SEGUROS – Seguro RC para la construcción: ¿qué debes saber? @doiserRRHH #Seguros #Construccion #ResponsabilidadCivil @CatSeguros #Consejos #CatSegurosInforma



La Información (enlace al artículo):

Cualquiera que conozca un poco el sector de la construcción sabe que se trata de uno de los más sensibles en cuanto a siniestralidad. Dada la potencial gravedad de los accidentes relacionados con la construcción, contar con un seguro de responsabilidad civil es obligatorio para que las empresas constructoras estén protegidas en caso de que un tercero, un trabajador, cliente, subcontratista o la propia sociedad se vean afectados durante el desarrollo o al finalizar de dicha obra. Contratar este tipo de seguros suele ser un tema delicado y sobre el que surgen muchas dudas. A continuación vamos a aclarar las más comunes y arrojar un poco más de luz sobre el tema. ¡Comenzamos! 

¿Qué es el seguro de responsabilidad civil para la construcción?

Según el artículo 1902 del Código Civil, donde viene detallada su regulación, el seguro de RC es el que agrupa las obligaciones de indemnización sobre reclamaciones que son realizadas de modo extracontractual. De esta manera tú como asegurado podrás compensar los daños que se produzcan de forma imprevista o fuera de un contrato establecido entre dos partes. Las coberturas dependerán en cada caso del contrato que hayas firmado con la aseguradora.
Hay que distinguir dos tipos fundamentales de seguros de RC: el seguro de RC general o de explotación y el seguro de RC profesional. Dentro de este último tipo encontramos el seguro de RC para ingenieros, el seguro de RC para arquitectos y el seguro de RC para aparejadores.

Seguro de responsabilidad civil profesional

Con este tipo de seguro tu empresa podrá hacer frente a las reclamaciones que realicen personas, clientes, empresas…; es decir, terceros que se vean afectados por el desarrollo directo de tu actividad profesional, ya sea si se provoca un daño material, personal o económico, siempre y cuando esté contenido en la póliza que se contrate. En este caso, se tienen en cuenta los procesos que se llevan a cabo en la construcción de una obra. 
La contratación de un seguro de RC profesional, en la mayoría de las comunidades autónomas de España es imprescindible para lograr el sello en los colegios profesionales. Así se protege tu patrimonio como técnico. 

  • Seguro de RC para ingenieros: poseer este tipo de seguros es un requisito obligatorio en el caso de que vayas a trabajar con administraciones públicas, así como con otros tipos de clientes muy específicos. Además, este es un requisito indispensable para la contratación/adjudicación en licitaciones públicas. 
  • Seguro de RC para arquitectos: mientras este tenga vigencia cubrirá la totalidad de las reclamaciones que recibas como asegurado, incluida la RC que pueda ser exigida de forma directa o secundaria, por perjuicios personales, económicos o materiales que se produzcan derivados de estos daños según la reglamentación vigente que la regula. 
  • Seguro de RC para aparejadores: su función es proteger el patrimonio del técnico según la responsabilidad extracontractual. Por lo tanto, se tienen en cuenta sus funciones y las responsabilidades que le asignan los demás agentes implicados en el proceso de construcción. 

¿Qué garantías adicionales existen?

Además del seguro de responsabilidad civil obligatorio, existen una serie de garantías que son recomendables y con las que cubrir necesidades más específicas según tu caso. Algunas de las más frecuentes son:

  • RC para promotores/constructores: este seguro te permite trabajar más tranquilo y estar protegido ante cualquier incidencia, protegiéndote frente a negligencias o errores por omisión.
  • RC de explotación: incluye gran parte de los riesgos que pueden afectar el desarrollo de tus actividades. Además, corre con los gastos de defensa jurídica, así como las compensaciones en el caso de que tengas que realizar alguna.
  • RC de daños a colindantes: relacionado con los daños que puedan ser ocasionados por las conducciones de gas, agua, aire, electricidad o daños por derribo. 
  • RC patronal: te protege frente a negligencias que terminen en invalidez o muerte de un empleado.
  • RC cruzada: cubre las demandas de reclamación de daños, adelantándose a la necesidad de asistencia jurídica por tu parte. 
  • RC de productos y postservicios: incluye los perjuicios que pueden ser causados durante el desarrollo de las actividades de construcción y al concluir estas, según los límites establecidos en la póliza de seguros. 

¿Qué tipos de pólizas de seguro RC puedes encontrar?

Principalmente, las pólizas RC se dividen en dos: por obra o abiertas. El seguro RC por obra incluye la indemnización que se le tuviera que abonar a terceros desde que comienza el desarrollo de la actividad asegurada, en este caso la obra, hasta que concluye. Se trata de una póliza temporal, ya que solo se aplica durante el tiempo de ejecución de una obra en concreto.
En el caso de las pólizas RC abiertas o flotantes la cobertura es similar a la por obra pero la diferencia es que su duración es de un año y cubre todas las obras que estén en proceso durante ese tiempo. Esta póliza se pude renovar de forma anual.


PUBLICIDAD @CatSeguros

Seguro de RESPONSABILIDAD CIVIL


Autónomos 2019: cuotas durante la baja y cambios de Real Decreto-ley 28/2018. @doiserRRHH #Autonomos #RealDecretoLey #Noticias #Actualidad #Fiscalidad #CuotasSeguridadSocial #Legal @CatSeguros #CatSegurosInforma



El Artícuo (doiser – 18/Jul/2019):

Artículo realizado por Anta Consulting sobre Gestoría y asesoría online.

Estamos ante la eterna pregunta que siempre genera dudas y confusión: ¿Cuál es la fórmula exacta para que el autónomo pague sus cuotas estando de baja? La normativa ha cambiado recientemente, y surgen dudas entre el colectivo. 
Desde Anta Consulting te cuentan cuáles son las cuotas que como autónomos deberás pagar durante este 2019.
2019 incluye una serie de cambios en lo referente a las obligaciones y derechos de los Autónomos respecto a la Seguridad Social y principalmente todas aquellas modificaciones de baja por enfermedad o incapacidad temporal.

CONTINGENCIAS PROFESIONALES

La cobertura de las contingencias profesionales que cubren el accidente de trabajo y/o la enfermedad profesional de los autónomos es obligatoria. Para analizar esta normativa debemos acudir al  Real Decreto-Ley del pasado 28 de diciembre.
Hasta la aparición de este Real Decreto, los autónomos solo estaban obligados a cotizar por contingencias comunes mientras que el nuevo Real Decreto-ley 28/2018 mejora las coberturas existentes.
Si la baja se produce a causa de un accidente laboral, la mutua abonará tres cuartas partes de la Base Reguladora a partir del segundo día de baja y si se produce una enfermedad común como detonante de la baja, se abonará el 60 %  de la Base para llegar al 75% desde el cuarto día de baja una vez pasados 20 días de baja.

¿TENGO QUE PAGAR LA CUOTA DURANTE LA BAJA?

Dado que la obligatoriedad de cotizar por contingencias profesionales encarece la cuota del Autónomo se ha compensado este esfuerzo, mejorando algunas coberturas. 
Los autónomos no pagarán las cuotas a partir del segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal.

MÁS CAMBIOS DEL REAL DECRETO-LEY 18/2018

Se modifica la denominada “tarifa plana” y se establecen previsiones específicas para los trabajadores por cuenta propia o autónomos que estén empadronados y realicen su actividad en municipios de menos de 5.000 habitantes. Igualmente se fijan condiciones especiales de cotización para los menores de 30 años o 35, en el caso de mujeres, entre otros colectivos.

  • Los tipos de cotización ya en vigor:
    • Contingencias comunes: 28,3%.
    • Contingencias profesionales: 0,9%.
    • Cese de actividad: 0,7%.
    • Formación profesional: 0,1%.

Se incrementa la base mínima de cotización en el RETA para 2019, quedando establecida en 944,40 euros mensuales. Como se viene realizando en años anteriores, se establecen reglas especiales para la determinación de las bases de cotización en este régimen para los trabajadores por cuenta propia o autónomos con 47 o más años de edad, así como para los denominados “autónomos societarios”. Si a 1 de enero de 2019 tienes 48 años o más, como tendrás que elegir una base de cotización entre una mínima 1.018,50 euros y una máxima de 2.077,80 euros mensuales, la cuota mínima  quedaría en 305,55 euros al mes.

Si eres autónomo en una cooperativa de trabajo asociado y te dedicas a la venta ambulante, podrás ingresar el 50% de la cuota de autónomo 2019, lo cual equivale a 141,65 €/mes.


LOS SEGUROS BÁSICOS (y recomendados) PARA TODO AUTÓNOMO:

SOLICITA TU ESTUDIO A MEDIDA (sin compromiso de contratación) PULSANDO CUALQUIERA DE LOS TRES ICONOS ANTERIORES.