La actualidad en #2 artículos: ¿Sabes qué es una neuritis intercostal en el embarazo? – #Embarazo #NeuritisIntercostal #Lactancia – #Salud #MediadoresDeSeguros #AgentesDeSeguros


Dolor de costillas en el embarazo: causas y consejos para aliviarlo.

La neuritis intercostal puede ocasionarse por el cambio de postura durante el embarazo. Hay varias acciones que puedes realizar por tu cuenta para aliviar el dolor.

Es común que, durante el tercer trimestre de embarazo, la mujer presente dolor en el costado. Esto debido a la tensión que ocasiona el útero sobre los nervios que se encuentran entre las costillas. Continúa leyendo para conocer más sobre el dolor de costillas en el embarazo, así como consejos para aliviarlo y, en la medida de lo posible, seguir disfrutando esta maravillosa etapa.

Dolor de costillas o neuritis intercostal, ¿por qué aparece?

El dolor de costillas, también llamado neuritis intercostal, es ocasionado por el cambio postural que se produce en el embarazo. El dolor de esta afección se experimenta en las costillas, de lado derecho o izquierdo.

La neuritis intercostal aparece porque, a partir de los seis meses de embarazo, el útero ya tiene un tamaño considerable y de manera evidente mueve de su lugar al hígado, estómago, intestino y costillas, provocando inflamación en los nervios de las costillas. El dolor puede ser intenso, como un calambre.

El dolor en las costillas desaparece en el parto, debido a que el útero pierde tamaño y los nervios dejan de estar comprimidos. Es necesario que el diagnóstico sea detectado por un médico. Incluso este podrá recomendar algunos estiramientos sencillos que reduzcan el dolor.

Síntomas de la neuritis costal en el embarazo.

Como decíamos, este dolor es provocado por inflamación de los nervios de la costilla, el cual puede causar los siguientes síntomas distintos:

  • Dolor: normalmente se produce dolor en uno de los dos costados. A veces se puede presentar molestia desde la columna hasta el esternón.
  • Presión: la presión se puede sentir debajo del pecho, como si la molestia procediera del exterior.
  • Irritación: la piel puede presentar escozor y, por ende, provocar comezón.

Consejos para aliviar el dolor de costillas en el embarazo.

Hay varias acciones que puedes hacer por tu cuenta para aliviar el dolor costal:

  • Utiliza un sujetador especial para embarazo o, al menos, que no apriete la zona. Evita los que llevan aros.
  • En la ducha, aprovecha para darte un masaje, principalmente con agua tibia o caliente, en la zona donde tengas mayor dolor.
  • Cuida tus posturas en todo momento.
  • Evita permanecer largos periodos sentada.
  • Por la noche, usa una almohada especial para dar alivio a la zona del costado.
  • Practica yoga o pilates: durante la gestación favorece las posturas más adecuadas.
  • Procura no retener gases.

Es importante saber que este dolor frecuente en las embarazadas es muy desagradable, pero no se trata de algo grave que afecte a la madre o al bebé.

Con estos consejos referentes al dolor de costillas en el embarazo, esperamos que puedas encontrar alivio durante esta etapa. Recuerda que, ante cualquier anomalía o situación extraordinaria de tu embarazo, lo mejor es buscar la opinión y observación de un profesional médico para procurar tu bienestar y el de tu bebé.


Grietas del pezón en la lactancia.

¿Qué hacer para evitar el pezón agrietado durante la lactancia? ¡Sigue leyendo para conocer los mejores consejos!

Dar el pecho es una acción natural y a la vez muy especial, que refuerza el vínculo entre el bebé y su mamá. No obstante, a menudo puede resultar doloroso o incómodo, por muchas razones. Si has decidido amamantar a tu bebé y has notado grietas del pezón en la lactancia, continúa leyendo para conocer por qué se produce y consejos para evitarlo: ¡dar el pecho no tiene por qué doler!

¿Por qué se producen grietas en el pezón durante la lactancia?

La lactancia es un momento íntimo entre la mamá y el bebé, ya que, además de ser la alimentación más sana posible porque fortalece el sistema inmunitario del pequeño y evita algunas enfermedades en la madre, se produce un momento de relajación en ambos y se refuerza el vínculo. Por ello decimos que esta etapa se debe disfrutar.

Pero pueden ocurrir ciertos inconvenientes, como por ejemplo las grietas del pezón en la lactancia. Se producen debido a una mala postura del bebé al momento de mamar y, en algunas ocasiones, por presencia del frenillo sublingual. Estas grietas son heridas muy dolorosas y pueden llegar a parar o frenar esta etapa.

Tratamiento para las grietas del pezón en la lactancia.

El tratamiento oportuno consiste en corregir la postura del bebé, principalmente su boca al momento de succionar. Es importante saber que las grietas se originan por el roce de lengua y las encías del bebé en el pezón de la madre.

Lo correcto es introducir la areola en la boca del bebé para evitar que su lengua trabaje únicamente con el pezón y cause grietas.

En el mercado existen pomadas que aseguran tratar este tipo de heridas, pero no es así. Pueden tratar las propias heridas pero no son la solución: como decimos, la postura del bebé al mamar es la clave.

Consejos para evitar el pezón agrietado.

¿Qué hacer para evitar el pezón agrietado? A continuación compartimos contigo algunos consejos:

  • Lo primordial: mejorar el agarre del pecho. Si tienes duda, puedes ver algunos vídeos o solicitar asesoramiento con el pediatra o con una experta en lactancia materna.
  • Procura mantener la lactancia, aunque si el dolor es muy intenso y la situación no mejora, extrae la leche del pecho para continuar alimentando a tu bebé.
  • Si ya tienes grietas, lava la zona con jabón neutro y evita el uso de perfumes.

¿Cómo conseguir un buen agarre en la lactancia? 

Por instinto natural, la mayoría de los bebés aprenden fácilmente cómo agarrar correctamente el pecho de su madre. Pero algunos pueden tener más dificultades para hacerlo: en este caso habría que enseñarles para que su alimentación sea exitosa. No es ni bueno ni malo: simplemente es un proceso más.

El pezón y la aureola deben estar dentro de la boca del bebé, de manera que sus encías y lengua compriman o aprieten la aureola. Sobre la postura, es necesario que la columna, el cuello y la cabeza estén alineados; el mentón debe estar levantado, mirando hacia arriba.

La madre también debe sentirse cómoda: ayúdate de cojines o almohadas para apoyar la espalda y el brazo.
Esperamos que esta información te haya sido de utilidad para evitar grietas del pezón en la lactancia, ¡comparte estos consejos con algún familiar o amiga que lo necesite! Tu bienestar y el de tu bebé es lo primordial.


Artículos recopilados por Niklauss.

Fuente: Mi familia crece.
Artículos relacionados en @catseguros:

#CatSeguros – #CatFiles – #CatNews
¡¡¡Cuide (cuidamos) su Patrimonio Personal!!!

Pregúntanos todas tus dudas y solicítanos

Tu Proyecto de Seguro de Salud.

(Ofertas SIN COSTE y SIN COMPROMISO de contratación)