El Gobierno prevé que el mínimo de paro de 2007 no se conseguirá ni en medio siglo. @voz_populi #Gobierno #Noticias #Empleo #Politica #Desempleo #PlenoEmpleo #Paro #TasaDeParo #Sociedad @CatSeguros #CatSegurosInforma

Pronostican que la tasa de desempleo se estabilizará en torno al 8,4%

La NOTICIA (Enlace al artículo original).

La “alta” tasa de paro es uno de los tres desequilibrios, junto a la elevada deuda pública y el aumento de la desigualdad, que el Gobierno identifica como prioritarios para corregir en el Programa de Estabilidad que ha enviado a Bruselas, y aunque prevé que el desempleo vaya bajando progresivamente estima que en el año 2070 se habrá estabilizado en torno al 8,4%, una tasa superior al mínimo que se logró en el año 2007.

El auge de la burbuja inmobiliaria llevó latasa de desempleo española a su momento más dulce: consiguió bajar del 8% por primera vez en el histórico al situarse en el 7,9% a cierre del segundo trimestre de 2007. La crisis económica que estalló entonces disparó el paro exponencialmente hasta el máximo del 26,94% que registró en el primer trimestre de 2013.

Desde entonces, este indicador no ha parado de bajar y a cierre del primer trimestre de 2019 se sitúa en el 14,70%, pero sigue siendo uno de los más altos que existen en la Unión Europea. “Los desempleados de larga duración representan todavía cerca del 40% del total y la tasa de paro juvenil supera el 30%”, reconoce el Ejecutivo en el Programa, en el que prevé que la tasa de desempleo se sitúe en el 13,8% a cierre de 2019, en el 12,3% en 2020, 11,0% en 2021 y 9,9% en 2022.

Si se cumple ese pronóstico y el desempleo baja del 10% dentro de tres años, habrá alcanzado su mejor nivel desde el año 2008. A partir de 2022, el descenso irá enfriándose y el indicador se estabilizará en el 8,4%, según prevé el Ejecutivo en el Programa.

La evolución del mercado de trabajo es positiva, en tanto que se sigue creando empleo en el país y se reduce la tasa de paro, pero su buen comportamiento no será suficiente para que España cumpla con los objetivos fijados en la Estrategia Europa 2020, que se acordó en el año 2010.

Ese marco de trabajo fijaba como objetivo que la tasa de empleo de la población entre 20 y 64 años se situara en el 74% en España en el año 2020, pero a cierre de 2018 se sitúa en el 67,6%, más de seis puntos por debajo del ‘Aprobado’.

En su último Informe sobre España, publicado en febrero de este año y en el que se evalúa el cumplimiento de estos preceptos, la Comisión Europea (CE) pronostica que la tasa de paro se situará en el 13% en 2020, tres puntos por encima de las previsiones del Gobierno, y señala que España se encuentra en “situación crítica” respecto a su tasa de abandono escolar, la distribución de renta y la tasa de empleo.

En este informe, la CE dictamina que España “ha realizado avances limitados en el seguimiento de las recomendaciones específicas por país” de 2018 y no ha conseguido mejoras significativas para poder cumplir con los objetivos que se le habían marcado para 2020.

La Airef, más optimista

A pesar de que el propio Programa de Estabilidad renuncia en sus previsiones a que la tasa de desempleo pueda bajar del 8%, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) es más optimista que el Gobierno en los pronósticos que incluye en su Informe sobre el Actualización del Programa de Estabilidad 2019-2022.

Este organismo, presidido por José Luis Escrivá, considera que el Ejecutivo ha sido demasiado prudente en su cuadro macroeconómico, pero más positivo de lo que debía en su cuadro fiscal -en cuanto a previsión de ingresos y gastos-. 

En el caso del empleo, la Airef sí cree que la tasa de paro conseguirá mejorar el dato de 2007 y pronostican que en el año 2050 se sitúe en el 7,7%. Su optimismo se debe a que manejan otras previsiones demográficas distintas a las del Ejecutivo. 

Mientras que el Gobierno prevé que la población en edad de trabajar sea de 26,2 millones de personas en 2050, la Airef pronostica que será muy superior, de 30,3 millones, debido a que es más optimista con su previsión de la tasa de natalidad y a que espera que la llegada neta de inmigrantesal año sea más del doble de la que prevé el Ejecutivo. 

La Airef augura que la inmigración neta (los que llegan menos los que se van) sea de 270.000 personas al año de aquí a 2050, mientras que las cifras oficiales incluidas en el Plan de Estabilidad son de 125.000 cada año.

La FUENTE y su comentario.

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 11:59 a. m. on mié., may. 15, 2019:
Pienso que el 8% no se alcanzará jamás a no ser que se derrumbe la población activa. El paro entendido como ‘cero trabajo’ bajará, pero el subempleo irá incrementándose a la vez que desciende la ocupación a tiempo completo. https://t.co/hJE8bh01EI
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1128600719832027143?s=09)

Nuestro COMENTARISTA y su comentario.

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 2:59 p. m. on mié., may. 15, 2019:
¡,Sin duda alguna!

Interesante es el aviso del presidenciable @sanchezcastejon: primera vez que se hace publicamente un anuncio realista.

¡Mi enhorabuena, bien venido al mundo de los realistas, que no pesimistas!
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1128645975810220032?s=09)

Lo que @CatSeguros pone a su disposición.

Solicite información para su #SeguroDeProteccionJuridica

Anuncios

La bonificación fiscal del alquiler para arrendadores e inquilinos, bajo la lupa del Gobierno. @idealista #Arrendadores #Inquilinos #Sociedad #Gobierno #Consejos #Economia #Finanzas #Noticias @CatSeguros #CatSegurosInforma

La NOTICIA (Enlace al artículo original).

(idealista/news – 03 mayo 2019, 12:07 )

El Gobierno ha confirmado a Bruselas que va a poner en revisión una batería de beneficios fiscales que actualmente se aplican sobre impuestos como el IRPF, el IVA o el Impuesto de Sociedades. Y entre ellos está la bonificación por el alquiler de viviendas que se aplican tanto propietarios como inquilinos en la declaración de la renta.

Según explica el Programa de Estabilidad 2019-2022 que mandó el Ejecutivo de Pedro Sánchez a la Comisión Europea el pasado 30 de abril, documento que además incluye una subida de la previsión fiscal desde el 35,1% actual hasta el 37,3% en 2022, este año se desarrollará un proceso de revisión sobre 13 beneficios fiscales, que el Ministerio de Economía define como “instrumentos de política fiscal que persiguen determinados objetivos económicos y/o sociales, mediante ahorros o mejoras en la renta de personas físicas y jurídicas a través de reducciones en sus cuotas tributarias. Y, por tanto, conllevan una minoración de la recaudación tributaria”.

Por este motivo, el Gobierno insiste en la necesidad de “conocer su efectividad resulta crucial para poder diseñar un sistema tributario que alcance sus objetivos de manera óptima”, y revisará un total de 13 beneficios fiscales cuyo impacto en el gasto público asciende a 57.187 millones de euros. Estos son los incentivos que se van a revisar y el importe que suponen para las arcas públicas, según los cálculos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que será el organismo encargado de hacer esta ‘auditoría’:

Beneficio fiscalImpuestoGasto (millones €)
Reducción por rendimientos del trabajoIRPF2.575
Reducción por arrendamiento de vivienda (propietario) y deducción por alquiler (inquilino)IRPF1.080
Reducción por aportaciones a sistemas de previsión socialIRPF1.630
Tributación conjuntaIRPF2.140
Deducciones por donativosIRPF500
Deducciones de carácter social (maternidad, familia numerosa, discapacidad)IRPF4.800
Incentivos a la I+D+iSociedades355
Tipos reducidosSociedades395
DonacionesSociedades127
Tipos reducidosIVA25.600
Exenciones sociales del artículo 20 de la LIVA: sanidad y educaciónIVA9.010
Exención de los servicios financierosIVA7.040
Tipos reducidos en el Impuesto de Hidrocarburos (gasóleo y gasolina)Imp. Especiales1.935
TOTAL57.187

Como se aprecia en la tabla, además de las deducciones por maternidad, familias numerosas, discapacidad, aportaciones a sistemas de previsión social o donativos, uno de los incentivos que está bajo la lupa del Gobierno es la reducción por el alquiler de una vivienda que actualmente pueden aplicarse en la declaración de la renta tanto arrendadores como inquilinos, cuyo impacto en el gasto social es de 1.080 millones de euros. Y es que, aunque estaba previsto que se llevara a cabo un proceso de revisión del gasto público en materia de beneficios fiscales (incluidos los relacionados con la vivienda), lo que no estaba claro era qué tipo de incentivos iban a revisarse. 

Recordemos que el arrendamiento de una vivienda tiene diferentes reducciones, siempre y cuando se cumplan unos criterios, y que el importe varía dependiendo de la CCAA en la que se ubique la casa.

El inquilino, por ejemplo, tiene a su alcance una deducción autonómica en casi todas las regiones (están destinadas principalmente a jóvenes, discapacitados o mayores con determinada renta), además de la deducción estatal siempre que su contrato de arrendamiento sea anterior al 1 de enero de 2015 (a partir de dicha fecha se eliminó), que consiste en un 10,05% las cantidades pagadas en el ejercicio fiscal, siempre que la base imponible del contribuyente sea inferior a 24.020 euros. [Calcula aquí cuánto te puedes desgravar]

En el caso del arrendador, la reducción es del 60%, y se calcula sobre el rendimiento neto positivo que haya obtenido por el alquiler de la casa (para ello, debe deducir a los ingresos obtenidos los gastos relacionados con el inmueble alquilado o hayan sido necesarios para obtener los ingresos). El benficio fiscal está reservado al arrendamiento de una vivienda habitual. [Más información sobre gastos deducibles y cómo no perder la reducción]

Más presión fiscal

El Ejecutivo de Pedro Sánchez confía en la mejora económica y en subidas de impuestos como fórmula para aumentar los ingresos públicos. De hecho, en el Programa de Estabilidad recalca que “la ratio Ingresos/PIB aumenta desde el 38,9% en 2018 hasta el 40,7% en 2022. Este incremento paulatino del peso de los ingresos públicos sobre el PIB responde tanto a la favorable evolución de la economía, que impulsa el crecimiento de las bases imponibles y la recaudación, como a la estrategia del Ejecutivo de incrementar la recaudación agregada con el objetivo de ir acercando los niveles de tributación de España a la media de los países de nuestro entorno”.

El objetivo, insiste el documento, “es que quienes disponen de mayor riqueza contribuyan de forma equitativa en un modelo fiscal progresivo, donde cada uno aporte en función su capacidad y reciba en función de su necesidad, preservando a la clase media y trabajadora, que es la que ha soportado con su esfuerzo los momentos más duros de la crisis”.

Por ejemplo, y en lo que a subidas de impuestos se refiere, el Gobierno eleva la presión fiscal desde el 35,1% actual hasta el 37,3% en 2022, aunque solo detalla las alzas que ya estaban contempladas en los Presupuestos Generales de 2019, como la limitación de las exenciones en el Impuesto de Sociedades, el incremento del IRPF para las rentas altas, el incremento del Impuesto de Patrimonio, la creación del tributo a las transacciones financieras y a determinados servicios digitales, o las nuevas medidas de lucha contra el fraude fiscal. Entre todas las subidas previstas, el Gobierno prevé ingresar unos 5.654 millones de euros adicionales.

El COMENTARIO de @CatSeguros By ©® Niklauss

Ya decíamos hace unos días que los recursos del Gobierno para hacer frente a las subidas en determinadas ventajas sociales, prometidas por Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) en la campaña electoral nacional, iban a tener que salir de algún sitio.

Sea cual sea el partido político que gobierne, al final, el Gobierno de España (como cualquier gobierno de cualquier país) está “sometido” a los dictados de los “Organismo Internacionales”.

Dicho de otra forma, los Gobiernos “ya no gobiernan” puesto que han sido establecido otros gobiernos supra-nacionales, por encima de nuestros “gobiernos nacionales (locales)” que son los que les mandan lo que deben de hacer.

Es ésta una de las consecuencias de la #Globalización.

@CatSeguros le propone…:

Pocas formas nos dejan ya los gobiernos, sus leyes y la convivencia en sociedad para poder reducir nuestro “gastos” en pro de uns impuestos que, en principio, deben ser utilizados pa la mejora global del conjunto de la sociedad.

Una de esas formas es apostar por ahorrar en Planes de Pensiones.

Consulta y solicita nuestra asesoría SIN COMPROMISO pulsando el siguiente enlace:

PLANES DE PENSIONES