Patrimonio Personal
con Metales Preciosos Monetarios Asignados.
(Oro, Plata, Platino y Paladio)
Análisis y Noticias alternativas al Pensamiento Único.

Pregúntanos todas tus dudas y solicítanos

Tu Proyecto de Seguro.

(Ofertas SIN COSTE y SIN COMPROMISO de contratación)


 

 

«La ralentización de la economía puede aumentar el riesgo de insolvencias en Europa». @elindepcom #twecos #Economia #Insolvencias #Riesgo #Seguros #Noticias @CatSeguros #CatSegurosInforma

La NOTICIA (Enlace al artículo original).

¿En qué grado cree en la economía como ciencia previsible?

Si he aprendido algo en estos años de periodismo es que las certezas en economía no existen o hay que tomarlas con mucha precaución, porque la realidad está llena de circunstancias imprevisibles. De hecho, la economía es la única ciencia en la que a uno le pueden dar el premio Nobel por sostener una cosa y su contraria. Hay diferentes teorías económicas que explican la realidad desde cada punto de vista; y yo he tratado siempre de tomarlas a todas con cierto escepticismo y, también, con humildad porque no soy economista.

¿Cree que los economistas muestran también la suficiente humildad para reconocer las dificultades de acertar en sus predicciones?

La soberbia nunca es buena en ninguna de las ramas del conocimiento que tratan de explicar la realidad. Es verdad que, en los años de la crisis, los periodistas entramos al juego de quiénes habían sido capaces de predecirla. Y, en vez de eso, deberíamos habernos centrado más en preguntar a los economistas de qué manera se deben replantear los modelos y datos para mejorar estas predicciones. Hay que tener en cuenta que apenas vimos venir la crisis hasta que estuvimos muy dentro de ella; y eso afecta a académicos, gobiernos, instituciones europeas… Esto debería hacernos plantear qué datos tenemos que trabajar para elaborar mejores políticas económicas. Si las discusiones se centraran menos en la ideología de cada uno y más en conocer qué políticas son útiles para resolver los problemas de los ciudadanos avanzaríamos mucho más.

Su último libro se titula “El fin del mundo tal y como lo conocemos”. ¿Qué margen tenemos para cambiar lo más negativo?

Entre lo más negativo que podemos encontrar ahora en un país, una empresa o un trabajador está la reticencia al cambio. Como cuento en el libro, estamos viviendo un momento de cambio profundo y adaptación tecnológica a un nuevo modelo económico y global, con unas nuevas reglas de juego que imponen la economía conectada y el mundo digital. Tenemos que cambiar muchas cosas del corsé y del mundo analógico heredado del siglo XX, pero también hay que repensar el modelo social y educativo para que no se produzca un aumento de desigualdades que desplace a los profesionales cuyos trabajos vayan a ser sustituidos por la automatización. No debemos tener miedo al cambio, pero sí hemos de entender bien esa transformación para adaptarnos a las nuevas oportunidades que están surgiendo y que son muchas.

¿Qué tiene que cambiar, entonces, para que la tecnología se convierta en un catalizador del desarrollo económico sin destruir empleo?

La robotización aumenta la productividad. De hecho, hay varios estudios que apuntan a que los países que más empleo de calidad están creando son los más robotizados. El futuro pasa por más automatización, robotización y digitalización, pero también por repensar de qué manera no se desplaza a las personas cuyo trabajo deja de ser necesario. Se trata de un reto mayúsculo, que no tiene una solución fácil y que en España no se está abordando con la profundidad que debería. La solución tiene que pasar por más tecnología, pero también por repensar bien la situación para que el progreso llegue a todo el mundo y no cree desigualdades.

En la actualidad, ¿sigue siendo la morosidad uno de los principales lastres de las pymes?

Si hay alguien a quien penaliza la morosidad es a las pequeñas empresas, que son las que menos músculo tienen y las que más acusan este problema a la hora de cobrar sus facturas. Obviamente, esto es un desafío mayúsculo para las pymes, y todo lo que haga la legislación para agilizar esos cobros será una ayuda para la economía española.

¿A qué velocidad debe producirse la transición energética en España?

El cambio de modelo energético es una obviedad y ya nadie duda de que el futuro pasa por las energías no contaminantes. Pero el ritmo que tiene que marcar esa transición no es algo que pueda decidir España en solitario, ya que vivimos en un mundo global. Echarse las manos a la cabeza por las medidas restrictivas a unos combustibles contaminantes en el centro de las ciudades es olvidar que está sucediendo lo mismo en todos los países de nuestro entorno. En España es determinante la industria automovilística y sus exportaciones. Y, precisamente, por eso tenemos que conectar con el ritmo de transición energética que se está produciendo en otros países, porque los vehículos que nos van a comprar éstos tendrán que ser no contaminantes. Es un cambio que debemos asumir y que tenemos que verlo como una oportunidad y no como un problema, porque va a ser una fuente constante de empleos nuevos y de posibilidades para los inversores.

¿Qué necesita la economía española para ser más competitiva?

Una de las recetas económicas con mayor consenso entre los expertos para impulsar la productividad de la economía española es que las pymes, que componen la mayor parte del tejido productivo español, ganen tamaño, como en otras economías europeas. Esto permitiría una mejor calidad del trabajo, un mayor músculo exportador y muchas sinergias. Por eso, tenemos que replantear el tamaño de las empresas como una de nuestras prioridades. Y también, por supuesto, facilitar más la inversión en innovación y tecnología, para que las compañías que quieran innovar puedan hacerlo. Además, los profundos cambios que traerán la inteligencia artificial y la robotización harán necesario que los trabajadores tengan que estar formándose durante toda la vida, por lo que las empresas deberán facilitar la formación constante. Pero, también, el Estado tendrá que proveer de una mayor protección social para quienes se vean desplazados transitoriamente y deban potenciar sus capacidades para reinsertarse nuevamente en el mercado laboral. Algunas predicciones dicen que hasta dos tercios de los puestos de trabajo en el mundo actual podrían quedar parcial o totalmente automatizados en pocos años. Y no pueden darse noticias como las conocidas recientemente acerca de empresas españolas que no encuentran en nuestro país personas con la suficiente formación para puestos de trabajo altamente tecnológicos.

¿Cómo está afectando la incertidumbre internacional a la inversión de las empresas españolas en el exterior?

Hay muchas previsiones que apuntan a una desaceleración del crecimiento mundial y algunos indicios en la economía española que ya señalan esos primeros síntomas de agotamiento. Una de las lecciones que aprendimos de la última crisis es que la economía española necesitaba abrirse más al exterior y eso ha ayudado a muchas empresas a volver a crear empleo. Es prioritario estar siempre con la mirada puesta en el exterior, buscando oportunidades. Cuanto más diversificadas tengan las empresas sus fuentes de ingresos mejor van a poder afrontar el desafío de una desaceleración económica. El nuevo gobierno tendrá también otros desafíos como la reforma de las pensiones o la organización territorial del Estado. En cuanto al primero, sería muy necesario que los partidos volvieran a sentarse a la mesa para tratar este tema desde un punto de vista más técnico y menos ideológico, buscando el consenso sobre el mejor modelo para garantizar las pensiones.

¿Qué sabe del seguro de crédito y del papel que ha jugado en la crisis?

Antes hemos hablado de los riesgos de impagos y en este terreno, como en cualquier otra gestión de la incertidumbre, los seguros ayudan a las empresas a afrontar mejor las situaciones imprevisibles. Aunque a veces, éstas no son tan difíciles de prever como sucede, por ejemplo, con el Brexit, una de las amenazas fundamentales que tenemos ahora mismo en Europa y que está generando mucha incertidumbre en las empresas.

Los seguros de crédito pueden ayudar a afrontar el futuro con un poco más de certeza, porque hay muchas variables que no se pueden controlar, por ejemplo, con la ralentización de la economía que comentábamos antes, que puede provocar daño en la exportación y aumentar el riesgo de insolvencias en Europa.


Pregúntanos todas tus dudas y solicítanos Oferta de tu Seguro.