BANCOS (merka2 – 26/Oct/2019): Informe de Mckinsey: el 60% de los bancos mundiales no sobrevivirían a una recesión. @merca2_es #Bancos #InformeMckinsey #Recesion #Economia #Finanzas #Actualidad @CatSeguros #CatSegurosInforma



La Noticia (merka2 – 26/Oct/2019):

El 60% de los bancos mundiales no sobrevivirían a una recesión, según el estudio anual sobre banca publicado esta semana por la consultora McKinsey. En su ultima revisión bancaria mundial sostiene que “después de una década de crisis del mundo financiero, los signos de que la industria bancaria esta al final de un ciclo son claros: los ingresos primarios se están desacelerando, así como el volumen de negocio, y los prestamos bancarios crecieron en 2018 tan solo en un 4%, una cifra que es la más baja de los últimos cinco años”. Esta cifra de prestamos esta 150 puntos básicos por debajo del crecimiento nominal del PIB mundial, según señala McKinsey.


El ratio de prestamos globales cayo por debajo del PIB mundial, según el estudio

Con el aplanamiento de las curvas de tipos de la renta fija la confianza de los inversores se resiente una vez más en el sector bancario, pero la consultora americana apunta que esta vez puede ser diferente. La industria global bancaria se acerca al final del ciclo con un 60% de bancos que están dando retornos por debajo del coste de su capital, por lo que una desaceleraron económica prolongada con tipos de interés bajos o negativos podría desatar el caos en el sector bancario.

El ligero aumento de las tasas de interés a nivel mundial por la retirada de estímulos de los bancos centrales en 2018 no ha supuesto un aumento del ROTE (Retorno global sobre los activos tangibles), que es el ratio que deben usar los bancos para medir el retorno sobre su capital, excluyendo el fondo de comercio y los activos en bonos convertibles y preferentes. A pesar de esta ligera subida de tipos, el ROTE se ha estancado en el 10,5%.


El ratio de retorno sobre el capital tangible esta plano a nivel mundial y cae sobre todo en la banca de los países emergentes

La localización juega un factor importante a la hora del desarrollo del negocio bancario y, según el informe de los expertos bancarios, son los bancos de los mercados emergentes los que mas sufren, pasando a una tasa de retorno sobre el capital tangible del 20 al 14,1% durante el año pasado. Parece que la disrupción digital ha hecho mella en el negocio bancario en países en desarrollo donde ante la inestabilidad financiera, los clientes usan las tecnologías e internet para mover su dinero y alejarlo del riesgo-país.

En las zonas desarrolladas, los bancos han mejorado su productividad y los ratios del coste de cubrir su riesgo, y su tasa de retorno sobre activos tangibles ha mejorado ligeramente del 6,8 al 8,9%. Pero el promedio de la banca mundial es malo: se acerca al final del ciclo expansivo con un 60% de las entidades financieras presentando resultados por debajo del coste de su capital.

¿Y cual es la formula secreta de eso 40% de los bancos que crean valor frente al 60 que destruyen el valor de su capital? Pues según el estudio de los economistas Carmen M. Reinhart and Kenneth S. Rogoff publicado por la Universidad de Princeton, “Esta vez es diferente: ocho siglos de locura financiera”, son cuatro los factores que marcan la diferencia: geografía, escalabilidad de su negocio, diferenciación de sus productos y el modelo de negocio.

Según este estudio, el 70% de la valoración de un banco viene influido por su área geográfica de localización. Por ejemplo, las ganancias en Estados Unidos son el 10% superiores a las de los bancos en Europa. La escalabilidad del negocio también pesa e influye en los retornos. Cada vez es más raro ver bancos pequeños de nicho que generen retorno, sino que necesita estar bien dimensionado en cuanto tamaño o a segmento de clientes.

McKinsey anima a los bancos a reinventarse antes de la próxima desaceleración mundial, mejorando la gestión del riesgo, la productividad y el crecimiento de ingresos y les aconseja mejorar en la analítica de datos para competir en el futuro.


Las Fuentes:


La Opinión desde @Categuros By ©® Niklauss.

Frente a noticias de tamaño calado como la de este rotativo digital, ¿no consideraría Ud asegurar sus ahorros en algo más que su Entidad Depositaria?.

El Sistema Financiero, tal como lo conocemos, establece como entidades depositarias a los bancos. Sin embargo, sólo con esa función, los ahorros no quedan asegurados; ni tan siquiera por el Fondo de Garantía del Estado, de aquellos 100.000€.

Esta garantía de seguridad sólo nos la puede dar una Compañía Aseguradora; ya que todos sus productos están asegurados y re-asegurados mediante pólizas de seguro cruzadas entre todas las compañías del Sector Asegurador. De forma tal que, si una compañía quebrara, el resto que componen todo el Sector Asegurador deberán asumir las responsabilidades sobre los ahorradores; ya que las tienen contratadas mediante pólizas de seguros que las garantizan en todo el sector.

Ese es el motivo clave por el que el Ratio de Solvencia de las grandes aseguradoras se situa habitualmente por encima del 300%. Frente al de los bancos que rara vez supera el 100%.

La evidencia clara de ello la tienen en la respuesta a la siguiente pregunta: ¿se ha encontrado Ud algún banco que presuma de su Ratio de Solvencia?

Probablemente NO. Ello se debe a que lo tienen muy por debajo de las aseguradoras.

En este sentido, en @CatSeguros ponemos a su disposición nuestras fórmulas ahorradoras:

Pequeño ahorrador mensual:

Mediano ahorrador con un capital disponible:

Ahorrador arriesgado que es Inversor:


SECTOR BANCARIO: ¿Cobrarán los bancos por los depósitos y las cuentas? @habitaclia #Actualidad #SectorBancario #Bancos #Economia #Finanzas #Ahorro #Noticias @CatSeguros #CatSegurosInforma



La Noticia (habitaclia – 06/Sep/2019):

El Banco Central Europeo mantiene los tipos de interés en cero. Esta frase ha sido la más repetida por el BCE en los últimos años. Desde marzo de 2016, cada vez que la institución europea se disponía a revisar los tipos se decantaban por mantenerlos en cero.  Con esta medida, el presidente de esta entidad apostaba por favorecer el consumo y el crédito, pero por el contrario se penalizaba el ahorro. Al final, esta política que en principio iba a durar unos meses se ha ido alargando y ya son tres años y cuatro meses el tiempo en el que los tipos en Europa están en cero. 

Evitar la recesión ha sido el principal objetivo del BCE en estos últimos años. Para poder cumplir con este objetivo la estrategia marcada por Mario Draghi ha sido la de mantener los tipos algo que seguirá de momento, por lo menos hasta que siga en le presidencia. “Que el presidente del Banco Central Europeo haya anunciado mantener los tipos es una noticia buena y a la vez inquietante. Es inquietante porque significa que las cosas no van bien y que hay que seguir utilizando los mecanismos extraordinarios como es el de mantener los tipos bajos”, explica el presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentí Pich. 

Antes de la crisis económica, más concretamente durante los años 2000 y 2008 los tipos de interés estaban en el 4,25%. En los meses siguientes, Mario Draghi empezó de bajar esta cifra y tan solo unos meses después en mayo de 2009 caían hasta el 1%. Desde entonces subieron ligeramente en el último cuatrimestre de 2011, pero en general la tendencia ha sido de mantenerlos a la baja. Es más, desde marzo de 2016 no se mueven del cero. 

Cuáles son las consecuencias de los ‘tipos cero’

Cobrar por las cuentas e incluso por los depósitos. Estas son dos medidas que en los últimos meses han ido cobrando fuerza sobre cómo los bancos podrían repercutir a los clientes el dinero que está perdiendo por la situación de tipos ceros. “Esta situación provoca que los bancos no tengan ingresos, por lo que si no hay ingresos es posible que las entidades financieras empiecen a cobrar por otras cosas. Hay que recordar que los bancos tienen una actividad económica y tienen unos costes. Por un lado, están los costes regulatorios y por otro lado está la inversión que han hecho a nivel informático para beneficiar al usuario. En este caso, las entidades tienen que analizar que gastos tiene de servicio por lo que es lógico que necesiten aumentar sus ingresos. Hay que recordar que los bancos no están pasando por un buen momento, se está produciendo un cambio de modelo con una transformación digital y algunos han empezado con recortes en sus plantillas”, señala Valentí Pich.

Una de las opciones que tienen las entidades financieras para revertir sus cuentas es aumentar sus ingresos, una decisión que parece la más sencilla. “Que los bancos empiecen a cobrar a sus clientes por las cuentas y los depósitos es una posibilidad real. La política de bajos tipos de interés prolongada en el tiempo ha hecho que los márgenes de beneficios de los bancos sean cada vez menores y necesiten de nuevas fuentes de ingresos. Ya hemos visto como han subido comisiones y, si la política de tipos de interés se prolonga en el tiempo, puede darse que los bancos nos comiencen a cobrar por tener nuestro dinero depositado”, considera el experto financiero de iAhorro.com, Pablo Souto. 

El pasado mes de junio, algunas entidades confirmaron que ya habían comenzado a cobrar por guardar el dinero a grandes depositantes como clientes corporativos e institucionales. Fuentes del sector, explicaron que desde 2017 trasladan este coste a grandes clientes como aseguradoras y gestores de fondos con el fin de reducir sus gastos. “No sé si este año veremos a alguna entidad cobrando a los clientes por los depósitos, pero lo más probable es que los primeros bancos que empiecen a cobrar sean las entidades más pequeñas o medianas, las que más sufren con los bajos márgenes por tipos de interés”, apunta Pablo Souto. 

La digitalización, el coste de la banca que nadie ve

La inversión en la digitalización ha sido otro de los talones de Aquiles de la banca. La mayoría de las entidades han hecho una gran apuesta económica por adaptar sus servicios al mundo digital. “El modelo digital ha provocado un cambio en el modelo de negocio. En la actualidad los bancos no pueden jugar con los depósitos por lo que es posible que empiecen a cobrar por los servicios digitales. En España abrirse una cuenta corriente es muy sencillo, mientras que el resto de Europa hay ciertas tasas y costes que asume el cliente”, destaca el presidente del Consejo General de Economistas de España. 

Problema a medio plazo

“Me ha sorprendido la decisión de Mario Draghi. Esta decisión de financiar la deuda pública y privada con coste cero de una forma permanente significa que no se está generando ahorro. Esto es algo inquietante que demuestra que algo está fallando en la economía. Estamos utilizando un mecanismo monetario para que la economía funcione y que se sigan utilizando estos estímulos es un problema porque puede haber un susto colectivo y que nos quedemos sin estímulos que utilizar. Esto demuestra que algo no funciona en la economía. Si hay un problema gordo, nos quedamos sin recursos. Nos estamos endeudando demasiado”, Valentí Pich. 


El Consejos de @CatSeguros:

Te aconsejamos que te preocupes tú por tu dinero y tus ahorros, porque los bancos no se preocuparán por ti.

En @CatSeguros seguimos poniendo a tu disposición productos de ahorro que, a corto, medio y largo plazo (siempre a partir del primer año), te seguirán dando intereses. por lo tanto, seguirás revalorizando tus ahorros.

En @CatSeguros velaremos para que tus ahorros no se reduzcan, sino que vayan aumentando año tras año.

Nuestro objetivo es que tu hucha aumente y te permita pensar en tu futuro (y el de los tuyos) con cierta tranquilidad económica.

Solicítanos una propuesta a tu medida pulsando cualquiera de los siguientes enlaces:


@CatSeguros – BANCOS: Caixabank gana un 52,1% menos el primer semestre por el coste de su ERE. @el_pais @elpais_economia #Bancos #CaixaBank #Eres #Actualidad #Noticias #Economia #Finanzas #CatSegurosNoticias


La entidad inició un proceso para recortar la plantilla en más de 2.000 trabajadores.



La Noticia (EL PAÍS – 26/Julio/2019):

Caixabank recortó su beneficio un 52,1% en el primer semestre de 2019 con respecto al mismo periodo del año anterior, y lo situó en 622 millones de euros. La entidad, en un comunicado remitido este viernes a la CNMV, explica la caída por el acuerdo laboral al que ha llegado con la plantilla, que incluye un expediente de regulación de empleo (ERE) para 2.023 trabajadores y para el que Caixabank ha gastado 978 millones de euros. Sin contar el efecto de este coste, la entidad explica que el resultado atribuido del grupo crecería un 0,7% en el primer semestre. Los mercados han recibido la noticia con una caída de las acciones de Caixabank del 6,9% a las diez de la mañana.

El acuerdo laboral al que Caixabank llegó con los trabajadores implica salidas voluntarias que empezarán a producirse a finales de este mes de julio y se concentrarán en el tercer trimestre de este año, con lo que la entidad espera ver reflejado el ahorro de costes en los resultados del segundo semestre. El acuerdo, además del ERE para los 2.023 empleados, incluye otras medidas para favorecer una mayor flexibilidad laboral, entre las cuales está un horario de apertura más amplio o una reorganización geográfica y de sucursales.

“Nos hemos anticipado a los objetivos, y la salida de los empleados nos permite un ahorro de 200 millones de euros al año”, ha detallado el consejero delegado del grupo, Gonzalo Gortázar, en la rueda de prensa de presentación de resultados. “En el entorno que tenemos, con tipos de interés a la baja, es inevitable que el sector bancario tenga que seguir haciendo ajustes. Nosotros nos hemos adelantado”, ha añadido.

Gortázar ha restado importancia a la caída en bolsa de las acciones del banco, y lo ha explicado por el entorno de tipos de interés descendientes: “Teníamos la hipótesis de que crecerían, pero la realidad es que seguimos teniendo mucha presión. Nostros lo hemos afrontado con el acuerdo laboral y con la buena marcha del plan laboral”. Sobre la posibilidad de que esta tendencia continúe, Gortázar ha descartado trasladar el impacto a los clientes minoristas.

Pese a caer el resultado, el grupo crece en el margen de intereses (la diferencia entre los costes y los ingresos). Este indicador, que refleja la evolución del negocio típicamente bancario, muestra que el margen ha ascendido en el primer semestre hasta los 2.478 millones de euros, un 1,9% más con respecto al año anterior. Caixabank lo explica por el incremento de los ingresos de crédito y la reducción de costes en la comercialización.

El margen bruto, sin embargo, cae un 4,5%, y se sitúa en 4.445 millones de euros. La entidad lo explica por los menores resultados de operaciones financieras este año, y por no poder atribuirse más los resultados de Repsol, después de vender su participación, y de BFA (donde ha habido un cambio en la clasificación contable de la participación). El margen de explotación sin gastos extraordinarios aumenta un 25% hasta los 1.132 millones.

Los ingresos por comisiones se situaron en 1.248 millones, un 3,5 % menos. Los resultados de las participadas de Caixabank también disminuyeron, en este caso un 58,4%, principalmente por no poderse atribuir los resultados de BFA y Repsol. En el caso de la petrolera, Caixabank ha terminado de vender este trimestre las acciones que le quedaban, poniendo fin así a una relación accionarial de más de 20 años. Gortázar ha celebrado haber superado, por primera vez, a los 600.000 millones de euros en volumen de negocio, incluyendo los recursos de los clientes y el crédito bruto.

Falta de Gobierno

Sobre el clima político, el consejero delegado de Caixabank ha afirmado que “es una mala noticia que no haya Gobierno en España”. Después de fracasar la investidura de Pedro Sánchez, el directivo de Caixabank ha instado a los representantes políticos a negociar para volver a tener una oportunidad. “Su deber es ponerse de acuerdo. Para un país es mejor tener gobierno que no tenerlo”. “Esperamos que los representantes políticos trabajen para poner remedio a esta situación”, ha añadido.


ESPACIO PUBLICITARIO de @CatSeguros:

LOS SEGUROS BÁSICOS (y recomendados) PARA TODO AUTÓNOMO:

SOLICITA TU ESTUDIO A MEDIDA (sin compromiso de contratación) PULSANDO CUALQUIERA DE LOS TRES ICONOS ANTERIORES.


La reacción de la Fuente:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 3:58 p. m. on vie., jul. 26, 2019:
Pero ese coste lo tendrá amortizado en menos de diez años. https://t.co/6lnuUK236d
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1154752937329082372?s=09)


La reacción de nuestro Comentarista:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 9:44 a. m. on mié., jul. 31, 2019:
Todo forma parte de una “Hoja de Ruta” perfectamente diseñada y conocida por aquell@s a quienes les interesa estar bien informados:
https://t.co/YxQRU2gw5i
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1156470565546471424?s=09)


@CatSeguros: el Comentario By ©® Nyklauss:

Poco tengo que añadir a la noticia y a las reacciones de la Fuente y el Comentarista.

Tan sólo recordar que en @CatSeguros ya lo anunciábamos en Enero/2019:

Nadie nos llevemos a engaño, todo está perfectamente organizado dentro de un determinado orden pre-establecido, muy relacionado con la utomatización, robotización y la tecnología que está llegando:


@CatSeguros – BANCOS CENTRALES: Draghi prepara la traca final. @el_pais @elpais_economia #Bancos #BancosCentrales #Noticias #Actualidad #MarioDraghi #Economia #Finanzas #CatSegurosInforma


El presidente del BCE se despide con el anuncio de un amplio paquete de estímulos y con la idea de que su sucesora continuará con la era de medidas extraordinarias.



La Noticia (EL PAÍS – 28/Jul/2019):

Hace un año, Mario Draghi podía fantasear con una retirada tranquila del Banco Central Europeo. Vencida la crisis financiera, con sólidos datos de crecimiento y empleo, 2019 sería el momento de volver poco a poco a la ortodoxia. E incluso despedirse con la que habría sido la única subida de tipos de interés en sus ochos años de presidencia. Pero ese escenario lleva tiempo enterrado. Por si había alguna duda, el jueves terminó de despejarlas al perfilar un plan de acción: el italiano se irá del BCE por todo lo alto, con una traca de estímulos que marcarán el futuro de la institución mucho más allá del 1 de noviembre, día del desembarco de Christine Lagarde como nueva máxima responsable de la política monetaria europea.

“No nos gusta lo que vemos. No aceptamos la baja inflación”, dijo Draghi el jueves.

La frase que posiblemente más ha marcado la historia de Europa en las últimas décadas —el compromiso de hacer “todo lo que sea necesario” para mantener el euro— cumplió siete años el viernes. El día anterior, su autor lanzaba otro mensaje cuya importancia rivaliza con la de aquel discurso pronunciado en Londres el 26 de julio de 2012. “No nos gusta lo que vemos. No aceptamos bajas tasas de inflación de forma permanente”, dijo Draghi en Fráncfort. El BCE, añadió, actuará contra el débil crecimiento de los precios “con la misma determinación” con la que lo haría si la inflación superara la barrera del 2%.


Draghi prepara la traca final

Puede parecer una declaración banal, pero estas palabras tienen implicaciones poderosísimas para la economía europea. Porque al decir que no acepta una situación, el BCE está anunciando que va a usar todas las herramientas a su alcance para revertirla. Y estas son muchas y con variadísimos efectos: nuevas rebajas de tipos de interés, retomar el programa milmillonario de compras de activos, modificar su objetivo de inflación o ensayar nuevas formas para comunicar dónde van a estar los tipos de interés en el futuro.

En definitiva, Draghi muestra su extrema preocupación por la anémica actividad económica —son especialmente malos los datos que llegan de Alemania e Italia— y anticipa que va a actuar por tierra, mar y aire para cumplir sus objetivos. “Hay mucha gente sorprendida con su discurso. Pero no veo por qué. Tan solo está haciendo su trabajo. Y lo está haciendo bien”, apunta el economista Ángel Ubide.

Tres meses en el cargo.

A Draghi solo le quedan tres meses en el cargo. Pero el plan de acción que plantea va mucho más allá de esa fecha. Deberá contar con la aquiescencia de su sucesora. Y todo apunta a que Lagarde llegará a Fráncfort con una línea continuista. En sus años al frente del Fondo Monetario Internacional, la francesa ha defendido los tipos de interés negativos y las compras de activos impulsadas por los bancos centrales de Europa, EE UU y Japón. Hace solo tres meses insistía en la necesidad de continuar con los estímulos mientras la inflación se mantuviera por debajo de los niveles deseables.

No extrañan por tanto las calurosas palabras con las que Draghi recibió su nombramiento. “Creo que será una presidenta espectacular”, dijo. Y comparó la toma de decisiones en el FMI —a través de órganos colegiados que escuchan a los economistas de la casa y que requieren de muchas discusiones internas— para concluir que el proceso no difiere mucho del habitual en el BCE.Parece como si con estas palabras Draghi pretendiera diluir las dudas con las que fue recibido el nombramiento de Lagarde por su falta de experiencia en política monetaria. A muchos observadores del BCE —y a no pocos economistas de la plantilla— les preocupa el perfil menos técnico y más político del Comité Ejecutivo, el máximo órgano del eurobanco. Cuando se incorpore la nueva presidenta, de sus seis miembros solo tres serán economistas de formación; y solo tres tendrán experiencia previa como gobernadores centrales.

Draghi prepara la traca final

En el otro lado de la balanza, Lagarde ofrece una innegable capacidad comunicadora, algo clave para la persona que durante los próximos ochos años tendrá que explicar ante las cámaras las decisiones del banco. Cada una de sus palabras moverá el mercado. Y un traspié verbal podría tener consecuencias desastrosas.

El currículum de Lagarde —cuatro años ministra de Finanzas y ocho años directora gerente del FMI— le proporciona también una interlocución privilegiada para el que puede ser uno de los grandes retos de su mandato: convencer a los ministros de Finanzas de la unión monetaria de que los banqueros centrales no pueden hacerlo todo, y que los Gobiernos deben arrimar el hombro con más gasto público para impulsar el crecimiento y la inflación.

Es un mensaje que el jefe del BCE lanza desde hace tiempo, pero que ahora ha retomado con más fuerza. “Si hay un empeoramiento de la coyuntura, es incuestionable que una política fiscal significativa será esencial”, dijo el jueves. El mismo día, el ministro de Finanzas alemán, el socialdemócrata Olaf Scholz, negaba la necesidad de actuar. “No estamos en una crisis y no sería razonable actuar como si lo estuviéramos”, aseguró a Bloomberg.

Es en este aspecto donde Lagarde podría desempeñar un papel destacado. “Es una buena candidata para lograr que la política monetaria y la fiscal vayan de la mano. Además, hay ahora una oportunidad política, con el nombramiento de una nueva Comisión Europea. Poco a poco se está logrando cambiar la narrativa”, asegura Ubide, que propone por ejemplo cambiar el Pacto de Estabilidad para que a la hora de sancionar a los países con déficit no se tenga en cuenta el gasto en inversión pública.

Creciente malestar en Alemania

Lo que Ubide ve como una oportunidad es, según analistas más ortodoxos, un riesgo. Stefan Schneider, economista jefe para Alemania del Deutsche Bank, asegura desde su despacho en Fráncfort que, en una nueva crisis, Lagarde tendería a usar la política monetaria en apoyo de la fiscal, “estirando aún más el mandato del BCE”. “En este caso, un BCE con Weidmann [presidente del banco central alemán y líder de los halcones] seguiría más la tradición del Bundesbank de fijar una separación clara entre una y otra política”, continúa.

El campus de la Universidad Goethe parecía el viernes un vergel en medio del horno en el que se había convertido Fráncfort —“¡Miedo a los 50 grados!”, clamaba en portada el sensacionalista Bild—. Allí, entre jóvenes en bicicleta y un estanque que refrescaba el ambiente, se erige el Centro de Estudios Financieros, uno de los más grandes de Europa. Su director, Jan Pieter Krahnen, no pertenece a ese sector de la ortodoxia alemana que lleva años criticando a Draghi. Muy al contrario, alaba su labor al frente del BCE —“extraordinariamente positiva”, afirma rotundo—, pero admite un “creciente malestar” con sus últimas medidas. Krahnen insiste en que las nuevas rebajas de tipos tienen un efecto cada vez menor, incluso contraproducente. “Su mensaje de mayor pesimismo empeora las expectativas, corriendo el riesgo de lanzar profecías autocumplidas”, explica.

Draghi prepara la traca final

Septiembre será un mes clave. En su próxima reunión, el Consejo de Gobierno definirá el calendario y el formato de las medidas que ahora estudian los expertos del BCE. Promete haber pelea. Parece cantada la rebaja en el tipo que pagan las entidades por depositar sus fondos inactivos: ahora está en el -0,4% y podría bajar una o dos décimas. No hay acuerdo sobre cómo suavizar el impacto en los bancos de estos tipos negativos. Y en Alemania despierta más de un escozor la idea de retomar la compra de activos que se suspendió a finales del año pasado.

Habrá que calibrar todos estos instrumentos técnicos. Pero eso no es lo más importante. La clave será definir hasta qué punto el BCE se implica para impulsar la inflación y el crecimiento. No hay duda ya de que las herramientas que el italiano improvisó en lo peor de la Gran Recesión han llegado para quedarse. Lagarde recurrirá a ellas cuando lo considere necesario.

El problema es qué hacer si las cosas se ponen más feas. Porque pese a la insistencia de Draghi y los suyos en que disponen de un arsenal ilimitado, la política monetaria no es todopoderosa. Y su margen de maniobra, tras años de sacarse medidas de la chistera, está muy desgastado. Es la patata caliente que deja a su sucesora el hombre que logró evitar el estallido de la moneda única.

EL LARGO CAMINO PARA LOGRAR QUE SUBAN LOS PRECIOS

El enemigo a batir son los precios. Pero al contrario que en otras épocas —la crisis del petróleo de los años setenta o la hiperinflación alemana en los veinte— o países —Venezuela, Zimbabue o, en menor medida, Argentina—, el problema no es ahora su alza desaforada, sino su empecinamiento en no subir lo suficiente. El riesgo de deflación se despejó, pero el Banco Central Europeo (BCE) observa con frustración cómo, pese a las inyecciones masivas de estímulos de los últimos años, es incapaz de lograr la ansiada estabilidad de precios, que según sus parámetros consiste en una inflación “cercana pero por debajo del 2%”.

Los precios repuntaron una décima en junio, hasta el 1,3% interanual. Pero según una encuesta hecha pública esta semana por el BCE, los profesionales aún pronostican para 2024 un 1,7%, por debajo del objetivo oficial. “El BCE se ha dado cuenta de que la inflación baja es un riesgo que no se puede permitir. Cada año que pasa sin cumplir su objetivo pierde credibilidad. Y a esto se unen los riesgos a la baja en el crecimiento. Es como coger una gripe cuando ya tienes una neumonía”, explica el economista Ángel Ubide.

Estos riesgos son muchos, y en los últimos meses se han incrementado. El nombramiento de Boris Johnson como primer ministro británico aumenta la posibilidad de que el Reino Unido abandone la UE sin acuerdo, algo que, según el economista jefe de Deutsche Bank, Stefan Schneider, “empujaría a la recesión a Alemania y probablemente a toda la eurozona”. “La amenaza de japonización [economía estancada con bajas tasas de crecimiento, inflación y tipos de interés] ha aumentado en los últimos meses”, añade.

Para ahuyentar este peligro, el BCE baraja distintas medidas con las que lograr la ansiada subida de precios. Mario Draghi insiste en sus últimos discursos en la idea de “simetría”, lo que significa que tan malo es sobrepasar la barrera del 2% como no llegar a ella; y que el organismo actuará en ambos casos. En este contexto, los técnicos del BCE estudian ahora si modifican la formulación del objetivo de inflación para reforzar esta idea de simetría. 

En Fráncfort también se baraja un cambio en la comunicación sobre los tipos de interés del futuro. “Hay muchas vías para lograr el objetivo. Mi favorita es ligar los tipos a la inflación, y que el BCE anuncie que no los va a subir hasta cumplir su mandato. Así, se comprometería a mantener los tipos bajos durante muchísimo tiempo, creando un incentivo para invertir a largo plazo, porque todo el mundo sabría que no se va a encarecer el coste de la financiación”, añade Ubide.

Francisco Vidal, economista jefe de Intermoney, aplaude la actitud proactiva que ha tomado el BCE, adelantándose a los acontecimientos en lugar de dejándose arrastrar por ellos. “El frenazo de la economía europea es real. Y el BCE ha aprendido que no hay que esperar a los peores escenarios. Draghi no se puede permitir el lujo de no actuar. Tiene que dar la imagen de que va a hacer todo lo que esté en su mano”, concluye.


Fuente y Comentario:

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 4:27 p. m. on mar., jul. 30, 2019:
Pienso que el problema de la UE no es externo, ni el de USA, ni el de CHI o JPN. Es un tema de exceso de oferta, de falta de productividad, de consumismo dependiente del crédito, de deuda impagable. De modelo. Y en eso se está. https://t.co/w1kosyqIxq
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1156209668018114561?s=09)


Comentarista y Comentario:

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 8:34 a. m. on mié., jul. 31, 2019:
En definitiva, se trata de un modelo completamente agotado y moribundo. En siglos anteriores y situaciones similares, se reemplazaba al sistema muriente por otro naciente, mediante una Guerra Global del mundo conocido de cada época.
¿A qué nos enfrentamos ahora?
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1156453148497784832?s=09)


BANCA-. El BCE propone que los bancos cobren a los clientes por guardar su dinero. @publico_es #Banca #Bancos #BCE #Dinero #Ahorro #Economia #Actualidad #Finanzas #Noticias @CatSeguros #CatSegurosInforma


Mario Draghi avisa que “se requerirán estímulos adicionales” en caso de que no mejoren las perspectivas sobre la inflación.



La NOTICIA (Público, 23/06/2019 – 16:52).

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, cuyo mandato al frente de la institución expira el próximo 31 de octubre, ha dejado claro que la institución “no tiene tabúes” para abordar las medidas no convencionales a su disposición, señalando que, en caso de que no mejoren las perspectivas, “serán necesarios estímulos adicionales”, incluyendo entre las alternativas sobre la mesa la llegada de los tipos de interés negativos, esto es, que los bancos cobren a los clientes por sus depósitos

“En ausencia de mejoras, de manera tal que el retorno sostenido de la inflación a nuestro objetivo se vea amenazado, se requerirán estímulos adicionales“, defendió el banquero italiano el pasado martes, quien inauguró por última vez como presidente del BCE el foro de bancos centrales que la institución organiza antes de cada verano en la localidad portuguesa de Sintra.

De este modo, Draghi fue un paso más allá y defendió la aplicación de los tipos de interés negativos, una medida que ha demostrado “ser más efectiva”, arguyó. “Estamos comprometidos”, aseguró ante el auditorio, al que recordó que la política del organismo es “paciente, persiste y prudente”.

Su intervención estaba rodeada de un máximo interés tras divulgarse este martes que la inflación de la eurozona en mayo fue del 1,2%, lo que hace que se prevea complicado lograr la meta de cerca del 2% que el organismo mantiene. Y en ese contexto, apostilló, volverán a actuar si se verifica que la meta de inflación continúa en riesgo.

La forma en que lo hagan se estudiará “en la próximas semanas” en el Consejo del Gobierno del BCE, que sopesará todos los instrumentos disponibles, aunque el italiano ya ha hecho referencia a algunas de las opciones más probables.

Entre ellas, figuran la “política de más cortes en los tipos de interés”, así como “medidas que permitan contener factores externos”. También ha sido explícita su referencia a la compra de más deuda pública y privada, un programa que “todavía tiene considerable espacio”. “No estamos resignados a tener una baja inflación”, agregó.

Pese a no descartar nuevas actuaciones del organismo, dejó también un recado a los responsables de la política fiscal, que “debe jugar su papel” para que progrese la economía.


ESPACIO PUBLICITARIO:

NOSOTROS, NO SÓLO NO TE COBRAREMOS POR TENER TUS AHORROS; SINO QUE, ADEMÁS, TE CONSEGUIREMOS LA RENTABILIDAD QUE “ELLOS” NO TE DAN:

PLAN DE AHORROS PERSONAL y PLAN DE AHORRO EMPRESARIAL


Los Comentarios de la FUENTE.

Santiago Niño (@sninobecerra) twitteó a las 9:40 a. m. on lun., jun. 24, 2019:
¿Tiene ahorros? ¡Pague porque se los guarden!. (Esto  tendrá consecuencias) https://t.co/UthEZWYKIs
(https://twitter.com/sninobecerra/status/1143061323435192320?s=09)


La Reacción del Comentarista de @CatSeguros.

L. NICOLÁS CENTELLES (@Luis_NICOLAS_C) twitteó a las 3:17 p. m. on mié., jun. 26, 2019:
Esto me lo comentaba mi padre (EPD) hace 40 años.

¡Ya está aquí!

Y, sin embargo, él no era economista. Ahora “existe” mayor formación que nunca hasta la fecha.

Pero, me hago una pregunta: ¿para qué nos sirve?
(https://twitter.com/Luis_NICOLAS_C/status/1143870880822546432?s=09)


Noticia publicada hace pocas semanas de interés general y particular:



¿Cuáles son las consecuencias de no devolver un préstamo? @Vivus_spain #Prestamos #Finanzas #Bancos #Legal #Financieras @CatSeguros #CatSegurosInforma



La NOTICIA (Enlace al artículo original).

Cuando firmas un contrato para recibir un crédito bancario, te comprometes a devolverlo en una condiciones determinadas. La no devolución implicaría un incumplimiento del contrato, y esto tiene unas consecuencias.

Dejar de pagar un préstamo bancario nunca es una buena idea. De hecho, es una idea desastrosa. Por eso, antes de endeudarte debes asegurarte de que podrás devolver el dinero que te prestan sin demasiados problemas. Si dudas, no contraigas la deuda.

Si sufres algún cambio en tu situación personal o económica que realmente hace imposible el cumplimiento de esta obligación, lo mejor que puedes hacer es ir a tu banco para comunicarle el problema y tratar de llegar a un acuerdo. El impago nunca es la solución y solo agravará, y mucho, tus problemas financieros.

En este artículo te resumimos las tres consecuencias más importantes de no devolver un préstamo bancario.


¿Qué pasa por no devolver un préstamo?

1º. Aumento de la deuda.

La no devolución de una deuda conlleva un aumento de la misma, por dos motivos. En primer lugar, porque se empiezan a aplicar unos intereses de demora, que no son más que unos intereses superiores a los normales que, según figura en el contrato, estás obligado a pagar en caso de impago.

Además de esto se te puede aplicar la comisión por reclamación de posiciones deudoras, que es una comisión que aplica el banco como sanción por tener que reclamarte la cuota impagada.

Tanto los intereses de demora como la comisión mencionada se acumulan a la deuda original y hacen que esta aumente. Cuanto más tiempo estés sin devolverla, mayor será la cuantía a devolver. Pero este es el menor de tus problemas.

2º. Aparecer en los ficheros de morosos.

Independientemente de la cantidad impagada del préstamo, si se acumulan al menos cuatro meses sin pagar y el banco te requiere el pago por correo certificado, podrá incluirte en una lista de morosos. ASNEF, CIRBE Y RAI son los tres ficheros de morosos más importantes de España.

Aparecer en cualquiera de ellos tiene consecuencias nefastas para cualquier persona, ya que todas las entidades financieras los consultan para conocer la solvencia de sus clientes. Si estás en una lista de morosos jamás te concederán un préstamo o crédito, por lo que acceder a la financiación será imposible para ti.

Para salir de esta lista tendrás que pagar la deuda y esperar a que la empresa a la que le debías el dinero lo notifique al fichero de morosos. Para quedarte más tranquilo, es recomendable que tú también lo comuniques.

3º.  Embargo.

En el peor de los casos, el impago de un préstamo bancario puede acabar en un embargo, que es la retención por orden judicial de un bien de tu propiedad para hacer frente a la deuda.

El embargo más habitual es el de la nómina o el de la cuenta corriente, pero si la deuda impagada es muy elevada, podría afectar también a tus propiedades. Además, si existen avalistas del crédito, el banco podría embargarles también a ellos.

Como puedes ver, las consecuencias de no devolver un préstamo son graves. Nunca llegues a ese extremo y, como te aconsejábamos más arriba, antes de hacerlo acude a tu banco en busca de una alternativa.


FÓRMULAS DE AHORRO; o bien, UNIFICA TUS SEGUROS EN 1 RECIBO


El BCE pide más fusiones en la UE: “Sobran bancos en el mercado”. Urge a mejorar la rentabilidad y concluir la Unión Bancaria. @elEconomistaes #BCE #Bancos #UnionBancaria #Economia #Finanzas #Noticias @CatSeguros #CatSegurosInforma #Ahorro #Jubilacion #Pensiones


elEconomista20190313